Blog

Artículos del Blog de ESM
30 Ago

La importancia de la Temperatura para conservar el Vino

Por 

Conservar el vino es esencial para todos aquellos profesionales y aficionados que disponen de una bodega privada y que suelen acudir a ella para contemplar y escoger alguna de las joyas que allí guardan. Para nuestros lectores de Elche Se Mueve, ponemos a vuestra disposición unos consejos para la conservación de nuestros vinos en lo que a temperatura se refiere, en concreto Pedro de Benito nos cuenta cómo conservar el vino en este interesante artículo. Y os recomendamos para ello un sistema de revestimiento para mantener, enfriar o disminuir la temperatura de nuestra bodega.

Después de adquirir nuestro vino y dirigirnos a casa para guardarlo, hemos de tener en cuenta una serie de factores imprescindibles, entre ellos la temperatura. Es por esto que tenemos que buscar siempre la ubicación natural más fresca y que posea una humedad razonable. Nos centramos en la temperatura.

Temperatura

Esta debe ser lo más estable posible. Entre 10º y 14ºC sería lo ideal, sin superar nunca los 18ºC. Cuanto más baja mantengamos la temperatura de la bodega, más lenta será la evolución del vino en la botella y estos durarán más. Las temperaturas variables hacen que los vinos se dilaten y contraigan, provocando mucha presión en el corcho y haciendo que rezumen los tapones -transpirar un líquido por los poros de un recipiente-, lo que provoca evoluciones prematuras que estropean el caldo.

También se debe tener en cuenta la temperatura que hay en la sala, restaurante, etcétera, donde vayamos a tomar el vino. Si este está muy frío puedes aumentar su temperatura rápidamente con el calor del ambiente. En cambio, servido a temperatura demasiado alta perderá parte de su atractivo, ya que cuanto más caliente está el vino, más se potencia el alcohol y el azúcar y perdemos rápidamente los aromas. Al contrario, si el vino está demasiado frío, se produce una mayor sensación de astringencia y aspereza en el paladar y el paso por la boca anestesia las papilas de la lengua, lo que impide percibir los sabores del vino.

Revestimiento Cool-R

Para conseguir mantener la temperatura o incluso rebajarla, disponemos del revestimiento Cool-R, una membrana impermeabilizante altamente reflectante que protege las cubiertas del calor y el agua. Puede aplicarse sobre cubiertas nuevas y en rehabilitación, ya sean planas o inclinadas. Aporta los siguientes beneficios:

  • Enfriamiento
  • Impermeabilización
  • Alta duración
  • Reflectancia
  • Disminución de la temperatura de la cubierta

Este tipo de solución resulta altamente recomendable para almacenes específicos, como pueda ser una bodega para nuestros vinos. Además, disminuye ostensiblemente la factura de energía y los costes de refrigeración. Protege nuestra bodega de temperaturas extremas y es resistente al viento y al polvo.

Visto 2074 veces Modificado por última vez en Martes, 30 Agosto 2016 21:01

Comparte y comenta