Historia de Elche

Recorrido por la Historia de la ciudad Ilicitana

La Virgen de la Asunción, Patrona de Elche

Por 

Con motivo de las Fiestas Patronales de Elche y las Fiestas de la Venida de la Virgen, en Navidad, vamos a conocer a la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Asunción.

La Figura

La figura de la Patrona de Elche, la Virgen de la Asunción, es una talla de tamaño natural que representa a María de pie y con las manos juntas, adoptando una clara postura de oración. Es una imagen de vestir y, por tanto, se halla recubierta con ropajes en forma de túnica y manto, bordados con metales preciosos y que únicamente hacen visible su cabeza, manos y pies. Esta talla posee diferentes mantos en función de cómo ha de ir vestida en las diferentes festividades litúrgicas de la ciudad, que se celebran cada año. Todas se conservan en el museo parroquial. La cabeza de la imagen está cubierta por una toca de tisú de plata que oculta su pelo y por una gran corona imperial, rematada por la figura del Espíritu Santo en forma de paloma que se posa sobre el escudo de la ciudad de Elche. Dicha corona de plata fue sufragada por los ilicitanos y realizada en 1940, a cargo de unos Talleres de orfebrería religiosa sitos en Valencia.

La Historia

Según la tradición, la imagen de nuestra Patrona apareció en el interior de un arca de madera flotando en el mar, en la playa del Tamarit, situada en Santa Pola. Corría el año 1370, según algunos autores, o 1265, según otros. El arca fue encontrada por el guardacostas Francesc Cantó quien corrió a comunicar la noticia al Concejo de Elche. Dicho Concejo se desplazó hasta la playa y comprobó el hallazgo de la figura, así como de unos documentos manuscritos que la acompañaban. Estos documentos eran la consueta o libreto de la Festa o Misterio asuncionista y en ellos se explicaba cómo debía celebrarse el festejo de esta imagen.

No obstante y aunque en la tapa del arca misteriosa aparecía la inscripción Sóc per a Elx -"Soy para Elche"-, lo que indicaba claramente el destino de la imagen de la Virgen, vecinos de Alicante y Orihuela, que también se enteraron de la aparición, quisieron que la figura fuese trasladada a sus respectivas poblaciones. Para decidir la cuestión sin disputas, se colocó el arca sobre una carreta de bueyes con los ojos tapados y se soltaron en una encrucijada de caminos. La carreta de los animales emprendió la marcha hacia Elche sin dudarlo y no se detuvo hasta llegar a la puerta de la ermita de San Sebastián, donde fue depositada la figura mariana. Existe otra tradición que cuenta que, concluida la actual Basílica de Santa María y amparados en el deseo de los ilicitanos por entronizar a su Patrona en el altar mayor, fue llevada a la Basílica varias veces, pero a la mañana siguiente siempre aparecía en su antiguo altar de la pequeña ermita. Finalmente, reunidos los cabildos civil y eclesiástico de la población, realizaron rogativas ante la talla para que permaneciese en la Basílica de Santa María, lo que sucedió posteriormente desde ese instante.

El incendio de 1936

La imagen original de la Virgen de Elche desapareció en el incendio de la Basílica de Santa María de 1936. Se efectuó, pues, una nueva talla a imitación de la anterior, realizada por el escultor valenciano José Capuz. El 29 de diciembre de 1940 volvió a representarse el hallazgo del arca con la figura de la Patrona de Elche, nuevamente en la playa del Tamarit con el único fin de volver a traer la figura desde el mar, tal y como sucedió siglos antes.

En en año 1958 fue proclamada Alcaldesa Honoraria de Elche por el pleno del Ayuntamiento de Elche. Esto conlleva también los atributos que corresponde al cargo, a saber, bastón de mando y la medalla con el Escudo de Elche.

El 29 de diciembre de 1970, coincidiendo con los festejos por el VI centenario de la Venida de la Virgen a Elche, la imagen fue coronada canónicamente por el obispo de Orihuela, Pablo Barrachina y Estevan. Los padrinos de esta ceremonia fueron el alcalde y su señora esposa.

Las Procesiones de la Virgen

La Virgen de la Asunción es sacada en procesión en varios momentos del año. El Domingo de Pascua, la llamada "Procesión de las Aleluyas" y que simboliza el encuentro de la Madre con Jesús resucitado.



El día 15 de Agosto, inmediatamente después de celebrarse la Nit de la Roà, donde los ilicitanos velan a su Patrona durante toda la madrugada, tiene lugar la procesión que representa el entierro de María, portada por los personajes de la Festa.

En último lugar, el 29 de diciembre, que obviamente se celebra el descubrimiento y su posterior venida a Elche. Hay que indicar que entre el 16 y 22 de agosto, justo después de las Fiestas Patronales, la imagen de la Virgen de la Asunción es expuesta, en forma yaciente y para su veneración en la Basílica de Santa María, en un lecho instalado para tal efecto.

Las Camareras de la Virgen

Las salidas en procesión y la estancia en el camarín de la Basílica hacen indispensable que la imagen de la Virgen de la Asunción sea atendida y ornamentada en consecuencia. De esta tarea se encargan las denominadas "Camareras de la Virgen", institución muy antigua -data del siglo XVIII-, que la componen una serie de señoras ilicitanas. Se trata normalmente de un cargo hereditario y se ocupan de vestir y desvestir la figura de la Virgen, cuidar sus ornamentos o custodiar sus joyas, entre otras tareas.

Donaciones Históricas

A lo largo de la historia, la Patrona de Elche recibió donaciones y legados de incalculable valor por parte de sus fieles. Se pueden contemplar algunos de ellos en el Museo de la Virgen de la Asunción. Sin embargo, el más importante es el llamado Vínculo del Dr. Caro o Bienes de la Virgen, formado por un conjunto de huertos de palmeras, entre los que se ecuentran los del Parque Municipal, fincas agrícolas, casas, hilos de agua de la Acequia Mayor, etcétera. Estas posesiones fueron otorgadas por Nicolás Caro, muerto en 1666, que fue ordenado sacerdote tras quedar viudo. En su testamento instituyó un vínculo indivisible con todas sus posesiones y estableció que, en caso de truncarse su propia línea sucesoria, los bienes pasarían a ser propiedad de la imagen de la Virgen de la Asunción, ubicada y venerada en Santa María. Esto data de 1697, cuando falleció su nieta Isabel Caro, ya que la única hija de esta había profesado como monja de clausura. Las rentas anuales que produce este vínculo deben ser destinadas por tercioa a sufragios por el alma del Doctor Caro, a dignificar los cultos dedicados a la Patrona de Elche y a la conservación de sus ornamentos y capilla. En la actualidad, estas rentas suponen una cantidad exigua, debido a la pérdida del valor agrícola de las fincas y son administradas por una junta constituida por el Alcalde de la ciudad, el cura párroco de Santa María y un administrador.

Visto 3245 veces