Madagascar: La Isla del Océano Índico que parece de otro Planeta

Madagascar: La Isla del Océano Índico que parece de otro Planeta

Madagascar, país insular ubicado frente a la costa sureste de África. Madagascar es la cuarta isla más grande del mundo, después de Groenlandia, Nueva Guinea y Borneo.

Aunque está situada a unos 400 kilómetros de la costa africana, la población de Madagascar está relacionada principalmente no con los pueblos africanos, sino más bien con los de Indonesia, a más de 4,800 kilómetros al este.

Además, los pueblos malgaches no se consideran africanos, pero debido al vínculo continuo con Francia que resultó de la antigua colonización, la isla desarrolló vínculos políticos, económicos y culturales con los países de habla francesa de África occidental.

La vida animal y la vegetación de la isla son igualmente anómalas, difiriendo en gran medida de las cercanas de África y siendo en muchos aspectos únicas.

Aunque las tierras costeras han sido conocidas por los europeos durante más de 400 años y por los árabes durante mucho más tiempo, el desarrollo histórico reciente ha sido más intenso y concentrado en la meseta central, que contiene la ciudad capital de Antananarivo (anteriormente Tananarive).

Tierra

Madagascar se encuentra en el suroeste del océano Índico y está separada de la costa africana por el canal de Mozambique, que tiene una anchura de 400 kilómetros.

Madagascar

Relieve

Madagascar consta de tres zonas longitudinales paralelas: la meseta central, la franja costera en el oeste. Situada entre 800 y 1,400 metros sobre el nivel del mar, la meseta ha sido levantada y desgastada varias veces y se inclina hacia el oeste. Tres macizos tienen más de 2,600 metros de altura.

La región de Tsaratanana en el norte está separada del resto de la meseta por el macizo de Tsaratanana, cuya cima, Maromokotro, alcanza los 2,876 metros y es el punto más alto de la isla.

El macizo de Ankaratra en el centro es una enorme masa volcánica cuya cima, Tsiafajavona, tiene una altura de 2,643 metros. Ankaratra es una importante divisoria de aguas que separa tres cuencas fluviales principales.

Más al sur, Andringitra es un vasto macizo de granito al norte de Tôlan̈ aro (Faradofay); se eleva a 2,658 metros en la cima de Boby Peak.

La meseta desciende con cierta regularidad hacia la llanura extrema del sur, pero sus límites al este y al oeste son más abruptos. Hacia el este desciende en una falla aguda, con escalones verticales de 300 a 600 metros.

Este acantilado, llamado Gran Acantilado o Acantilado de Angavo, a menudo es intransitable y está bordeado por el Escarpe Betsimisaraka, un segundo y más bajo acantilado al este, que se eleva sobre la llanura costera.

Detrás de la cara del escarpe se encuentran los restos de antiguos lagos, incluido uno llamado Alaotra. Hacia el sur, las dos pendientes empinadas se encuentran y forman los plateaux de Mahafaly y Androy, que sobresalen sobre el mar en acantilados precipitados.

Hacia el oeste, el descenso se realiza en una serie de escalones. Sin embargo, en algunos lugares, la meseta central está bordeada por un escarpe intransitable, como el Acantilado de Bongolava en la parte centro-oeste de la isla.

Al extremo norte, la meseta está bordeada por el cinturón bajo de las Montañas Ambohitra, que incluyen una serie de cráteres volcánicos.

La franja costera tiene un ancho promedio de alrededor de 50 kilómetros. Es una estrecha llanura aluvial que termina en una costa baja bordeada de lagunas conectadas por el Canal de Pangalanes, que tiene más de 600 kilómetros de longitud.

Al sur de Farafangana, la costa se vuelve rocosa, y en el sureste hay muchas pequeñas bahías. Al noreste se encuentra la profunda Bahía de Antongil (Antongila).

La zona occidental tiene entre 100 y 200 kilómetros de ancho. Sus capas sedimentarias se inclinan hacia el Canal de Mozambique y producen una sucesión de colinas.

El lado interior (oriental) de estas colinas empinadas domina las depresiones formadas en los sedimentos blandos del interior, mientras que el otro lado desciende hacia el mar en pendientes rocosas.

La costa es recta, bordeada por pequeñas dunas y franjas de manglares. Las corrientes en el Canal de Mozambique han favorecido el depósito de aluvión en alta mar y el crecimiento de deltas de ríos. En la costa noroeste hay varios estuarios y bahías.

Esta costa está bordeada por arrecifes de coral e islas volcánicas, como Nosy Be (Nossi-Bé), que protege la Bahía de Ampasindava.

Nosy Be, MadagascarNosy Be, Madagascar

Drenaje

La empinada cara oriental de la meseta es drenada por numerosos ríos cortos y torrenciales, como el Mandrare, el Mananara, el Faraony, el Ivondro y el Maningory, que desembocan ya sea en las lagunas costeras o directamente en el mar a través de cascadas y rápidos.

El lado occidental más suavemente inclinado de la meseta es cruzado por ríos más largos y grandes, incluyendo el Onilahy, el Mangoky, el Tsiribihina y el Betsiboka, que llevan grandes depósitos de fértil aluvión hacia las vastas llanuras y estuarios con múltiples canales; las desembocaduras de los ríos, aunque no completamente bloqueadas por este sedimento, están salpicadas de numerosos bancos de arena.

Tsiribihina River MadagascarRío Tsiribihina

En la isla hay muchos lagos de origen volcánico, como el lago Itasy. Alaotra es el último lago sobreviviente de la pendiente oriental. El lago Tsimanampetsotsa, cerca de la costa al sur de Toliara (anteriormente Tuléar), es un gran cuerpo de agua salina que no tiene salida.

Suelos de Madagascar

La meseta central y la costa oriental están compuestas principalmente de gneis, granito, cuarzo y otras formaciones rocosas cristalinas. El gneis se descompone en murmullo rojo, laterita y tierras rojas más profundas y fértiles, dando a Madagascar su nombre coloquial de la Gran Isla Roja.

Los suelos aluviales fértiles en los valles admiten la agricultura intensiva. También hay intrusiones volcánicas dispersas que producen suelos fértiles pero fácilmente erosionables.

El lago Alaotra es una gran bolsa sedimentaria en la meseta central que contiene algunas de las tierras de cultivo más productivas de la isla. El tercio occidental de la isla consiste completamente en depósitos de roca sedimentaria, dando lugar a suelos de fertilidad media a baja.

Clima

La temporada caliente y húmeda se extiende de noviembre a abril y la temporada más fresca y seca de mayo a octubre. El clima está regido por los efectos combinados de los vientos alisios del sureste y los monzones del noroeste, ya que soplan a través de la meseta central.

Los vientos alisios, que soplan durante todo el año, son más fuertes de mayo a octubre. La costa este está a barlovento y tiene una alta tasa anual de precipitación, alcanzando casi (3,800 mm en Maroantsetra en la Bahía de Antongil.

A medida que los vientos cruzan la meseta, pierden gran parte de su humedad, causando solo lloviznas y neblinas en la meseta misma y dejando al oeste en una sombra de lluvia seca. El suroeste en particular es casi desértico, con la sequedad agravada por una corriente fría frente a la costa.

El monzón, que trae lluvias a la costa noroeste de Madagascar y la meseta, es más notable durante la temporada cálida y húmeda. El viento sopla oblicuamente sobre la costa oeste, que recibe una cantidad moderada de precipitación anual; el suroeste, que está protegido, permanece árido.

La precipitación anual disminuye desde aproximadamente alrededor de 2,000 mm en la isla noroeste de Nosy Be hasta alrededor de 1,000 mm en Maintirano en la costa oeste hasta alrededor de 360 mm en Toliara en el suroeste.

La meseta recibe niveles moderados de precipitación, con alrededor de 1,200 mm cayendo anualmente tanto en Antananarivo como en Fianarantsoa, que se encuentra aproximadamente a 320 kilómetros al sur.

Julio es el mes más fresco, con temperaturas medias mensuales alrededor de la isla que oscilan entre los bajos 10 °C y los mediados de 20 °C, y diciembre es el mes más caluroso, con temperaturas entre los mediados de 10 °C y finales de 20 °C. Las temperaturas generalmente disminuyen con la altitud, siendo más altas en la costa noroeste y más bajas en la meseta.

Los ciclones tropicales son una característica climática importante. Se forman lejos sobre el océano Índico, especialmente de diciembre a marzo, y se acercan a la costa este, trayendo lluvias torrenciales e inundaciones destructivas.

Vida vegetal y animal

Gran parte de la isla estuvo alguna vez cubierta por bosques perennes y caducifolios, pero ahora queda poco excepto en el escarpe oriental y en bolsas dispersas en el oeste. La meseta está particularmente despojada y sufre gravemente por la erosión.

El bosque ha sido talado para despejar campos de arroz, obtener combustible y materiales de construcción, y exportar maderas valiosas como ébano, palisandro y sándalo. Alrededor de siete octavos de la isla están cubiertos de pastizales y bambú o árboles delgados y pequeños.

También hay pandanos, palmas y cañas en las costas. En la zona árida del sur de la isla crecen árboles espinosos, cactus gigantes, árboles baobab enanos, suculentas de pachypodium y otras xerófitas (plantas resistentes a la sequía) que son peculiares de la isla.

Baobab MadagascarÁrboles Baobabs

Población Animal

Debido al aislamiento de la isla, muchos primates zoológicamente primitivos han sobrevivido y evolucionado en formas únicas. Alrededor de 40 especies de lémures son autóctonas de Madagascar.

Varios insectívoros únicos parecidos a erizos, como el tenrec, han evolucionado allí, y también hay muchos tipos de camaleones de diferentes tamaños. Las aves son numerosas e incluyen gallos de Guinea, perdices, palomas, garzas, ibis, flamencos, garcetas, cuclillos, petirrojos asiáticos y varios tipos de aves rapaces.

Hay alrededor de 800 especies de mariposas, muchas polillas y una variedad de arañas. Los únicos animales grandes o peligrosos son los cocodrilos, que ocupan los ríos. Las serpientes, incluida la do, que mide de 3 a 4 metros de longitud, son inofensivas.

Cocodrilo de MadagascarCocodrilo de Madagascar

Las aguas interiores contienen tilapia (un pez comestible parecido al perca), trucha arcoíris y black bass. Los peces marinos y crustáceos abundan en las costas y en las lagunas, estuarios e incluso en algunos arroyos de tierras altas.

Incluyen meros, doradas, atunes, tiburones, sardinas, merluzas, langostas, cangrejos, camarones, mejillones y ostras. El celacanto, llamado fósil viviente y que se pensaba extinto durante millones de años,

Madagascar ha sido habitada por seres humanos durante el periodo relativamente corto de aproximadamente 1,300 años. El lenguaje y la cultura señalan inequívocamente a orígenes indonesios, pero no hay evidencia empírica de cómo, por qué o por qué ruta llegaron los primeros colonos a la isla.

Aunque los estudios de los vientos y corrientes del Océano Índico indican que el viaje desde Indonesia podría haberse realizado, hay una considerable controversia sobre la naturaleza del viaje.

Algunos académicos sostienen que los primeros colonos vinieron directamente desde Indonesia, posiblemente en un solo viaje, y que los elementos africanos encontrados en la población y su cultura se agregaron más tarde, como resultado de la migración y el comercio de esclavos.

Otros sugieren que la población de la isla fue el resultado de varios viajes que avanzaron a lo largo de la costa de India, la península arábiga y África, y que la población que colonizó la isla ya estaba mezclada.

También hay evidencia generalizada, desde lingüística, arqueología y tradición, de la influencia de los colonizadores afroárabes en las costas antes del año 1000 d.C.

Hay evidencia menor de una influencia india en el vocabulario, pero no hay rastro del hinduismo en la cultura malgache. La evidencia del islam sunní aparece solo en asentamientos costeros posteriores.

Grupos étnicos de Madagascar

Más del nueve décimos de la población es malgache, que se divide en alrededor de 20 grupos étnicos. El grupo más grande y dominante es el pueblo Merina, que está disperso por toda la isla. El nombre Merina (Imerina) se dice que significa "Pueblo Elevado", derivado del hecho de que vivían en la meseta.

Familia Malgache, MadagascarFamilia Malgache, Madagascar

El segundo grupo más grande es el Betsimisaraka (La Multitud Inseparable), que vive generalmente en el este. El tercer grupo más numeroso es el Betsileo (La Multitud Invencible), que habita en la meseta alrededor de Fianarantsoa.

Otros pueblos importantes son los Tsimihety (Aquellos que No Cortan su Pelo), los Sakalava (Gente del Valle Largo), los Antandroy (Gente del Arbusto Espinoso), los Tanala (Gente del Bosque), los Antaimoro (Gente de las Orillas), y los Bara (un nombre de origen incierto).

Grupos más pequeños son los Antanosy (Gente de la Isla), los Antaifasy (Gente de la Arena), los Sihanaka (Gente del Lago), los Antakarana (Gente de las Rocas), los Betanimena (Gente de la Tierra Roja), que ahora están en gran medida absorbidos por los Merina, los Bezanozano (Aquellos con Cabello Muy Trenzado) y los Mahafaly (Aquellos que Establecen Tabúes).

Estos nombres étnicos no representan límites culturales claros, ya que en muchos casos un grupo se funde imperceptiblemente en otro.

Además, las traducciones convencionales no son de ninguna manera fiables y la mayoría de los nombres en sí mismos son de origen bastante reciente, probablemente cristalizados y rigidizados por las exigencias de la administración colonial más que por las realidades de la cultura indígena.

En muchos casos, estas personas representan grupos de descendencia endogámica y a menudo no unilineal.

Economía

Antes de 1972, el gobierno había establecido cooperativas de productores, que recolectaban y procesaban la mayor parte del cultivo de arroz (a precios que eran amargamente resentidos por los campesinos); granjas estatales, destinadas a aumentar la producción comercial de arroz, ganado, café, palma aceitera, algodón y seda; un programa de desarrollo rural; y una cooperativa nacional de consumidores con tiendas minoristas ubicadas en la mayoría de las ciudades.

El control de la economía de Madagascar por parte de Francia, que había recibido casi la mitad de las exportaciones de la isla y suministrado más de la mitad de sus importaciones, terminó con los cambios en el gobierno que ocurrieron durante los turbulentos años de 1972-75.

Mientras que la moneda, la banca, las finanzas, los préstamos y la planificación económica habían sido influenciados por acuerdos con Francia y por personal francés en el gobierno, el comercio y la asistencia técnica, el régimen militar emergente reemplazó la ya limitada economía de libre comercio con una cuyo objetivo era alcanzar "un paraíso socialista bajo protección divina" para el año 2000.

La nacionalización convirtió a las empresas extranjeras en corporaciones estatales, transformando los cinco bancos franceses en tres bancos estatales para la agricultura, la industria y el comercio.

Además, las compañías de seguros extranjeras se convirtieron en dos corporaciones estatales de seguros, y se formaron monopolios estatales para el comercio de importación-exportación y envíos, así como para las industrias textil, algodonera y de energía, además de las nuevas agencias creadas para la ampliación de la irrigación.

La economía respondió con un declive implacable. Las exportaciones disminuyeron, la inflación aumentó y la deuda se expandió significativamente. Los servicios de la deuda consumieron más de la mitad de las ganancias de exportación del país y las importaciones casi cesaron por falta de divisas.

La producción industrial cayó a una cuarta parte del nivel de 1975, y la inversión extranjera disminuyó casi a nada, mientras que la devaluación redujo profundamente el valor del franco malgache.

Bajo estas condiciones adversas, la infraestructura y los servicios sociales del país se deterioraron considerablemente. La población rural se redujo a niveles de subsistencia, comerciando con ganado y sacos de arroz.

En bancarrota para 1982, el país se vio obligado a adoptar un programa de ajuste estructural impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y enfrentar un cambio humillante para volver a liberalizar la economía.

Se aceptó la abolición de los monopolios estatales y cualquier empresa estatal que no pudiera mantenerse a sí misma se amenazó con la privatización. Sin embargo, llevó años para que las empresas privadas recuperaran la confianza.

La relación con el FMI y el Banco Mundial continuó siendo crucial para la economía malgache y fue importante en su política. Aunque el presidente Didier Ratsiraka (1976–93, 1997–2002) acordó iniciar el proceso de privatización de las industrias y empresas controladas por el estado en la década de 1980, lo hizo lentamente y a menudo en beneficio de aquellos con conexiones políticas.

Las relaciones con las instituciones financieras internacionales se volvieron aún más difíciles en el período inmediatamente anterior y durante el mandato de Zafy. La ayuda se suspendió en 1991 y, incapaz o no dispuesto a aceptar las condiciones del FMI para la reanudación de la ayuda, Zafy buscó sin éxito fuentes privadas de inversión.

El impeachment de Zafy en 1996 llevó a la creación de un gobierno interino que logró llegar a un acuerdo con el FMI, y el posterior regreso de Ratsiraka, recién convertido al libre mercado, fue recibido con satisfacción.

Los programas iniciados durante la presidencia de Marc Ravalomanana también fueron bien recibidos, y en 2004 el FMI y el Banco Mundial anunciaron que se condonaría aproximadamente la mitad de la deuda de Madagascar.

Agricultura, silvicultura y pesca

El arroz ocupa la mayor parte de la superficie total de cultivo. Se cultivan muchas variedades de arroz seco, húmedo e irrigado en la meseta central; el arroz seco también se cultiva en los bosques del este y el arroz húmedo en los valles de los ríos inferiores y a lo largo de los estuarios, principalmente por poblaciones que emigraron de partes superpobladas de la mes eta. Todavía se requieren importaciones costosas.

Plantaciones Arroz de MadagascarPlantaciones Arroz de Madagascar

Se utilizan técnicas de tala y quema en el bosque del escarpe y a lo largo de la costa este para la limpieza temporal de tierras para la agricultura. En los valles de los ríos del oeste, la cultivación es permanente; se utilizan intensamente técnicas de irrigación.

La caña de azúcar se cultiva en plantaciones en el noroeste, alrededor de Mahajanga, y en la costa este cerca de Toamasina. La yuca (mandioca) es un cultivo básico en toda la isla, y las papas y los ñames se cultivan principalmente en la región montañosa de Ankaratra.

Se producen comercialmente plátanos en la costa este, y el maíz se cultiva principalmente en la meseta central, en el sur y en el oeste. Entre las frutas cultivadas se encuentran manzanas, pomelos, aguacates, ciruelas, uvas, naranjas, litchis, piñas, guayabas, papayas, maracuyás y plátanos.

Se cultiva café robusta en la costa este y café arábica en la meseta. Otros cultivos significativos son frijoles, cacahuetes, pois du cap (judías lima), cocos, pimienta, vainilla, cacao, sisal, rafia, tabaco, copra, algodón y ricino.

Deforestación de Madagascar

El ganado (principalmente cebú) está distribuido por toda la isla. Grandes cantidades de cerdos, ovejas, cabras, pollos, patos, gansos y pavos se encuentran principalmente en la meseta.

Vacas de Cebú, MadagascarVacas de Cebú, Madagascar

La acumulación de ganado como signo de riqueza y para su uso en sacrificios religiosos ha frustrado los esfuerzos del gobierno por aumentar el uso del ganado para el consumo de carne doméstica y para la exportación.

Una parte significativa del bosque está degradada (es decir, regenerada después de repetidas quemas, con muchas especies originales perdidas y reemplazadas por vegetación más ubicua); el resto es bosque tropical húmedo o seco.

Se han emprendido importantes esfuerzos de reforestación, pero, con más de cuatro quintos de las necesidades de combustible doméstico suministradas por madera y carbón, la superficie forestada total del país continúa disminuyendo drásticamente.

Las aguas de Madagascar son ricas en vida marina, incluyendo una variedad de peces, moluscos y crustáceos. El sector pesquero industrializado del país ha experimentado una gran expansión y la exportación de camarones y langostinos en particular proporciona una fuente significativa de ingresos.

Sin embargo, la pesca ilegal sigue siendo problemática y Madagascar carece en gran medida de recursos para combatir el problema.

La sobrepesca también amenaza al sector, aunque la acuicultura, especialmente a lo largo de la costa oeste, se ha desarrollado cada vez más como una alternativa. Hay una considerable cría de peces en los campos de arroz irrigado, principalmente para el consumo doméstico.

Recursos y energía

Hacia finales del siglo XIX, se llevó a cabo una considerable minería de oro a pequeña escala, tanto por prospectores franceses como malgaches; sin embargo, aquellos que esperaban descubrir metales preciosos en grandes cantidades quedaron en gran parte decepcionados.

Existe una amplia variedad de gemas y piedras semipreciosas, como granate, amatista, turmalina y berilo, y el descubrimiento de zafiros en Madagascar a fines de la década de 1990 fue especialmente significativo: a principios del siglo XXI, aproximadamente la mitad de los zafiros del mundo se extraían en Madagascar.

Los depósitos minerales incluyen cromita, que se encuentra al norte de Antananarivo y en el sureste en Ranomena; ilmenita (mena de titanio), encontrada en la costa sureste en Tôlan̈ aro, una fuente que se considera una de las mayores reservas de titanio del mundo; mineral de hierro de baja ley, que se encuentra en depósitos dispersos en la mitad sur de la isla; y carbón de baja ley, al norte de Toliara y tierra adentro desde Besalampy.

El níquel y el cobalto se extraen en Toamasina; la mina, abierta en 2007, está entre las más grandes del mundo. También se extrae níquel cerca de Fianarantsoa. El cobre se extrae al norte de Ampanihy y cerca de Ambilobe.

Madagascar también contiene depósitos más pequeños de circón, monacita, bauxita, plomo, grafito, cuarcita, jaspe, oro, uranothorianita, bentonita, caolín, columbita y alunita.

Aunque hay muchos valles estrechos y magníficas cascadas, especialmente en el escarpe oriental, solo un pequeño número de ellos ha sido aprovechado para la generación de energía eléctrica.

Las estaciones hidroeléctricas proporcionan más de dos tercios de las necesidades eléctricas del país; el resto es suministrado por estaciones térmicas que queman carbón. Muchas minas y fábricas también generan su propia electricidad con generadores diésel o de vapor.

Se han descubierto esquistos bituminosos en Bemolanga, petróleo en Tsimiroro y gas natural en la costa de Morondava.

Costa de Morondava, MadagascarCosta de Morondava, Madagascar

Recursos Manufactureros

La industria manufacturera del país procesa productos como textiles y calzado, madera, pulpa de papel, fertilizantes, aceites, jabón, azúcar, cigarrillos y tabaco, cerveza, cemento, y alimentos y bebidas.

Los centros industriales están ubicados principalmente en y alrededor de Antananarivo, Antsirabe y Toamasina. Los joyeros merina pulen y engarzan piedras semipreciosas en pequeños talleres en la mayoría de las ciudades de la meseta.

Antananarivo, MadagascarAntananarivo, Madagascar

Finanzas

La moneda oficial es el ariary, que reemplazó al franco malgache en 2003. Antes de eso, el franco malgache había reemplazado al franco CFA (Comunidad Financiera Africana) en 1963, y Madagascar fue miembro de la Zona del Franco hasta 1973. El Banco Central emite toda la moneda.

Comercio y servicios

Los ingresos por exportaciones provienen principalmente de la industria textil y prendas de vestir, vainilla, clavo, pescado y mariscos, y varios productos alimenticios.

Algunas exportaciones agrícolas, especialmente clavo y vainilla, han sido amenazadas por la sobreproducción mundial o por la fabricación de sustitutos sintéticos.

Las importaciones incluyen petróleo crudo, productos químicos y metálicos, maquinaria y equipo, vehículos, textiles de algodón y otros productos manufacturados básicos, y alimentos esenciales y animales vivos.

Aunque el comercio con Francia disminuyó bruscamente después de 1972, Francia sigue siendo un importante socio comercial. Otros incluyen a China y Estados Unidos.

La biodiversidad única y la rica herencia cultural de Madagascar tienen el potencial de formar la base de una próspera industria turística. A fines de la década de 1980, el gobierno malgache introdujo un programa diseñado para fomentar el turismo en el país, y se ha avanzado, con la llegada de turistas a Madagascar, aunque interrumpida por el conflicto político de las elecciones de 2001, en aumento.


NOTA: Imágenes de Depositphotos.com

Relacionado