Blog

Artículos del Blog de ESM
01 Nov

Explosión de Podemos en las encuestas

Por 

El partido de Pablo Iglesias, Podemos, ha dado un vuelco radical a la intención de voto en apenas diez meses de vida. La encuesta que publica este domingo El País, deja bien a las claras que la alternativa surgida del Movimiento 15M no es flor de un día y que ha venido, no solo a quedarse, sino a consolidar una manera novedosa de hacer política. No se trata solo de un terremoto electoral de pequeñas proporciones; Podemos ha hecho saltar por los aires cualquier previsión con respecto a sus posibilidades. Ahora mismo está en disposición de luchar por el poder con las máximas garantías. Pero, ¿por qué ha ocurrido esto?, ¿qué responsabilidad tienen PP y PSOE en la debacle?. Vayamos por partes, echemos un pequeño vistazo a la encuesta y después, expliquemos sus motivos.

Vault Press

La corrupción

Obviamente este es el caballo de batalla, la auténtica razón del ascenso de Podemos, sin desmerecer otras cuestiones, pero la ciudadanía está más que harta de tanto ladrón de guante blanco. Aun con todo, no solo es la corrupción visible la que indigna a los españoles, es la falta de reacción de los dos principales partidos en el panorama político, a saber, PP y PSOE. Como quiera que, el que más y el que menos, está pringado de suciedad, nadie se atreve a dar un paso al frente y, por ende, envía un mensaje meridiano a la sociedad: "No podemos hacer nada porque nosotros también estamos en el ajo". Incluso puede que no sea así, pero para el ciudadano medio ya no valen medias tintas, ni pedir perdón, ni excusas baratas, quiere medidas concretas y contundentes.

Todo esto aderezado con frases como "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", que, viendo el entramado mafioso que se han montado estos ladrones resulta, cuando menos, para cabrerarse bastante. No solo roban, sino que encima nos echan la culpa de la crisis y sus consecuencias. Todavía me pregunto cómo hay gente que aún tiene intención de votar a alguno de estos dos partidos. Los datos son demoledores, 1.900 imputados y 170 condenados en 130 casos de corrupción. Enhorabuena.

Ataques a Podemos

Para añadir a la lista de despropóstidos de los dos partidos mayoritarios están los ridículos ataques a Podemos, con alusiones a su aspecto, a su verborrea, a sus ideas revolucionarias y un largo etcétera que ya se ha expresado en este Blog. Es como si quisieran tomarnos por idiotas, lo cual tampoco es tan sorprendente. Si hemos llegado hasta este punto, algo de inocentes tenemos los españoles.

Y esos ataques han venido de todos los puntos posibles, desde los políticos de los dos partidos mayoritarios -y otros más pequeños-, pasando por los medios de comunicación afines, los empresarios, las grandes corporaciones y un largo etcétera de instituciones que ven peligrar su estatus. Como no han podido desprestigiar al partido de Pablo Iglesias -al contrario, le han hecho una campaña impagable- ahora han optado por las coaliciones, que ya tiene nombre: El gran pacto nacional, entre PP y PSOE. Esto, bajo mi modesta opinión, no es más que el tiro de gracia. Si se les ocurre ir de la mano o insinuar siquiera que van a hacer una gran coalición con el fin de frenar a Podemos, el cataclismo en las urnas promete ser de época.

Y no es algo que haya nacido de la cúpula de los partidos, incluso históricos representantes del socialismo español, como Alfonso Guerra, han arremetido contra Podemos. La última andanada, en la revista que él mismo preside, Temas, ha escrito un editorial donde detalla punto por punto el peligro de los populismos y su evidente similitud con los hechos acaecidos en España en los años 30 y que desembocaron en la Guerra Civil. Miedo puro y duro. Esta editorial recuerda que el populismo suele encontrar su mejor caldo de cultivo en contextos de crisis e incertidumbre en los que aumenta el malestar ciudadano y se multiplican los problemas, la confusión y las frustraciones.. Acaban de descubrir la pólvora. Efectivamente, por eso ellos también son responsables de la aparición de este fenómeno tan extremo y peligroso -como dicen ellos-, porque no han sido capaces de dar solución a los problemas de la sociedad. La cuestión es que, digan lo que digan, argumenten lo que argumenten, siempre serán responsables de lo que está ocurriendo. Ellos están en el poder, no está Podemos, ellos toman decisiones, no las toma Podemos. Parece que hay que recordárselo de vez en cuando.

La democracia

España no es, provisionalmente, una democracia. La han eliminado hace muchos años, en concreto y con especial énfasis, al comienzo de esta crisis. No nos engañemos, votar cada cuatro años no es sinónimo de vivir en democracia. Un dictadura que permite el voto a los ciudadanos con el fin de perpetuarse en el poder es muy parecido a lo que tenemos. La realidad a día de hoy es que los españoles no creen en sus gobernantes, es más, tienen una imagen de ellos muy, muy desfavorable. La mayoría tiene muy claro que no nos representan bajo ningún concepto, que son mediocres, que están en política para aprovecharse de lo público y que, ni por asomo, son sensibles a nuestros problemas y, mucho menos, capaces de dar solución a estos. En este caldo de cultivo, a la ciudadanía solo le cabía el honor de votar cada cuatro años para elegir lo mismo, el continuismo. En los últimos años, con la crisis económica, la exclusión social, la pobreza e incluso el hambre en determinados estratos sociales, no ha hecho sino aumentar las diferencias entre la clase política y los ciudadanos y, lejos de mermar la distancia, esta aumenta día a día con los casos de corrupción y la actitud de los líderes políticos.

Visto 1330 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.