Blog

Cómo nos han cambiado las Redes Sociales: Lo Bueno

Por 

Es difícil de creer que, hace sólo una década, las Redes Sociales o Social Media era poco más que una tendencia incipiente. Hubo sitios web como Friendster y MySpace que tenían un buen nivel de aceptación, pero los usuarios en su conjunto no habían llegado en masa a ellos.

En 2005, Facebook se encontraba todavía en sus primeras etapas de implantación en todo el mundo. Twitter apareció más o menos por aquel entonces, pero muchos de nosotros lo vimos más como un entretenimiento sin mucho sentido. LinkedIn fue básicamente un currículum profesional y Google ni siquiera se enteró de lo que pasaba hasta 2011, seguido más tarde por Pinterest, Tumblr, Instagram y otras plataformas.

Pero si avanzamos hasta 2014, las Redes Sociales se han convertido no sólo en una parte clave de la vida moderna, además de un canal de marketing útil para las empresas de todos los tamaños y sectores. Es como los teléfonos, si preguntas a un jovencito de hoy día se sorprendería de que, hace diez años, los llevábamos únicamente para hablar y mucho más sorprendente para ellos si supieran que hace 15-20 años ni siquiera teníamos. Por tanto, existe una generación de jóvenes que han crecido ya con los smartphones y las Redes Sociales como parte de su cultura y modo de vida.

El hecho es que pasamos más de una hora al día conectados a las Redes Sociales, por término medio, lo que supone un tiempo muy elevado. La comunicación social mejora nuestra experiencia de vida y también nos muestra algunas de las formas más feas del carácter humano. Muchos estarán de acuerdo en la mayoría de los casos y algunos algo menos. Veamos pues las cosas buenas y malas de las Redes Sociales.

Lo BUENO

Acceso inmediato a la Información

Teniendo en cuenta la consolidación de las empresas del mundo mediático, es bastante fácil cuestionar si las noticias que recibimos de los principales medios de comunicación son completas o no. Después de todo, no es raro leer o escuchar mucho más sobre el último escándalo de una «celebrity» que un golpe de Estado en Turquía o en otras partes del mundo.

Un ejemplo es Twitter y su acceso inmediato a la información más reciente. Cuando Osama Bin Laden fue abatido en Pakistán, había un ciudadano en las inmediaciones que tuiteó lo que estaba pasando durante toda la noche, lo que nos da a entender que muchos nos enteramos antes de la noticia que los periódicos y televisiones, pues posteriormente apareció a nivel mundial una noticia de la que ya teníamos información.

Las Redes Sociales también son de gran utilidad para la expansión de nuestro Contenido propio. Una vez escrito el artículo, revisado y publicado, se comparte de manera proactiva, con lo que el volumen de los Contenidos en general se aumenta exponencialmente. En realidad no hay escasez de opiniones expertas o anónimas y las fuentes de las que podemos sacar nuestras propias conclusiones sobre lo que realmente está pasando en el mundo son casi infinitas.

Conectividad Global

Aún recuerdo los teléfonos con diales antiguos, no hace tanto. Si se llamaba a alguien y no contestaba, había que volver a intentarlo y tener la esperanza de poder hablar con la persona en ese momento. Cuando la llamada entraba, no existía identificador alguno, simplemente se contestaba un «Hola». Era muy complicado ponerse al día con amigos que no veías hacía mucho, así que había que escribir a mano y enviar una carta para comunicarnos cómo nos iba y esperar los días correspondientes a que llegara el correo.

Hoy en día, si no se puede conectar con alguien vía telefónica puedes dejar un mensaje de voz o enviar un mensaje de texto. O mejor aún, un tuit, mensaje en Facebook o mantener el contacto en algún otro medio. Se puede ver lo que otros están haciendo en cuestión de segundos y prácticamente en el momento que lo están haciendo, suponiendo que lo comparten en una red social. No es difícil ponerse al día con alguien si quieren o queremos ser encontrados. Aunque todo ello haya mermado significativamente nuestra privacidad, pero eso es otra historia.

Opinión y Voces Globalizadas

Similar a lo dicho anteriormente, era extremadamente difícil acceder a una plataforma con audiencia a nivel mundial donde se podían compartir las opiniones o conclusiones hace apenas 25 años. A principios de 1990 resultaba muy complicado hacer llegar una carta o mensaje a un simple director de periódico local y mucho más conseguir que publicaran un artículo nuestro.

Hoy en día, todo lo que tenemos que hacer es acceder a nuestra plataforma favorita. Podemos despotricar, delirar, contar chistes, compartir imágenes y, en general, mezclar la razón con los sentimientos, por decirlo de alguna forma. Para aquellos de nosotros que además escribimos, se tarda sólo un par de minutos en crear un blog y empezar a plasmar nuestros pensamientos en palabras. Y esos pensamientos que nos pueden parecer irrelevantes convertirse en virales sin esperarlo ni pretenderlo.

Es mucho más fácil hacer algo notable y notorio y hacerlo llegar a la gente en todo el planeta, lo que ha sido imposible en cualquier momento de nuestra historia siendo personas anónimas. Ahora tenemos voces verdaderamente globalizadas. Todo un privilegio.

Hashtags

El Hashtag se originó en Twitter y, finalmente, acabó contagiándose a otras Redes Sociales. Los Hashtags sirven a un propósito muy importante en Twitter, sobre todo los primeros días -se podría llamar como una especie de «conglomerado» de una tendencia específica, evento o tema-, y filtra todo lo que no tiene relación con dicho Hashtag. Esto era extraordinariamente relevante, pues permitía a Twitter enfocar una conversación. Es increíble cómo la gente encuentra respuestas a problemas o necesidades por sí mismos, y sacan el máximo provecho de una plataforma. Aquí radicaba la singularidad de Twitter -Herramienta poderosa pero de manejo muy sencillo-, 140 caracteres para publicar lo que quisiéramos y adaptar la experiencia a nuestras propias preferencias. Ahora, los Hashtags se han convertido en un fenómeno y muchos usuarios lo utilizan para hacer virales sus Contenidos, ya que funcionan casi como palabras clave para las Redes Sociales, que hace tiempo que se convirtieron en parte de la cultura popular en lo referente a las discusiones online.

Las redes sociales permiten a las empresas en todo el mundo amplificar su mensaje de una manera que nunca creyeron posible hace sólo una década o dos a lo sumo. Hace solo veinte años, una gran empresa que quería ser vista y oída a nivel mundial tenía que gastarse ingentes cantidades de dinero. Y además solo estaba al alcance de las más grandes, si se trataba de una pequeña empresa, las posibilidades de tener un alcance global eran nulas.

Y las posibilidades de estas pequeñas empresas son casi ilimitadas y, algunas veces, insospechadas. Quizá un ingenioso vídeo promocional, una opinión novedosa que nunca antes en el pasado se tuvo en cuenta, la creación y difusión de nuevos conocimientos, etcétera. Todo lo anterior se puede convertir en un reguero de pólvora que recorra todos los rincones del planeta. Esto quiere decir que las Redes Sociales han conseguido que pequeños negocios o personas individuales puedan jugar en la misma liga que los grandes. Estamos acostumbrados ya a esto, pero echando la vista atrás, no deja de ser casi ciencia ficción.

Alberto D.

Administrador y Webmaster del Portal Elche Se Mueve, Diseñador Industrial e Internauta desde el año 1994, cuando nació la Red de Redes en España. Residente en Elche y sin afiliaciones políticas ni religiosas. Amén. También puedes seguirme en mi perfil de Google+

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.