Los Pirineos: La Maravilla Natural entre Francia y España

Naturaleza, Turismo

Los Pirineos: La Maravilla Natural entre Francia y España

Los Pirineos: La Maravilla Natural entre Francia y España

Los Pirineos, que se conocen como los Pirineos en españolPyrénées en francés y los Pirineus en catalán, son una cadena montañosa en el suroeste de Europa que consiste en mesetas planas y cordilleras plegadas.

Se extienden desde las costas del mar Mediterráneo en el este hasta la bahía de Vizcaya en el océano Atlántico en el oeste. Los Pirineos actúan como una barrera natural alta entre Francia y España y han tenido un papel importante en la historia de ambos países y de Europa en general.

La cadena tiene una longitud de aproximadamente 430 kilómetros y tiene apenas 10 kilómetros de ancho en su extremo oriental, pero se ensancha a unos 128 kilómetros en su centro. En el extremo occidental, se fusiona gradualmente con la Cordillera Cantábrica a lo largo de la costa norte de la península ibérica.

Con algunas excepciones donde el territorio español se adentra hacia el norte o el francés hacia el sur, la cresta de la cadena marca la frontera entre los dos países, aunque el pequeño principado autónomo de Andorra se encuentra entre sus picos. El punto más alto es el Pico Aneto, con una altura de 3,404 metros, en el macizo de Maladeta.

Pico Aneto, Pirineos

Durante mucho tiempo, los Pirineos han sido una formidable barrera natural entre España y Portugal en la península ibérica y el resto de Europa. Como resultado, estos dos países tradicionalmente han desarrollado vínculos más fuertes con África que con el resto de Europa y se han orientado hacia el mar.

Desde el Pico Carlit (2,921 metros) cerca del límite oriental de los Pirineos hasta las cimas de Orhy y Anie, una serie de montañas se eleva a casi 2,985 metros. Solo en algunos lugares, todos en el oeste, se puede cruzar la cadena a través de pasos más bajos de 1,981 metros.

En ambos sectores más bajos del este y noroeste, los ríos dividen el paisaje en numerosas cuencas pequeñas. La cadena está flanqueada en ambos lados por amplias depresiones: Aquitania y el Languedoc al norte y el Ebro al sur, ambos reciben aguas de los principales ríos que fluyen desde las montañas, como el Garona de Francia y los principales afluentes del Ebro de España.

Características geológicas

Los Pirineos representan una versión rejuvenecida de una antigua cadena montañosa en lugar de un proceso de formación de montañas más reciente y vigoroso como el de los Alpes. La orogenia Varisca (o Hercínica), un evento de construcción de montañas que se extendió desde el período Devónico tardío hasta el período Pérmico temprano (hace aproximadamente 370 a 290 millones de años), dio origen a la región plegada que ahora ocupan los actuales Pirineos.

Los vestigios de la orogenia Varisca incluyen el Macizo Central en Francia y la Meseta Central en España. Aunque estos otros macizos han experimentado una historia de deformación interna o tectonismo relativamente tranquila desde su formación, el bloque pirenaico estaba ubicado en una zona relativamente inestable de la corteza terrestre que se volvió activa hace unos 225 millones de años.

Las capas geológicas más antiguas, que eran sedimentos fuertemente plegados sobre una base granítica, fueron hundidas y cubiertas por capas sedimentarias secundarias. Más tarde, fueron elevadas nuevamente en dos cadenas paralelas que se extendían al norte y al sur del antiguo macizo hercínico.

Estas se convirtieron en las dos áreas de crestas pre-pirineas, con la española siendo la más desarrollada, y que ahora forman grandes espolones de la cadena principal de los Pirineos. Este último período de elevación fue causado por la colisión de las placas tectónicas ibérica y europea, que comenzó durante la segunda mitad del período Cretácico (hace aproximadamente 100,5 a 66 millones de años); sin embargo, la mayoría de la construcción de montañas asociada con esta colisión tuvo lugar durante las épocas del Eoceno y Oligoceno (hace 56 a 23 millones de años).

Bajo las fuerzas de plegamiento, las capas geológicas más recientes y relativamente más plásticas se doblaron sin romperse, pero la base rígida original se fracturó y desplazó. Cerca de estas fracturas, surgieron manantiales termales y se formaron algunos depósitos que contenían metales.

Esta elevación afectó principalmente a las regiones central y oriental de los Pirineos. Durante este período, la erosión continuó de manera constante, y en las áreas más expuestas de las tierras altas, la erosión desgastó el terreno más suave, exponiendo ocasionalmente las antiguas formaciones sedimentarias hercínicas y llegando a veces a la base de la roca granítica más profunda.

Incluso en la actualidad, las rocas antiguas, como esquistos, calizas transformadas en mármol (todas derivadas de antiguos sedimentos transformados por enormes presiones y altas temperaturas), y granitos de varios tipos, forman el núcleo, o zona axial, de la cadena. Las fases geológicas de esta zona, que se eleva y se expande de oeste a este antes de hundirse con una pronunciada caída de aproximadamente 2,985 metros en las profundidades del mar Mediterráneo, han determinado la evolución de la cadena en su conjunto.

Características topográficas

La estructura de los Pirineos se caracteriza por patrones de relieve y estructura subyacente que se suceden en una secuencia de norte a sur (como la base de roca), alternando con depresiones, algunas debidas a deformaciones internas y otras a la erosión de depósitos superiores menos resistentes.

En un corte transversal directo a través del área central, donde la actividad tectónica alcanza su máxima anchura y desarrollo, es posible distinguir, de norte a sur, dos franjas de plegamiento pre-pirineo relativamente reciente, una española y una francesa, en yuxtaposición con los macizos axiales.

Una franja exterior al norte consiste en pliegues que forman los Pequeños Pirineos, que se cortan en cañones que permiten el paso de los ríos. Más cerca del centro de la cadena se encuentran las Crestas Interiores, representadas por los imponentes acantilados del Ariège, que contienen las áreas axiales primarias o de granito.

En el lado español, la serie se repite en la dirección opuesta pero está más desarrollada y es más gruesa. Como resultado, las Crestas Interiores, como el Monte Perdido y el macizo de Collarada, a veces son más altas que los picos axiales primarios vecinos. Le sigue hacia el sur una amplia depresión pre-pirenaica con una sucesión de depósitos marinos y continentales de diferente dureza que conforman los valles de afluentes del Ebro como el Aragón.

Valle Monte Perdido, PirineosValle Monte Perdido, Pirineos

Esta depresión continúa a lo largo de las otras crestas pre-pirenaicas, entre las que hay afloramientos secundarios que forman el margen de las Crestas Exteriores y el borde norte de la depresión del Ebro. Sin embargo, no son tan extensos ni significativos como las Crestas Interiores.

Basándose en la estructura del relieve y las condiciones climáticas locales, especialmente en el sur, que se derivan de la ubicación geográfica de la cadena, los Pirineos se han dividido en tres regiones naturales: los Pirineos Orientales (o Mediterráneos), los Pirineos Centrales y los Pirineos Occidentales. Las diferencias en la vegetación, las divisiones lingüísticas de las personas y, en cierta medida, algunas distinciones étnicas y culturales respaldan esta clasificación.

Sistema hidrográfico

El sistema hidrográfico de los Pirineos está compuesto principalmente por series de valles paralelos que descienden desde las cumbres más altas y los pasos, flanqueados por altas crestas divisorias que corren de norte a sur, perpendiculares al eje de la cadena. Este tipo de valles da lugar a ríos cortos y rápidos que descienden abruptamente en tramos cortos. Solo raramente, como en el caso del río Aragón, estos ríos fluyen a través de valles que, al igual que en los Alpes, tienen una pendiente suave y una mayor longitud.

Su flujo, que es extremadamente variable, especialmente en el lado sur, está fuertemente influenciado por el clima y el relieve. Durante el verano y el invierno, los ríos experimentan caudales mínimos diferentes, y la primavera, con sus lluvias máximas y el deshielo de la nieve, generalmente ve los caudales más grandes. En los Pirineos Occidentales y en la zona norte, el patrón de precipitación contribuye a una mayor regularidad, lo que resulta en que el flujo sea solo ligeramente más bajo en verano.

En el sur, algunos ríos torrenciales son alimentados principalmente por el deshielo de las nieves, mientras que otros dependen en gran medida de la lluvia, pero la mayoría recibe una combinación de fuentes. Las lluvias intensas a veces provocan inundaciones graves en la región.

Los patrones y flujos de los ríos han sido fundamentales desde tiempos antiguos para la utilización humana tanto de la tierra como de los ríos. Esto incluye el descenso de troncos de madera río abajo, que solo se puede hacer en primavera, así como la utilización de la energía hidroeléctrica para la industria y el riego en el lado sur mediante presas. El flujo torrencial de muchos de los ríos es responsable tanto de la pureza de las aguas pirenaicas como de su excelencia y riqueza como arroyos de pesca.

En cuanto a los glaciares pirenaicos actuales, que son más frecuentes en las laderas del norte que en las del sur, se han restringido a cuencas altas, como circos o valles colgantes, a altitudes superiores a los 2,985 metros.

Glaciares de Los PirineosGlaciar Pirenaico

Durante y después de las grandes eras de hielo, especialmente en los Pirineos Centrales y en gran parte de los Pirineos Orientales, los glaciares dejaron una erosión generalizada y varios depósitos importantes. Los lagos actuales y los prados idílicos con sus arroyos sinuosos son algunos de los vestigios de esta actividad glacial. Las lenguas glaciares también dieron forma a los valles profundos que contienen el sistema fluvial.

Las áreas fracturadas de los Pirineos cuentan con numerosas fuentes termales, algunas de las cuales son sulfurosas y otras salinas. Las fuentes sulfurosas se encuentran en todo el macizo axial, mientras que las salinas están en los bordes. Estas fuentes termales fueron populares en la época romana y luego fueron modernizadas hacia finales del siglo XIX. En el lado francés, hay más de 20 balnearios famosos, mientras que en España, aunque también son numerosos, están menos explotados.

Clima de los Pirineos

Los factores principales que influyen en el clima de los Pirineos son los dos cuerpos de agua cercanos y las extensas áreas continentales al norte y al sur. La influencia atlántica penetra hacia el sur a través de las bajas cumbres de los Pirineos Occidentales, llegando incluso hasta Pamplona, España, lo que contribuye a atemperar las diferencias climáticas entre las laderas norte y sur.

Sin embargo, esto no ocurre en el resto de la cadena, especialmente en los Pirineos Centrales. El contraste en la humedad entre los lados francés y español es notable. Al norte, la influencia oceánica, sin obstáculos en las llanuras francesas de Aquitania, penetra hacia el este y alcanza un poco más allá de la divisoria norte-sur de los ríos franceses que fluyen hacia el Mediterráneo.

En el este, los vientos levantes, procedentes del este y el sureste, llevan aire húmedo del Mediterráneo, parte del cual se precipita en la parte sureste de los espolones orientales. Como resultado, estas regiones son húmedas, mientras que al noreste, la depresión francesa del Rosellón adquiere características mediterráneas.

Al sur de los Pirineos Centrales, el valle del Ebro, que discurre en dirección general noroeste-sureste y está bloqueado por las cordilleras catalanas de tendencia suroeste-noreste cerca de la costa oriental de España, actúa como un "pequeño continente".

Por lo tanto, su clima es de grandes contrastes térmicos, acentuados por la altitud generalmente elevada de la Península Ibérica. Sin embargo, es mediterráneo y diferente de lo que se encuentra en otros países europeos. El variado patrón climático de los Pirineos abarca desde la atmósfera límpida y soleada de la zona continental hasta las nieblas suaves del noroeste e incluye todas las etapas intermedias de transición.

Vida vegetal y animal

Las formas de vida en los Pirineos presentan características notables que no pueden explicarse únicamente por las influencias del clima y el suelo. Las vicisitudes históricas de la cadena y su aislamiento en el límite suroeste de la península europea, lejos de los centros de dispersión y variación de las diferentes especies (incluidos los seres humanos), han influido en la estructura y el carácter de su población.

En la dirección noroeste-sureste, la vegetación muestra una influencia oceánica marcada y gradualmente decreciente, mientras que la influencia mediterránea aumenta de sureste a noroeste.

La exposición de las superficies de montaña y las condiciones climáticas locales creadas por el relieve montañoso crean enclaves locales de diversos tipos. La característica más destacada de la influencia oceánica es la predominancia de árboles caducifolios de hoja ancha en los bosques de los niveles más bajos y las montañas de altura media.

Por otro lado, la influencia mediterránea, representada por árboles de hoja ancha perennes, domina en entornos cálidos y es más resistente a las condiciones de sequía.

La variación en la vegetación a lo largo de la altitud se refleja en diferentes niveles de vegetación. Desde la montaña de altura media hacia arriba, los bosques de hoja ancha, que se encuentran a unos 1,585 metros, son reemplazados por coníferas aciculares que requieren menos agua. El nivel subalpino, a veces tan bajo como 1,981 metros pero generalmente por encima de 2,377 metros, da paso a pastizales más escasamente cubiertos del nivel alpino.

Este patrón altitudinal se refiere a la vegetación al este de las cumbres de Orhy y Anie. Sin embargo, en el lado oeste de la cadena montañosa, donde la influencia oceánica resulta en una mayor precipitación, el patrón es diferente. Los bosques caducifolios de haya pueden encontrarse a altitudes de hasta 1,776 metros, con una mezcla de coníferas subalpinas, y los pastizales de alta montaña son más resistentes a la humedad y a la presencia de nieve permanente. En general, el paisaje es más similar al de las altas montañas de Europa occidental.

La influencia mediterránea se extiende por todo el valle del Ebro, pero en los Pirineos Centrales, adquiere signos notables de un clima continental más variable. Allí, los pinos de montaña, que son más resistentes a la sequía, reemplazan a los árboles caducifolios en las partes más altas, frías y secas de las laderas del sur.

Algunos grupos de fauna, como los animales cavernícolas, ranas y sapos, representan una ola migratoria que provino de la antigua Tirrenia, asociada con Córcega y Cerdeña, y desplazó a ciertas especies europeas nativas, relegándolas a los Montes Cantábricos.

La fauna pirenaica es rica en la actualidad en herbívoros más grandes, así como en la variedad y abundancia de depredadores. Algunas especies, como el lobo, el lince y el oso pardo, han desaparecido o han visto reducida considerablemente su población en los Pirineos del norte, aunque la marmota ha sido reintroducida con éxito.

Marmota de Los PirineosMarmota de Los Pirineos

Los Pirineos del sur, sin embargo, representan una de las últimas reservas importantes para la fauna europea silvestre expulsada de sectores más densamente poblados por humanos. La distribución y diferenciación actuales de los animales grandes de sangre caliente están conectadas sin lugar a dudas con el clima y el paisaje, pero el origen centroeuropeo de la fauna pirenaica es claro; por ejemplo, de las dos especies de desmanes (un miembro semiacuático de la familia de los topos), una habita en los Pirineos y la otra en el suroeste de Rusia.

Se pueden hacer comentarios similares sobre el origen de todos los animales de sangre fría, así como sobre la vegetación. La flora pirenaica de origen tropical se diferenció sin competencia europea antigua a medida que la nueva cadena reemplazaba a la antigua Herciniana; la flora de origen ártico, traída hacia el sur durante las eras de hielo relativamente recientes, está representada por dos ramas diferentes de orófilos, o plantas adaptadas a la vida de montaña, de Europa central y de Siberia.

Otros orófilos se han diferenciado desde hace mucho tiempo, pero son de origen mediterráneo y predominan en las partes más secas y soleadas de las laderas del sur. Un grupo de flora atlántica predomina en los Pirineos Occidentales.

Población y economía

Los Pirineos son el hogar de una variedad de personas, incluidos aquellos que hablan dialectos regionales de diferentes lenguas, desde el gallego, el asturleonés, el vasco y el gascón hasta el catalán y la lengua de oc (occitana). La mayoría de la población se encuentra en las áreas bajas de los Pirineos Centrales y los Pirineos Occidentales, especialmente en el valle del Garona y la vertiente atlántica adyacente.

La costa mediterránea es un poco más densamente poblada que el interior de los Pirineos. El hecho de que la zona oriental de los Pirineos sea un área de clima más seco y menos agradable explica en parte su baja densidad de población. La población de los Pirineos españoles es en su mayoría rural y, en su mayoría, habla castellano o catalán.

Altos Pirineos

Aunque la región es conocida por la producción de queso (especialmente el Roquefort), también es un área importante para la cría de ganado y la producción de leche. La cría de ovejas, la producción de carne y la industria maderera son actividades económicas importantes en la región.

Además, el turismo desempeña un papel significativo en la economía de los Pirineos, ya que atrae a visitantes que desean disfrutar de la belleza natural y las actividades al aire libre, como el esquí en invierno y el senderismo en verano.

En resumen, los Pirineos son una cadena montañosa en el suroeste de Europa con una rica historia geológica y cultural. Su geografía, clima y paisajes variados han influido en la vida vegetal y animal de la región, así como en la economía y la cultura de las personas que viven en ella.


NOTA: Imágenes de Depositphotos.com

Monumentos de Elche

Calendura y Calendureta
Monumentos

Calendura y Calendureta

Calendura y Calendureta son dos de los personajes más entrañables y populares de Elche. Se trata de…

Espacios Naturales

Phoenix Dactylifera, Palmera Datilera
Parques y Jardines
Mayo 09, 2016

Phoenix Dactylifera, Palmera…

La Phoenix Dactylifera es la Palmera más común en Elche. Se trata de una Palmera de tronco único o bien ramificado -como la Palmera Imperial-, de hasta 20 metros de altura y entre 40-50 centímetros…
Playas de Elche
Diciembre 17, 2013

Playa de Les Pesqueres-El Rebollo

La playa Les Pesqueres-El Rebollo es una playa de muy buena calidad en lo que a la arena se refiere, amén de ser una playa de carácter virgen y casi salvaje. Dispone de todos los servicios necesarios…
El Clot de Galvany | Paraje Natural Municipal de Elche
Parques y Jardines
Julio 23, 2017

El Clot de Galvany | Paraje…

El Paraje Natural Municipal del Clot de Galvany constituye un importante humedal en el que además encontramos algunos restos de épocas pasadas. Con una extensión de 366,61 hectáreas, este paraje está…
Playas de Elche
Diciembre 13, 2013

Playa de El Altet | Playas de…

La Playa de El Altet se prolonga, al norte, con la playa de Urbanova, ya en el término municipal de Alicante; al sur, linda con la otra playa de esta localidad costera de la Bahía de Alicante, Los…
Parque Natural de El Hondo/El Fondo | La Albufera de Elche
Parques y Jardines
Julio 29, 2014

Parque Natural de El Hondo/El…

El Parque Natural de El Hondo se ubica entre los términos municipales de Elche y Crevillente. Forma parte de la antigua Albufera de Elche y es donde desemboca el Río Vinalopó. Fue desecada en la Edad…
Pantano de Elche en el Río Vinalopó
Parques y Jardines
Abril 28, 2016

Pantano de Elche en el Río…

El Pantano de Elche se encuentra situado en el término municipal de Elche, en el interior del cauce del río Vinalopó y al norte del casco urbano. Se trata de un conjunto de un elevado interés…
Parque Natural Las Salinas
Parques y Jardines
Junio 29, 2016

Parque Natural Las Salinas

El Parque Natural de Las Salinas se sitúa entre los Términos Municipales de Elche y Santa Pola. Tiene una extensión de 2.750 hectáreas y fue declarado Paraje Natural por la Generalitat en el año 1988…
Playas de Elche
Diciembre 13, 2013

Playa de La Marina | Playas de…

La Marina es otra de las playas de Elche y se encuentra situada a los pies de la Sierra del Molar, muy próxima a Guardamar del Segura y junto a las Salinas de Santa Pola. También la playa de un…
Isla de Tabarca, salidas desde Santa Pola
Playas de Elche
Abril 23, 2014

Isla de Tabarca, salidas desde…

Desde Elche Se Mueve le ofrecemos los horarios de salida y regreso a la Isla de Tabarca, cuyo transporte se encuentra en Santa Pola, ya que es el punto más cercano a la isla desde la costa. La…
Playas de Elche, conoce las seis playas del litoral ilicitano
Playas de Elche
Abril 15, 2022

Playas de Elche, conoce las seis…

Puede parecer extraño para los visitantes -sobre todo cuando miran la ubicación del casco urbano de Elche- saber que la ciudad ilicitana cuenta con seis playas y más de 9 kilómetros de arena. A 15…