Hoy toca hablar de la actualidad de este país, todavía llamado España. No es difícil hacerlo, ya que cada día la tendencia cambia radicalmente y lo único que se mantiene estable es la indignación de la gente, la corrupción, el paro y los privilegios de unos pocos. Es rara la semana que no nos desayunamos un caso de dirigente "pillado in fraganti" o nuevas leyes que no hacen sino aumentar la distancia entre una élite -La Casta- y el resto de ciudadanos.

Y me apetece mucho escribir sobre el nuevo partido político aparecido a la estela del Movimiento 15M y que ha sorprendido a propios y extraños con sus resultados en la Elecciones Europeas.

Podemos

Pues sí, Pablo Iglesias es el nuevo protagonista de la vida política de este país. Muchos creían que se trataba de flor de un día, pero se han equivocado de plano. El que esto escribe vivió la Transición y puedo decir que, desde entonces, no ha habido un movimiento social ni político que pudiera poner en jaque al sistema establecido. Un sistema basado en el Bipartidismo y la Monarquía Parlamentaria. Cierto es que desde aquellos años no hemos vivido una crisis de Instituciones y Valores tan enorme como ahora. Sí, no hablo de crisis económica, ya que esta solo es una consecuencia de lo anterior, pero no el desencadenante real. Más bien ha actuado como combustible que se le echa al fuego para apagarlo. En esta situación se ha incubado un virus que ha causado el rechazo a todo lo establecido desde 1975 y, lejos de ser una anécdota, amenaza -sobre todo a LA CASTA- con quedarse mucho, mucho tiempo.

Es sabido que España es un país cuya ciudadanía tiene unas convicciones políticas cercanas, en su mayoría, a la Izquierda Moderada y ese hueco lo debía ocupar el PSOE. Desde que el siniestro e indigente intelectual José Luís Rodríguez Zapatero decidiese vender su alma al Neoliberalismo -o Diablo- en 2010, el PSOE no ha hecho más que acumular derrota tras derrota y una pérdida casi total de su masa electoral. A día de hoy es más un partido político en fase de desaparición que una alternativa seria.

Y es aquí donde el Partido de Pablo Iglesias ha sabido recoger los frutos, encarnados en una ciudadanía deseosa de un cambio frente a lo establecido que, además, está podrido de corrupción por doquier. Por supuesto, el aforamiento relámpago del Rey saliente, Don Juan Carlos I, no ha ayudado nada a cambiar la percepción que tienen los ciudadanos sobre la existencia de una élite protegida, lo que unido a la reacción virulenta que los medios de comunicación y mamporreros del PP y PSOE han tenido con Podemos y Pablo Iglesias no hacen más que despejar la senda de la revolución y el cambio. El tiempo lo dirá.

La Casta

Hace poco más de un año, la Cadena Ser publicaba una encuesta en la que los ciudadanos mostraban su repulsa al stablishment partitocrático y lo hacían de forma rotunda. En la imagen inferior se pueden consultar parte de los resultados.

Encuesta Cadena SEr
Por supuesto, esta encuesta fue silenciada rápidamente por La Casta, no fuera que la ciudadanía se enterara de sus fechorías. Un burdo intento por mirar para otro lado a la espera de que se apacigüen los ánimos. Nada más lejos de la realidad. Entre otras cosas, la encuesta arrojó estos resultados:
  • Un 88% de los españoles cree que los partidos políticos forman parte de una élite, a las que se suman grandes empresarios y banqueros, y que trabajan solo en la defensa de los intereses de unos pocos.
  • Un 59% de los ciudadanos aprueba los escraches como única manera de hacer valer sus derechos frente al abuso de los poderosos.
  • El 87% rechaza de plano el biparditismo, incluso entre los votantes de derecha, que ya es decir.
  • Los Sindicatos pasan a formar parte del Régimen establecido, es decir, La Casta, ya que cuentan solo con el 18% de apoyo. Ciertamente, se lo han ganado a pulso.

Viene a colación dicha encuesta para explicar a los muchos descerebrados, caraduras y aprovechados de la vida de este país, que además coincide que son políticos profesionales, lo que es LA CASTA. Una élite de unos pocos privilegiados que apenas ha dado palo al agua o que simplemente están ahí por ser amigo de, algo por otra parte muy español. Casos como el de los tres expresidentes del Gobierno, Aznar, Felipe González y Zapatero, que viven de los Presupuestos del Estado desde hace años y que lo harán hasta el fin de sus días. Esto podría ser hasta lógico, dado el cargo que ocuparon en su momento, pero no se trata de casos aislados. Hay un sinfín de ex-cargos de más o menos relevancia con sueldos vitalicios y prebendas de por vida. Eso sí, por ley, por unas leyes que ellos mismos aprueban como si se tratara de su cortijo particular. En realidad lo es. No contentos con esto, tienen permiso incluso para ejercer profesionalmente, algo que no pasaría de normal si no fuera porque, curiosamente, acaban en los Consejos de Administración de empresas a las que previamente habían beneficiado. Suena a guión de Telefilm, pero es real.

Y son estos siniestros sujetos los que impiden que tengamos en este país una Democracia Real, que es lo que está demandando la sociedad desde hace años. Y son estos ciudadanos los que están salvando la Democracia dando su confianza en forma de votos a alternativas derivadas de Movimientos Sociales, como Podemos, por poner un ejemplo. La ciudadanía ha entendido que la Democracia no es votar cada cuatro años y esperar que quien ha salido ganador haga lo que le dé la real gana, incluso como el PP con su famoso Programa Electoral Oculto, que no tuvo empacho en incumplir y llevar a la máxima expresión aquello de quemar después de leer.

El Rey

Juan Carlos I abdicó hace un mes y ha dejado su puesto a Felipe VI. Hasta ahí todo normal. Lo llamativo es la rapidez que han tenido a bien llevar los políticos de corte monárquico para salvaguardar a Su Majestad de posibles problemas futuros. Para ello han acelerado el proceso de aforamiento de Juan Carlos de Borbón, lo que le permitirá blindar su figura y convertirla en inviolable -aunque digan que no es realmente así-. Recordemos, estamos en el Siglo XXI y esto debió sonar mucho allá por el Siglo XVI.

Digamos que esta Ley lo que pretende es que Juan Carlos de Borbón no sea juzgado como cualquier ciudadano de a pie, sino por el Tribunal Supremo. Atrás queda la famosa frase del protagonista en un discurso de Navidad donde decía, con aparente convicción y a colación de las fechorías de su yerno aquello de: "La Ley es igual para todos". Bueno, añadamos el adverbio "casi".

Y la aprobación de esta ley lo que pretende es tener mejor controladas las aventuras judiciales de jueces de instancia que tanto "daño han hecho" a La Casta y otras institiciones protegidas por el Estado, como el Juez Castro, Garzón o Silva. El mensaje de fondo es que los jueces del Tribunal Supremo son más maleables que los primeros y, por ende, más controlables. Es una forma indecente de evitar que aparezcan por todos los Juzgados de España futuras y posibles querellas contra el Rey saliente y se torne una fiesta mediática de difícil control. En definitiva, un flaco favor a un personaje que otrora gozó de gran prestigio durante muchos años y que ahora lo va perdiendo a borbotones.

Para entendernos, se trata de proteger su figura resumiendo esto en un por ser quien sois y se altera el derecho constitucional al juez determinado por la Ley. Pero estos sujetos de La Casta ya han demostrado otras veces que La Constitución es otro jardín privado para uso y disfrute de unos pocos privilegiados.

Publicado en Artículos Recientes

Las Elecciones Europeas de mayo de 2014 nos ha dejado un mensaje claro: El bipartidismo agoniza. Por primera vez en toda la historia de nuestra "democracia" los dos principales partidos, PSOE y PP, no han sacado el 50% de los votos. Con una abstención que ha superado más de la mitad del electorado, la ciudadanía que ha ido a votar ha expresado, de manera rotunda, que no quiere seguir igual, que necesita cambios urgentes y que los dos partidos más corruptos e ineptos que España ha conocido, están en el punto de mira.

Y no es una expresión fruto de ninguna frustración personal, que también la hay, sino que los datos -por desgracia- me dan la razón. Ambos suspenden de manera vergonzosa en los índices de la mismísima UE, donde en enero de 2014 les daba una nota de 1.9 sobre 10, es decir, muy deficiente. Los resultados han sido claros y llamativos, dotando a los pequeños partidos de un protagonismo que nunca antes tuvieron.

Resultados Elecciones Europeas 2014

Es, sobre todo, un mensaje para el actual partido en el gobierno, el PP. Nuestra democracia no puede seguir consintiendo que unos señores, cada cuatro años, se apoltronen en el poder y hagan lo que les venga en gana, incluso saltándose a la torera cualquier promesa pre-electoral, como ya hizo Mariano Rajoy en 2011. Llegó con un programa electoral que luego, no solo no ha cumplido, sino que ha hecho exactamente lo contrario. En cualquier democracia avanzada esto significaría la dimisión inmediata por incapacidad o, simplemente, por no poder cumplir con sus electores. En España, no, ni siquiera ha habido una explicación, ni convincente ni pueril, directamente ninguna.

Debemos saber qué hacen estos sujetos con nuestro voto, por qué toman determinadas decisiones y a quién benefican con ellas. Qué hacen con nuestros impuestos, en qué se gastan nuestro dinero y los motivos de ello. Los ciudadanos necesitamos saber a quién votamos, no enterarnos después de poner nuestra papeleta qué ministros nos van a gobernar. Queremos saber quiénes van en las listas y votar a las personas que creamos convenientes y, por supuesto, no admitir corruptos o presuntos corruptos en las mismas.

Necesitamos que nuestros políticos voten en conciencia las Leyes, no por imposición de aparatos de partido. Eso no es democracia, es otra cosa, más parecido a la Mafia. Queremos que expliquen todas y cada una de las decisiones que toman en nuestro nombre, no que se escondan tras una pantalla de plasma y no admitan preguntas de la prensa. Exigimos a gente preparada para cada puesto, no designaciones a dedo de "amiguetes" fieles al partido de turno, sin criterio propio y que lo único que han hecho en la vida es afiliarse con 18 años y decir sí a todo.

Como quiera que nos han dejado solo la opción de elegir cada cuatro años, las consecuencias ya se están viendo. Viene un cambio radical en el mapa político. De hecho, viendo a algunos afamados tuiteros y sus reacciones, el miedo y la frustración ya empiezan a campar a sus anchas por este país. Lo más triste de todo esto es que, en vez de hacer autocrítica, se dedican a difundir el miedo a lo que viene, en plan apocalipsis bíblico. Una muestra más del nivel intelectual de nuestros dirigentes y de los adláteres que les siguen el juego.

Publicado en Artículos Recientes

Hoy he decidido que ya está bien hablar de SEO, Posicionamiento, Buscadores, márketing, etcétera. Aprovechando que estamos en Campaña Electoral, me apetece mucho hablar de política y... de los políticos. Como vivimos en un Estado secuestrado por el Bi-partidismo, me voy a centrar en los dos grandes, PSOE y PP, los dos tumores cancerígenos de nuestra mal llamada Democracia. En concreto, haré un repaso por el eslogan de cada uno, sus propuestas y sus nuevas mentiras.

PP. "Lo que está en juego es el futuro"

Estos sujetos se creen los dueños de nuestro futuro y actúan en consecuencia. El mensaje del PP es un mensaje de miedo, algo así como: "O nosotros o el diluvio". Sin ellos no hay futuro, como si el presente fuera para tirar cohetes. En la página oficial del partido podemos ver un enlace a una noticia titulada: "El PSOE transforma España en una fábrica de parados y el PP, de empleos". Y se queda tan ancho, el ínclito Arias Cañete. Es difícil ser más desahogado cuando tenemos UN MILLÓN MÁS DE PARADOS desde que gobiernan estos "estómagos agradecidos". Por cierto, la "foto-dibujo" de Arias Cañete no tiene desperdicio. Por lo visto, no ha sido posible rejuvenecer mucho al sujeto, ni tampoco disimular su exceso de "alimentación".

PP Elecciones Europeas

No faltan, por supuesto, las arengas de los cabecillas del partido, empezando por ese dechado de aptitudes para la oratoria llamada María Dolores de Cospedal, personaje siniestro y de un cinismo que supera, incluso, al de José Luís Rodríguez Zapatero, que ya es decir. Por último, haré una mención especial al enlace del Programa Electoral del PP, que viene a decir algo así como: "Seguir en la buena dirección". Un partido que en las últimas elecciones se presentó también con un programa y que, una vez ganadas las mismas, decidió que no lo cumplía, que el compromiso con sus votantes se lo pasaba por la parte que divide los glúteos y aquí paz y después gloria. Ahora tienen la caradura, desfachatez, soberbia y poca vergüenza para presentarse con nuevas promesas que, por supuesto, no van a cumplir. Y no lo van a hacer porque no gobiernan para nosotros, los ciudadanos, lo hacen para otros, más afines, más "amiguetes" y que les aseguran una jubilación de oro a todos. De traca.

PSOE. "Tú mueves Europa"

Por supuesto que movemos Europa, nos cuesta un riñón hacerlo. Pagamos buenos sueldos, buenas dietas, viajes en primera y comidas pantagruélicas a este hatajo de "zampabollos", que se beben hasta el agua de los floreros, por nuestro bien, claro. Una foto de Elena Valenciano, retocada con Photoshop hasta el ridículo, "adorna" el cartel electoral.

PSOE Elecciones Europeas

Estos del PSOE siguen en su línea, sobre todo después de la herencia que les dejó el indigente intelectual, José Luís Rodríguez Zapatero, que ahora se encuentra retirado y dándose a la gran vida a costa de los contrubuyentes, gracias a su buen hacer y al "impagable" talento que puso a nuestra disposición en los ocho años que etuvo ¿gobernando?.

Navegando por su página web, también encontramos frases jugosas, como la que dice: "Somos distintos, tanto, que somos opuestos". Nadie ha dimitido ni se le ha caído la cara de vergüenza después de "parir" este bodrio de frase. Decir a los españoles, a esta alturas, que son opuestos al PP es tomarnos por idiotas, cosa que desde hace muchos años no admite duda, lo hacen constantemente, nos humillan y nos pisan. Y a todo esto siguen siendo los mismos, idénticas caras e idénticas tonterías, un año tras otro, elección tras elección. No cambian, ¿para qué?, les va muy bien así.

Desde el momento que les seguimos el juego tienen la sarten por el mango. Las promesas sobre Listas Abiertas, más participación ciudadana y un largo etcétera que estos años atrás dijeron que iban a abordar se han quedado en eso, palabras. Ni va a haber Listas Abiertas, ni vamos a participar salvo cada cierto tiempo para, con nuestro voto, seguir manteniendo a una élite que actúa como las garrapatas en los perros. Ahí incluyo a la Iglesia Católica, la Monarquía y el Poder Judicial. Todas son instituciones que provienen de siglos pasados, de hace mucho tiempo, pero ahí siguen, con su cuota de poder perfectamente garantizada y sin que nadie ponga en duda su existencia ni su jerarquía. Hasta que no los castiguemos con una ABSTENCIÓN MASIVA, nada cambiará.

Publicado en Artículos Recientes
Página 2 de 2