Blog

Artículos del Blog de ESM
11 Sep

Google Panda: Lo que necesitas saber del Algoritmo en 2019

Por 

La primera actualización Google Panda, el algoritmo de Google, se puso en marcha en febrero de 2011, afectando aproximadamente al 12% de todos los resultados de búsqueda globales. El impacto fue enorme y sin precedentes, pero Panda fue sólo el primero de una larga lista de actualizaciones de algoritmo que cambiarían el futuro de la búsqueda para siempre.

Google Panda marcó el comienzo de la guerra de Google contra el spam y el "Black Hat" SEO y sigue siendo una de las actualizaciones más notorias en la historia del gigante de la búsqueda.

Sin embargo, el papel que desempeña Google Panda en el algoritmo ha cambiado en los últimos años y el estado general del contenido en la web también ha evolucionado. Así que ahora es un buen momento para reevaluar Google Panda y considerar lo que significa para el SEO en 2019.

¿A qué o quién se dirige Google Panda?

La respuesta sencilla es que Google Panda tiene como objetivo premiar el contenido de calidad y evitar que el de baja calidad o engañoso se muestre en las SERP´s. Por supuesto, medir mediante un algoritmo la "calidad" del contenido es una tarea ardua y complicada, pero, incluso en 2011, Google consiguió identificar una serie de webs que le hizo tomar una decisión drástica: Ese contenido no debería estar en las primeras posiciones:

  • Contenido escaso: Páginas con muy poco contenido o problemas técnicos que impiden a los robots de Google ver el mismo (por ejemplo, contenido oculto, dinámico, etcétera).
  • Relleno de palabras clave: Forzar u ocultar palabras clave dentro del contenido para mejorar la clasificación de la búsqueda.
  • Contenido irrelevante: Contenido que no coincide con las palabras clave, títulos y otros elementos para los que está optimizando.
  • Granjas de contenido: Sitios web que publican grandes volúmenes de texto de baja calidad, a menudo copiando de otras partes de la web y compilándolo en un dominio que ofrece poco valor.
  • Elevada relación contenido/publicidad: Páginas que dan prioridad a los anuncios sobre el contenido.
  • Contenido de baja calidad o excesivo: Contenido que no coincide con las palabras clave, títulos y otros elementos para los que está optimizando.
  • Contenido irrelevante: Aunque el contenido generado por el usuario UGC -User-Generated Content- en sí mismo no es un problema, debe ser relevante y coincidente con los temas tratados en su dominio/páginas, a la vez que añade valor a la experiencia de usuario en general.
  • Excesivos enlaces afiliados: No hay nada intrínsecamente malo con los enlaces de afiliados o sitios web de afiliados, pero su contenido debe tener algo que ofrecer además de enlaces promocionales.
  • Falta de autoridad: Panda cambió la forma en que Google veía la autoridad de un sitio y de la página.
  • Contenido engañoso: Contenido diseñado para engañar a los usuarios -por ejemplo, hacer que los anuncios se vean como contenido regular para generar más clics-.
  • Enlaces engañosos: Enlaces que no llevan a los usuarios a la ubicación prometida.

Eso es lo que Google Panda estaba buscando en 2011, cuando el relleno de palabras clave o el contenido engañoso eran demasiado comunes. Es un hecho que las continuas actualizaciones de Panda han conseguido que esos problemas sean hoy menos frecuentes. El contenido relevante es esencial para el SEO inicial y, llamémosle así, básico.

Sin embargo, Google Panda no empezó y terminó en 2011; han sido 28 actualizaciones sucesivas desde entonces, antes de que Google anunciara que formaba parte de su algoritmo central en enero de 2016. Es decir, ya no se trata de un «parche» temporal, sino que todas las infracciones antes detalladas son vigiladas por Google.

¿Cómo funciona Google Panda en 2019?

Con el hecho de que Panda se convierta en parte del algoritmo central de Google, ya no vemos actualizaciones separadas que se centren en los criterios específicos que hemos analizado en la parte anterior. Sin embargo, esto también significa que las actualizaciones de los algoritmos básicos (que se realizan varias veces al año) pueden incluir o no cambios en la forma en que Google aborda problemas como el contenido escaso o la ponderación que tienen en las clasificaciones.

Hay dos factores clave a la hora de optimizar nuestra web para Google Panda en 2019:

  • Se aplican reglas idénticas: En términos generales, los mismos problemas a los que se dirigió Google con su primera actualización de Panda siguen siendo objeto de atención hoy en día. La diferencia clave es que antes se trataba de spam común o tácticas de black hat, mientras que ahora, evitar el relleno de palabras clave, el contenido engañoso, etcétera, son esenciales para cualquier estrategia SEO, por básica que sea.
  • La manera de aplicarlo ha cambiado: A medida que la tecnología del algoritmo de Google ha mejorado, el motor de búsqueda tiene más capacidad para medir factores subjetivos como el contenido de "calidad" y detectar tácticas engañosas. Algunos especialistas SEO argumentan que Panda es menos relevante desde que se integró en el algoritmo central de Google, pero las actualizaciones recientes han demostrado lo contrario.

Google Panda E-A-T

En 2018, Google actualizó sus Directrices para Evaluadores de Calidad de Búsqueda (PDF), que proporcionan instrucciones para un equipo humano de evaluadores de calidad de búsqueda. Las nuevas directrices hacen mucho hincapié en el E-A-T -acrónimo del inglés: expertise, authority y trustworthiness-, que significan experiencia, autoridad y fiabilidad. Luego vinieron las actualizaciones de Google.

Desde agosto de 2018, hemos visto una serie de actualizaciones del algoritmo central que indican cambios drásticos en la forma en que Google determina la calidad del contenido, haciéndose eco de la nueva versión de sus directrices de calidad. El impacto de estas actualizaciones nos recuerda a los días originales de Panda y Penguin y muchos de los mismos factores que asociamos con Panda fueron su objetivo:

  • Contenido pobre.
  • Contenido engañoso.
  • Contenido irrelevante.
  • Contenido inexacto.
  • Publicidad engañosa.
  • Falta de autoridad.
  • Uso excesivo de enlaces de afiliados.

Todos estos factores han sido el objetivo del algoritmo de Google durante años, pero la última ola de actualizaciones nos dice que son aún más importantes ahora. En la era de las «fake news», Google quiere que el contenido sea publicado por expertos genuinos, especialmente cuando dicho contenido afirma ofrecer asesoramiento sobre temas serios como la salud, las finanzas y el derecho, por poner solo unos ejemplos. En la cuestión de la salud, este año ya hubo un cambio de algoritmo que afectaba a las webs de contenido médico, «The Medic Update».

La actualización del algoritmo principal puede acarrear cambios en cualquier combinación de factores, pero está claro que muchos de ellos, a los que Panda se dirigió por primera vez en 2011 siguen siendo relevantes hoy en día. De hecho, muchos de ellos parecen tener más peso en el algoritmo de Google tras las actualizaciones del año pasado. Por tanto, y aunque ya no se llame Google Panda, sigue siendo igual de importante que en sus inicios y podemos decir con exactitud, que en 2019, mucho más.

Visto 29 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.