Torres Vigía de Elche
Imprimir

Torres Vigía de Elche

Las Torres Vigía forman parte de la Historia de Elche, además de engrandecer el paisaje de la ciudad ilicitana. Son un punto de referencia que dan fe de los acontecimientos históricos que ha vivido Elche a lo largo de sus dos milenios de historia. Hoy vamos a conocer, por encima, las Torres de Vigilancia que hay ubicadas a lo largo y ancho del término municipal.

 

Torre de los Vaíllo
Torre de los Vaíllo

La Torre de los Vaíllo. Su nombre viene dado por el conde Vaíllos de Llanos.

También tenemos la de Resemblanc, que según dice la leyenda el nombre proviene del dueño, que era moro, y su criado blanco, al que le solía decir «rese blanc», es decir, le invitaba a rezar de acuerdo con su religión musulmana y como aquel se negara, lo repetía muchas veces levantando la voz tanto que los vecinos de la huerta de al lado lo escuchaban, por lo que la bautizaron como «La Torre de Reseblanc».

Más abajo hacemos una descripción más amplia de esta famosa torre ilicitana, además de un listado de todas las torres vigía que se hallan en el término municipal de Elche.

Estas Torres estaban situadas en sitios estragéticos a las afueras de la ciudad para poder divisar al enemigo o gentes extrañas y dar aviso de tal llegada. La Torre del Pla o Ventarich, fue derruida sobre 1960 bajo el mandato de Don José Ferrández para edificar viviendas. Su nombre corresponde al dueño árabe Ben Taric, que con motivo de la expulsión de los moros en 1609 tuvo que venderla, pasando a mediados del siglo XVII a la familia Siuri o Sivori, de origen italiano, por lo que tenía adosado el escudo con este apellido.

La situada en el Camino Viejo de Santa Pola, en la partida de Alzabares Alto, la más pequeña de todas, denominada Estaña. En el frontispicio aún se distinguen las armas de los Ortices, a quienes perteneció. Del mismo modo que la Torre de Ressemblanc, es propiedad particular.

En la Partida de Valverde, al pie de las estribaciones de la sierra de Santa Pola existían las Torres de Gaytán, derribadas hace unos años.

Por último, la Torre del Pla, que no estaba en lo que llamamos llano, sino en Torrellano. Fue la le dio nombre a esta partida. Se sabe que perteneció a Don Francisco Ortiz y López, el cual la vendió el 16 de abril de 1624 a Don Juan de Malla. Luego pasó a los Vaíllos de Llanos, quizá por la boda de Ángeles, hija de Don Juan Malla, con Pedro Vaíllo, de cuya familia y torre viene el título de conde de Torrellano, concedido en 1728.

 

TORRES VIGÍA CON INTERÉS ESTÉTICO

Existen diferentes torres en buen estado de conservación, todas de planta cuadrada, excepto la de les Escaletes, cuya planta es circular. Estas, pese a no ser visitables, se pueden observar desde el exterior.

Se encuentra adosada a una antigua casa de campo que estuvo habitada hasta mediados del siglo XX. Posteriormente se rehabilitó y en la actualidad alberga diferentes despachos del Instituto de Educación Secundaria La Torreta.

Data del siglo XVI, es de estilo gótico y en la fachada podemos ver el escudo nobiliario de la familia Santacilla, antiguos propietarios de la Torre. Se encuentra al sur de la ciudad, junto al Centro Cultural l´Escorxador -antiguo matadero municipal-, en la calle Curtidors, 2.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1975.

También conocida como casa del Rector -casa del cura-, se encuentra a medio camino entre Elche y Torrellano, en la pedanía de Les Salades -Polígono 1, nº 39-.

Data del siglo XVII y está actualmente adosada a una gran casa señorial, en el interior de una finca privada y cercada.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

Situada en el interior de una finca agrícola, en la pedanía ilicitana de Torrellano Bajo, data del año 1931 y está adosada a una gran casa señorial del siglo XVIII.

Torre de la Cañada
Torre de la Cañada - Créditos de la imagen: ¿...Y por qué no un blog?

Para llegar a la torre se debe tomar, desde Elche, la carretera de El Altet para seguir, más tarde, por el camino de la Cañada, a la derecha; pronto se verá la torre a la derecha, tras los cipreses que bordean el camino.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

Llamada también torre de les Salines o torre de l´Albufera, se encuentra en el antiguo término municipal de Elche, ya que Santa Pola se segregó de Elche en el año 1835.

Data del siglo XVI y fue restaurada en el año 2010. Su forma actual es cúbica.

Se puede ver en el Parc Natural de les Salines de Santa Pola, desde la carretera N-332, dirección a Torrevieja.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1993.

Aparece anotada en documentación antigua como torre de les Caletes, aunque su nombre también podría proceder de los numerosos escalones que hay que superar para llegar a la torre, desde la parte sudeste. Conocida también como torre de Pep.

Data del siglo XVI, es la única de planta circular y se encuentra en la sierra del Cabo de Santa Pola.

Se llega a la torre ascendiendo los escalones anteriormente comentados desde la avenida del Catalanet, en Santa Pola del Este. Se puede realizar una excursión hasta el faro de Santa Pola -6 kilómetros, ida y vuelta- siguiendo el camino de tierra hacia el nornordeste.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

Data del siglo XVI y, a pesar de encontrarse en pie, su estética ha cambiado bastante, ya que el faro de Santa Pola se erigió aprovechando esta torre, en el año 1858.

Se llega hasta ella tomando el tramo de la carretera N-332 que une Santa Pola con El Altet. Si nos dirigimos hacia este último destino, veremos el estrecho camino del faro a la derecha.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

 

TORRES VIGÍA REFORMADAS

Constituyen un número mucho mayor, aquellas que no han conservado, de forma original, su estética.

Se mantiene en buen estado estructural, aunque ha sufrido tantas modificaciones que nada se aprecia de su origen defensivo.

Está ubicada en la pedanía de Asprillas, adosada a una vivienda del siglo XVIII, que también ha sufrido muchas variaciones y una evidente modernización.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

También denominada Casa Gran d´Asprella, tiene su origen en el siglo XVI y, aunque se encuentra actualmente en perfecto estado estructural, ha sido modificada y modernizada, a pesar de que su estética no se ha visto alterada como la del Palombar.

Las diferentes familias nobles que habitaron en esta finca -los Rocafull, condes de Albatera; los Fernández de Mesa; los Ortiz o los Santacilia- a lo largo del tiempo disfrutaban de ciertas ventajas con respecto al resto de ilicitanos, ya que tributaban mucho menos en diezmos.

Su ubicación está en la carretera de la Baya, junto a una casa señorial, también restaurada y modernizada.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

Situada al norte de la pedanía de Carrús, fue propiedad del Marqués de Carrús, título que actualmente ostenta un descendiente. Está enlucida con cemento, adosada a una vivienda.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996. En la actualidad poco se aprecia de su estética original, aunque sorprenden las dimensiones del edificio.

Actualmente está pintada de color rojo y adosada a un club de alterne -de hecho forma parte de este-. Se encuentra en la carretera N-340, a la salida de Elche y hacia Alicante.

Situada en la pedanía de Les Salades, en el Camí de l´Olmet. Perdió parte de su altura y actualmente tiene una forma cúbica de unos seis metros de lado.

Es del siglo XVI y se encuentra en el interior de una finca privada.

Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

TORRES SEÑORIALES

De otras torres apenas quedan algunos restos de la base, como la del Carabassí o la del Pinet, situadas en las playas del mismo nombre. La torre de Gaitán, la de Verdi o la de Siuri desparecieron años atrás. Sin embargo, destacan más torres en el campo ilicitano; torres cuyo origen no es el Medievo ni de carácter defensivo, sino señoriales. La mayoría de estas fueron levantadas a finales del siglo XIX, con una vivienda adosada.

Situada en la pedanía de Aspirllas y construida por el fundador del segundo banco más antiguo de Elche -Banca Peral, 1870-, Manuel Peral.

Erigida igualmente en Asprillas, por un descendiente de Manuel Peral y también llamada la «Hasiendesica» de Peral.

Situada en la pedanía de Alzabares y también es conocida como la casita de Chocolate, por el color de sus remates en la fachada.

Es de estilo modernista y data de finales del siglo XIX. Cuenta con un vértice geodésico en la torre.

Se encuentra en la pedanía de Les Salades, junto a la ermita del mismo nombre y a un conjunto de edificaciones.

Su estética recuerda a una torre de origen defensivo, aunque no se ha encontrado documentación que lo acredite, por lo que se cree que es de origen señorial.

Está ubicada en la pedanía de La Hoya. Es de estilo colonial y fue construida a principios del siglo XX por Ramón Campello Martínez, el tío Ramón el Gall, quien colocó una veleta con forma de gallo en la parte superior de la torre. Campello regresó de Cuba -lugar a donde emigró con su hijo- en el año 1919 y, tras levantar la casa y torre del Gall, construyó junto a Diego Pomares -el tío Diego, importante alcalde pedáneo de La Hoya- la primera escuela del campo ilicitano, en una parcela proxima a la torre del Gall.

Situada en la plaza del ayuntamiento ilicitano, la Plaça de Baix. Se encuentra embebida en un edificio modernista, con lo cual es complicado percatarse de su existencia.

Esta torre formó parte de la muralla y albergó, desde el año 1575, el histórico reloj de Calendura y Calendureta, construido por Alfonso Gaytán. Más tarde, en el año 1759 se instalaron los muñecos, o como se conoce por parte de los ilicitanos, Miquel y Vicentet, quienes tocan las horas y los cuartos golpeando una campana con sendos martillos.

,