• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
El Clot de Galvany | Paraje Natural Municipal de Elche

El Paraje Natural Municipal del Clot de Galvany constituye un importante humedal en el que además encontramos algunos restos de épocas pasadas. Con una extensión de 366,61 hectáreas, este paraje está catalogado como Lugar de Interés Comunitario -LIC- y como Zona Especial Protección para las Aves -ZEPA-. Ha resistido la masificación urbanística (Gran Alacant al sur, Arenales del Sol al nordeste), pues está situado en las pedanías ilicitanas de Balsares y El Altet y a pocos metros de la Playa del Carabassí.

Un poco de Historia

Excavaciones arqueológicas recientes, aunque iniciadas en el año 1997 y paralizadas hasta hace muy poco por falta de financiación, han permitido sacar a la luz los restos de una ermita datada en el siglo XVII, la cual se levantó sobre los cimientos de una edificación romana de finales del siglo I a.C. que, según investigaciones llevadas a cabo por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Alicante, fue un asentamiento campesino que utilizaría las lagunas del Clot de Galvany y tierras adyacentes para su aprovechamiento. El yacimiento arqueológico se encuentra al noroeste del paraje y se puede visitar realizando una de los dos rutas que hay señalizadas a día de hoy.

Hacia el siglo XVIII destacaba, en las cercanías del Clot de Galvany, una gran finca de más de 600 tahúllas denominada Lo i Brisó, en cuyo interior se encontraba una imponente casa y la torre homónima -se desconoce si era defensivo-, que actualmente están desaparecidas. Hoy en día existe una charca, fuera de la zona protegida, llamada Charca Brisó. Los terrenos adyacentes al Clot de Galvany fueron utilizados hasta finales del siglo XX para el cultivo; actualmente podemos ver antiguas terrazas de labranza integradas en el área de protección, así como algunos árboles dispersos, descendientes de aquellas labores, como algarrobos, olivos, higueras o granados.

En el interior del paraje podemos encontrar varias construcciones cuyo origen se remonta a la Guerra Civil Española. Hay alguna casamata -búnker- en el intinerario de cualquiera de las dos rutas disponibles, y aunque estas construcciones antiaéreas se encuentran en buen estado de conservación, no es posible visitar su interior. Actualmente sirven de refugio diurno para los murciélagos.

Casamata -Búnker- en el Clot de Galvany

El Entorno

En el paraje encontramos varias lagunas o charcas de agua salobre inundadas la mayor parte del año y cuya agua procede, principalmente, de la lluvia y de un acuífero subterráneo. Estas charcas están situadas sobre suelos Greysoles, a saber, suelos compuestos por una amplia variedad de materiales no consolidados, cuya coloración difiere según su sequedad o humedad.

En torno a estas charcas se encuentra el área del saladar, la cual raramente podemos encontrar encharcada, en la que prolifera una vegetación halófila 1 muy similar a la del Fondet de la Senieta y saladar de Agua Amarga. Algunas de estas plantas, como la Sarcocornia fruticosa o la Suaeda vera, se han utilizado durante siglos para la elaboración de jabón y vidrio, a partir de la materia resultante de la incineración de estas plantas.
1 Halófilo es el adjetivo que se aplica a los organismos que viven en medios con presencia de gran cantidad de sales.

El Clot de Galvany cuenta con numerosos miradores y observatorios de aves, dispone también de un Aula de la Naturaleza en la que se realizan diferentes actividades a lo largo del año, aptas tanto para escolares como adultos. Es desde estos puntos donde conviene comenzar la visita al paraje, ya que nos informarán con detalle sobre los itinerarios disponibles y sobre la fauna y flora fundamentales del enclave.

Rutas por el Clot de Galvany

Actualmente se pueden realizar dos rutas en al paraje. La primera, denominada El Humedal, discurre por diferentes ecosistemas como una zona de terrazas de antiguos cultivos o la zona del saladar, entre otras, sin olvidar las casamatas y miradores. La segunda se denomina El Monte y la Loma, un poco más larga que la anterior y discurre por zona de charcas, saladar y monte, pasando por varios miradores, observatorios de aves, casamatas y restos de trincheras.

En el Clot de Galvany se realizan rutas guiadas gratuitas todos los domingos y días festivos, a las diez de la mañana. Se recomienda llamar con antelación a la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Elche, con el fin de consultar actividades o cocertar una visita. El teléfono es: 966 658 028. De momento, no está permitido el acceso de mascotas y animales de compañía.

La amenaza urbanística

En diciembre de 1978, la empresa Gran Alacant S.A., que urbanizó gran parte de la sierra de Santa Pola, presentó al Ayuntamiento de Elche el Plan Parcial Lago de Elche, que consistía en construir una macro urbanización para 11.000 personas, con edificios entre tres y dieciocho plantas, en torno a un lago artificial que se alimentaría de agua marina y el el que se introducirían diferentes especies de peces que nada tenían que ver con la fauna original del Clot del Galvany. Al mismo tiempo, la vegetación se sustituiría con numerosas especies foráneas. Se presentó el pertinente informe que, entre otras lindezas, afirmaba que la insalubre zona era un foco de enfermedades.

La empresa estaba convencida de la aprobación de su proyecto, de tal modo que comenzó a realizar movimientos de tierra y a desecar parte del humedal. Esto fue denunciado por el Club Los Linces -ADENA-Elche, en febrero de 1979. El Ayuntamiento de Elche inició entonces un expediente por infracción urbanística, el cual concluyó con una sanción de 1.900.000 pesetas y la paralización del proyecto, aunque la configuración del Clot de Galvany ya había cambiado notablemente.

Un año más tarde, en 1980, la empresa presentó un nuevo proyecto con varias modificaciones, el cual fue aprobado de forma provisional por el Ayuntamiento de Elche, que recalificó los terrenos. Pero el Instituto para la Conservación de la Naturaleza -ICONA-, presentó un recurso en noviembre de 1982, que consiguió paralizar el proyecto, hasta que en 1985, el Consell denegó la aprobación definitiva aportando diferentes informes elaborados por las universidades de Valencia, Alicante y Murcia, amén del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Dos años más tarde, en 1987, la Audiencia Territorial de Valencia dio la razón a Gran Alacant, S.A., obligando al Ayuntamiento de Elche -el cual había declarado el suelo no urbanizable en 1986-, a negociar con este. Pero el Tribunal Supremo anuló la sentencia y el proyecto no se ejecutó. El Ayuntamiento de Elche, con la presión social ya latente, decidió adquirir los terrenos del Clot de Galvany, lo cual hizo en 1994, e inmediatamente inició la recuperación del humedal.

Dónde está El Clot de Galvany


Parque Municipal de Elche/Elx

El Parque Municipal de Elche destaca por sus imponentes palmeras, un rincón de paz en pleno centro urbano y rodeado a su vez por extensas plantaciones que conforman el palmeral más grande de Europa. Con 20.000 metros cuadrados, este pulmón verde es el primer jardín público diseñado en el municipio, en el año 1946. Varios huertos de palmeras configuran un espléndido marco para este simbólico rincón ilicitano que se destinó, en sus orígenes, a sala de fiestas para la burguesía. El arquitecto ilicitano Pérez y Aracil proyectó un hermoso vergel en el que hoy predominan, junto a las conocidas palmeras, cipreses y aligustres de Japón, árboles del amor, falsos pimenteros, varios tipos de ficus, araucarias, magnolias, jacarandas o azahares de la China en forma de setos.


Parque Natural Las Salinas

Introducción

El Parque Natural de Las Salinas se sitúa entre los Términos Municipales de Elche y Santa Pola. Tiene una extensión de 2.750 hectáreas y fue declarado Paraje Natural por la Generalitat en el año 1988 y Parque Natural en 1994. Esta zona, junto con el Parque Natural de El Hondo forman lo que se llama la albufera de Elche, la cual fue hondonada mediante procedimientos artificiales durante el siglo XVII, con el fin de obtener nuevas tierras de cultivo.

Este Parque Natural dispone de un centro de visitantes, donde podremos observar el Museo de la Sal, situado dentro de sus instalaciones. Su ubicación se encuentra yendo por la carretera N-332 a la altura del kilómetro 87,4.

El Entorno Natural, características

El Parque Natural de Las Salinas y los complejos lagunares que conforman este espacio se sitúan al Sur de Santa Pola y se sientan sobre una amplia zona litoral deprimida que queda separada del mar por una estrecha barra de arena. En ella encontramos un sistema dunar de suma importancia biológica y paisajística. Las aguas de este espacio natural son salobres, ya que recibe importantes cantidades de agua marina para posibilitar la obtención de sal. Sin embargo, la laguna también recibe una pequeña aportación de agua dulce o semidulce, procedente fundamentalmente del azarbe de Dalty, ocasionalmente asociadas a las precipitaciones. En consecuencia, podemos diferenciar dos ambientes paisajísticos básicos, las áreas interiores influenciadas por la dinámica dulceacuícola, dominados por carrizales y juncales y las que se encuentran modeladas por la dominancia de sales, desarrollando típicos saladares y juncales halófilos.

En las zonas de mayor salinidad, el estrato trófico vegetal lo componen formaciones de matorral dominadas por diferentes especies de sosas (especies de los géneros Arthrocnemum, Salicornia y Sarcocornia, Suaeda, Limonium). Otro ambiente destacable es la restinga dunar de 2 kilómetros de longitud que cierra la laguna original y la separa del mar. En este medio podemos descubrir especies adaptadas a suelos arenosos como el cardo marino (Eryngium maritimum) o la azucena marina (Pancratium maritimum).

Aves y Fauna

La avifauna que habita en este enclave es de especial interés, pues en él se instalan diferentes especies catalogadas en peligro de extinción a nivel global como la cerceta pardilla o amenazadas en al ámbito nacional como el tarro blanco o la canastera común. Destaca, asímismo, la colonia de flamenco común (Phoenicopterus ruber) y la gran diversidad de limícolas que se hospedan en estas lagunas durante sus pasos migratorios. Además de las aves, el Parque Natural de Las Salinas es importante por albergar una de las mejores poblaciones mundiales de fartet (Aphanius iberus), y también presencia de la aguja de río (Syngnathus abaster).

Los aprovechamientos agrícolas siempre han sido limitados, tanto por la escasez de agua como por la reducida extensión de los suelos. La extracción de la sal es el principal aprovechamiento llevado a cabo en los terrenos del parque, contrastando con las infraestructuras turísticas que cada día adquieren un mayor protagonismo en el entorno. La caza y en especial la de las aves acuáticas, supone otra actividad tradicional, pero en la actualidad este uso se encuentra intensamente regulado por los problemas de plumbismo ocasionados en los últimos años con el incremento de la intensidad de dicha actividad.

Dónde está el Parque Natural Las Salinas


La Phoenix Dactylifera es la Palmera más común en Elche. Se trata de una Palmera de tronco único o bien ramificado -como la Palmera Imperial-, de hasta 20 metros de altura y entre 40-50 centímetros de tronco. Presenta hojas Pinnadas, de hasta 6-7 metros de longitud adornadas con otras más pequeñas o folíolos de de unos 45 centímetros de largo.

Se le ha comparado muchas veces con la palmera canaria -Phoenix Cannariensis- pero las diferencias son ostensibles. La Phoenix Dactylifera alcanza mayor altura y su tronco es ostensiblemente más delgado, mientras que sus hojas son de color verde azulado, siendo la canaria verde. Aunque la diferencia principal es que la Palmera que se encuentra en Elche produce dátiles, verdaderos dátiles.


Distribución Natural

La mayor parte de los datos recabados señalan el origen de esta especie en el Suroeste de Asia y Norte de África.


Introducción Mundial

Esta especie se ubica en regiones que se extienden desde Arabia hasta el Golfo Pérsico donde conforma la vegetación de los conocidos oasis. Se cultiva también en el Mediterráneo septentrional -Elche- y en la parte meridional de los Estados Unidos.


Hábitat

Sobre todo terrenos abiertos y de ambiente cálido o muy cálido, con muchas horas de sol. Obviamente, nuestra área es ideal para el cultivo y la propagación de la Phoenix Dactylifera. Es resistente a todo tipo de suelos siempre y cuando sean húmedos o tengan cercanía al mar. Eso sí, para que sus frutos tengan las condiciones ideales necesitan temperaturas por encima de los 40 grados.


Biología

Según algunos datos, la longevidad que pueden alcanzar estas Palmeras oscila entre los 250-300 años. Entre los 8 y 10 años comienza a producir los frutos, haciéndolo de forma abundante hasta los 60-80 años. La reproducción sexual se hace por semillas y tardan aproximadamente 2 meses en germinar. Su producción de dátiles es impresionante, pudiendo ofrecer 100 kilogramos por árbol y año.

Presenta una gran capacidad para desarrollarse en todo tipo de terrenos cercanos al mar y diferentes tipos de clima. No se ven afectados por las brisas salinas ni el agua salobre. Resiste bajas temperaturas, de hasta -10 grados centígrados. Eso sí, con -4 grados las hojas comienzan a quemarse. Resiste bien en suelos encharcados y puede estar así durante más dos meses, siendo también excelente en suelos secos.


El Dátil

Los dátiles tienen una composición de taninos que le otorga propiedades medicinales frente a desarreglos intestinales. Como una infusión, decocción, jarabe, o pasta, los dátiles pueden administrarse para ardor de garganta, resfriados o procesos bronquiales.


Más Contenido