• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
El Ajedrez ayuda a prevenir las dificultades de aprendizaje

El Ajedrez ayuda a prevenir las dificultades de aprendizaje

Sobre las bondades y beneficios del ajedrez se han escrito cantidades ingentes de páginas que apelan a la contingente relación entre la práctica de este juego y la mejora del rendimiento cerebral. Bueno, decir juego es decir poco, pues como bien expresó un gran amigo mío - Javier Mezquida, Monitor base de la FEDA- en uno de sus artículos, el ajedrez no es sólo un juego, es, además, un deporte, una disciplina, es ciencia y es arte. Algunos de estos beneficios, tantas veces ya mencionados, son:

  • Aumenta el grado de concentración y memoria, y favorece el entrenamiento en atención, por lo que en terapia neuropsicológica es excelente para aquellos casos diagnosticados
  • Fomenta el entrenamiento en “autoinstrucciones”, pues dota al niño de herramientas de lenguaje interno que le sirven de guía para la resolución de problemas.
  • Favorece el desarrollo y la organización del pensamiento: analizar, interpretar, sintetizar, valorar, aplicar…razonar.
  • Activa el lóbulo frontal, ya que ayuda a planificar y a aplicar habilidades superiores de pensamiento.
  • Incrementa las habilidades para el desarrollo del sentido espacial.
  • Desarrolla la inteligencia emocional y los valores personales.
  • Despliega el pensamiento crítico y divergente.
  • Fomenta la sensibilidad y la educación hacia el prójimo.
  • Disminuye el distrés.
  • Acrecienta la capacidad perceptiva.
  • Retrasa el envejecimiento neuronal.

En fin, así podría seguir hasta enumerar una multitud de cualidades inherentes a este apasionante juego. Sin embargo, quisiera centrarme en una, pocas veces mencionada, pero de una naturaleza extraordinaria desde el punto de vista de la Neuropsicología. Se trata de la relación entre la práctica del ajedrez y el adecuado desarrollo de la lateralidad. La lateralidad se desarrolla con la percepción del espacio, percepción que se ve favorecida con la práctica del ajedrez desde la más tierna infancia.

Si permitimos a nuestros niños, a partir de los 2 años de edad, jugar sobre un tablero de ajedrez de piso, estaremos favoreciendo, de una manera completamente lúdica, la adquisición de las coordenadas espaciales: caminar apoyando los pies y manos hacia adelante, hacia atrás, a un lado y al otro; saltando con los pies juntos, separados; gateando para trasladarse o haciendo la “croqueta”. Además de facilitarles el aprendizaje de las nociones de columna, fila, diagonal, arriba, abajo, delante y detrás. Toda esta información se va integrando en el cerebro de forma unitaria, significativa y bien organizada gracias a que el ajedrez favorece la adecuada adquisición de la lateralidad, lo cual constituye un principio básico para aprender bien.

Los problemas de lateralidad provocan:

  • Dificultad en la automatización de la lectura, escritura o cálculo.
  • El niño suele leer de manera lenta y con pausas.
  • Puede presentar hiperactividad y dificultad en la atención y en el uso de la memoria.
  • Confunde sílabas directas e indirectas.
  • Puede haber tendencia a presentar disgrafía, dislexia, discalculia y/o dislalias, incluso puede llegar a expresar lo contrario de lo que piensa.
  • Escribe letras y números de manera invertida, como si estuvieran reflejadas en un espejo.
  • Presenta inconvenientes para concentrarse en una sola tarea durante un espacio de tiempo determinado.
  • La conducta del niño puede verse perjudicada al manifestarse inhibición, irritabilidad, desesperanza, baja autoestima, etc.

MÁS VENTAJAS DEL AJEDREZ

El ajedrez electrónico puede ayudar a evitar un ataque de pánico 

No se han realizado estudios a gran escala que respalden el uso de aplicaciones de ajedrez para ayudar a reducir los síntomas de un ataque de pánicoEn un estudio de caso de 2017, una persona que experimentó ataques de pánico pudo usar una aplicación de ajedrez en un teléfono para aumentar la sensación de calma y evitar que el ataque de pánico progresara.

La clave del éxito fue encontrar el nivel adecuado de desafío para ocupar su atención y distraerlo de los sentimientos desagradablesPara este usuario, los niveles de dificultad 2 a 4 proporcionaron la cantidad justa de participación.

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Jugar al ajedrez requiere habilidades de concentración, la capacidad de desarrollar y seguir un plan y evaluar las consecuencias de las propias acciones. Un estudio de 2014 examinó el efecto de jugar al ajedrez con regularidad en un grupo de niños de 11 a 13 años con TDAHLos niños recibieron lecciones de ajedrez quincenales durante un período de 8 meses. Se tomaron medidas, antes y después del programa de ajedrez, de la capacidad de los niños para concentrarse, sus habilidades para escuchar y su comportamiento. El estudio fue de tamaño limitado, pero mostró un aumento significativo en el tiempo durante el cual los niños podían concentrarse en una tarea en particular antes de que comenzara el comportamiento disruptivo, lo que sugiere una mejora en la autorregulación. Las habilidades de concentración, medidas por la Escala de calificación de maestros de Conner, también fueron significativamente más altas al final del curso de ajedrez

Así pues, fomentemos en nuestros pequeños el juego del ajedrez. Sin apenas darnos cuenta y a través del juego como herramienta de aprendizaje, estaremos transmitiéndoles un gran legado pedagógico.