Playa de Los Arenales del Sol

Por 

Los Arenales del Sol se encuentra al Este del término municipal de Elche y cuenta con una población censada de 1.767 habitantes, aunque al ser una zona de segundas residencias, su población se ve incrementada en gran número en verano. La actividad comercial y servicio de transportes públicos se multiplica durante el periodo estival.

Hasta los años 50-60 del pasado siglo Los Arenales del Sol fue una playa prácticamente virgen, siendo la construcción de los primeros edificios, además de un hotel lo que contribuyó a configurar la playa como alternativa turística. El hotel fue declarado en ruinas en la década de los 80, aunque no fue nunca derribado. Ahora se plantea su reconstrucción ya que, al estar en primera línea de playa, supone un reclamo importante para los visitantes.

Los Arenales del Sol, gracias al impacto de la construcción, ha ido creciendo durante las dos últimas décadas, paralelamente a su población, aunque la mayoría de viviendas unifamimiliares son ocupadas en temporada de verano.

En cuanto a las playas, están dotadas de bandera azul, contando además con un alto valor ecológico, dado su carácter virgen, sobre todo al norte y sur. Este rincón cuenta con grandes espacios para aparcamiento, oficina de información turística, vigilancia marítima, servicio de sombrillas y hamacas, acceso para personas discapacitadas y servicio de autobuses todo el año que la comunican con Elche, Santa Pola y Alicante.

El paseo principal que linda con la playa de los Arenales del Sol es un lugar de encuentro para patinadores y corredores, que no dudan en aprovechar el larguísimo recorrido para practicar su deporte favorito.

Además de todo lo anterior, la Playa de los Arenales del Sol posee tres rincones naturales de gran importancia ecológica: El Clot de Galvany, las Dunas del Carabassí y el Cabo de Santa Pola. Por ubicarse dentro de la Playa de los Arenales del Sol, vamos a centrarnos en el Clot de Galvany.

El Clot de Galvany

El Clot de Galvany sufrió, en el año 1978 incontables intentos por desecarlo, con el fin de levantar urbanizaciones aprovechando el entorno natural. Se realizaron profundas obras de drenaje y movimientos de tierra que alteraron su particular fisonomía y funcionalidad natural muy severamente. Se frenó por la presión ciudadana y de grupos ecologistas.

A pesar de ello, los planes urbanísticos de los dos Ayuntamientos propietarios de los terrenos, el de Elche y Santa Pola, han dejado al Clot de Galvany entre dos grandes urbanizaciones, Arenales del Sol -Elche- y Costa Hispania (Gran Alacant) -Santa Pola. En este sentido es el Ayuntamiento de Elche el que más empeño está poniendo en la regeneración del ecosistema. Incluso ha conseguido que sea declarado Paraje Natural Municipal, en acuerdo con la Generalitat Valenciana.

Clot de Galvany, Paraje Natural Elche

El Clot de Galvany posee distintos ambientes naturales: Charcas, Saladares y Montes. De esta forma, se pueden detectar dos agrupaciones vegetales fundamentales, el espinar-tomillar en las lomas, como el palmito, espino negro, lentisco y tomillo y la vegetación de los marjales y saladares, sosa, carrizo, tarai y plantas acuáticas.

Ahondando más en las características y detalles del Clot del Galvany, hemos de destacar sus construcciones defensivas. Entre estas se hallan seis casamatas o “bunkers” que construyó el ejército republicano -supuestamente- y que pueden calificarse de testimonio histórico de la Guerra Civil Española. Nunca llegaron a utilizarse (alguna de ellas ha sido destruida y eliminada para construir 2.200 viviendas en Arenales del Sol). Existe otra teoría y sitúa la construcción de estos refugios durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército nazi, con el permiso de Francisco Franco, en previsión de un posible desembarco aliado a través de las costas del sureste español. Finalmente, el desembarco decisivo ocurrió en Normandía. Estos bunkers, por su estratégica ubicación, pueden definirse como un auténtico balcón sobre el que se pueden contemplar espectaculares vistas panorámicas del paraíso natural. Se rehabilitaron hace un tiempo, pues dentro existían ametralladoras y artillería antiaérea.

Este humedal está situado en el conjunto de charcas de la partida ilicitana de Balsares y conectado con las dunas y pinares del Carabassí, es un evidente ejemplo de los marjales costeros que la expansión urbanística ha puesto en peligro. En los terrenos del Clot de Galvany existe una formación de praderas dominadas por el albardín y las alcolechas, con ejemplares de juncos que sirven de orla a las comunidades de matorral típicas del saladar, que ocupan la mayor parte de la zona junto a las charcas.

En cuanto a la fauna, podemos destacar varias especies amenazadas y protegidas, como la cerceta pardilla, el porrón pardo y la malvasía cabeciblanca -imagen de abajo-, con otras más comunes, como la garceta común y la cigüeñuela. Para terminar, decir que se puede pasear por todo el Clot de Galvany con las pasarelas construidas y parar a contemplar la fauna y flora en los puntos estratégicamente situados.

Malvasía Cabeciblanca Clot de Galvany, Paraje Natural Elche

Dónde está la Playa de los Arenales del Sol

Visto 7388 veces