El Paraje Natural Municipal del Clot de Galvany constituye un importante humedal en el que además encontramos algunos restos de épocas pasadas. Con una extensión de 366,61 hectáreas, este paraje está catalogado como Lugar de Interés Comunitario -LIC- y como Zona Especial Protección para las Aves -ZEPA-. Ha resistido la masificación urbanística (Gran Alacant al sur, Arenales del Sol al nordeste), pues está situado en las pedanías ilicitanas de Balsares y El Altet y a pocos metros de la Playa del Carabassí.

Un poco de Historia

Excavaciones arqueológicas recientes, aunque iniciadas en el año 1997 y paralizadas hasta hace muy poco por falta de financiación, han permitido sacar a la luz los restos de una ermita datada en el siglo XVII, la cual se levantó sobre los cimientos de una edificación romana de finales del siglo I a.C. que, según investigaciones llevadas a cabo por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Alicante, fue un asentamiento campesino que utilizaría las lagunas del Clot de Galvany y tierras adyacentes para su aprovechamiento. El yacimiento arqueológico se encuentra al noroeste del paraje y se puede visitar realizando una de los dos rutas que hay señalizadas a día de hoy.

Hacia el siglo XVIII destacaba, en las cercanías del Clot de Galvany, una gran finca de más de 600 tahúllas denominada Lo i Brisó, en cuyo interior se encontraba una imponente casa y la torre homónima -se desconoce si era defensivo-, que actualmente están desaparecidas. Hoy en día existe una charca, fuera de la zona protegida, llamada Charca Brisó. Los terrenos adyacentes al Clot de Galvany fueron utilizados hasta finales del siglo XX para el cultivo; actualmente podemos ver antiguas terrazas de labranza integradas en el área de protección, así como algunos árboles dispersos, descendientes de aquellas labores, como algarrobos, olivos, higueras o granados.

En el interior del paraje podemos encontrar varias construcciones cuyo origen se remonta a la Guerra Civil Española. Hay alguna casamata -búnker- en el intinerario de cualquiera de las dos rutas disponibles, y aunque estas construcciones antiaéreas se encuentran en buen estado de conservación, no es posible visitar su interior. Actualmente sirven de refugio diurno para los murciélagos.

Casamata -Búnker- en el Clot de Galvany

El Entorno

En el paraje encontramos varias lagunas o charcas de agua salobre inundadas la mayor parte del año y cuya agua procede, principalmente, de la lluvia y de un acuífero subterráneo. Estas charcas están situadas sobre suelos Greysoles, a saber, suelos compuestos por una amplia variedad de materiales no consolidados, cuya coloración difiere según su sequedad o humedad.

En torno a estas charcas se encuentra el área del saladar, la cual raramente podemos encontrar encharcada, en la que prolifera una vegetación halófila 1 muy similar a la del Fondet de la Senieta y saladar de Agua Amarga. Algunas de estas plantas, como la Sarcocornia fruticosa o la Suaeda vera, se han utilizado durante siglos para la elaboración de jabón y vidrio, a partir de la materia resultante de la incineración de estas plantas.
1 Halófilo es el adjetivo que se aplica a los organismos que viven en medios con presencia de gran cantidad de sales.

El Clot de Galvany cuenta con numerosos miradores y observatorios de aves, dispone también de un Aula de la Naturaleza en la que se realizan diferentes actividades a lo largo del año, aptas tanto para escolares como adultos. Es desde estos puntos donde conviene comenzar la visita al paraje, ya que nos informarán con detalle sobre los itinerarios disponibles y sobre la fauna y flora fundamentales del enclave.

Rutas por el Clot de Galvany

Actualmente se pueden realizar dos rutas en al paraje. La primera, denominada El Humedal, discurre por diferentes ecosistemas como una zona de terrazas de antiguos cultivos o la zona del saladar, entre otras, sin olvidar las casamatas y miradores. La segunda se denomina El Monte y la Loma, un poco más larga que la anterior y discurre por zona de charcas, saladar y monte, pasando por varios miradores, observatorios de aves, casamatas y restos de trincheras.

En el Clot de Galvany se realizan rutas guiadas gratuitas todos los domingos y días festivos, a las diez de la mañana. Se recomienda llamar con antelación a la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Elche, con el fin de consultar actividades o cocertar una visita. El teléfono es: 966 658 028. De momento, no está permitido el acceso de mascotas y animales de compañía.

La amenaza urbanística

En diciembre de 1978, la empresa Gran Alacant S.A., que urbanizó gran parte de la sierra de Santa Pola, presentó al Ayuntamiento de Elche el Plan Parcial Lago de Elche, que consistía en construir una macro urbanización para 11.000 personas, con edificios entre tres y dieciocho plantas, en torno a un lago artificial que se alimentaría de agua marina y el el que se introducirían diferentes especies de peces que nada tenían que ver con la fauna original del Clot del Galvany. Al mismo tiempo, la vegetación se sustituiría con numerosas especies foráneas. Se presentó el pertinente informe que, entre otras lindezas, afirmaba que la insalubre zona era un foco de enfermedades.

La empresa estaba convencida de la aprobación de su proyecto, de tal modo que comenzó a realizar movimientos de tierra y a desecar parte del humedal. Esto fue denunciado por el Club Los Linces -ADENA-Elche, en febrero de 1979. El Ayuntamiento de Elche inició entonces un expediente por infracción urbanística, el cual concluyó con una sanción de 1.900.000 pesetas y la paralización del proyecto, aunque la configuración del Clot de Galvany ya había cambiado notablemente.

Un año más tarde, en 1980, la empresa presentó un nuevo proyecto con varias modificaciones, el cual fue aprobado de forma provisional por el Ayuntamiento de Elche, que recalificó los terrenos. Pero el Instituto para la Conservación de la Naturaleza -ICONA-, presentó un recurso en noviembre de 1982, que consiguió paralizar el proyecto, hasta que en 1985, el Consell denegó la aprobación definitiva aportando diferentes informes elaborados por las universidades de Valencia, Alicante y Murcia, amén del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Dos años más tarde, en 1987, la Audiencia Territorial de Valencia dio la razón a Gran Alacant, S.A., obligando al Ayuntamiento de Elche -el cual había declarado el suelo no urbanizable en 1986-, a negociar con este. Pero el Tribunal Supremo anuló la sentencia y el proyecto no se ejecutó. El Ayuntamiento de Elche, con la presión social ya latente, decidió adquirir los terrenos del Clot de Galvany, lo cual hizo en 1994, e inmediatamente inició la recuperación del humedal.

Dónde está El Clot de Galvany

Publicado en Parques y Jardines

El Parque Municipal de Elche destaca por sus imponentes palmeras, un rincón de paz en pleno centro urbano y rodeado a su vez por extensas plantaciones que conforman el palmeral más grande de Europa. Con 20.000 metros cuadrados, este pulmón verde es el primer jardín público diseñado en el municipio, en el año 1946. Varios huertos de palmeras configuran un espléndido marco para este simbólico rincón ilicitano que se destinó, en sus orígenes, a sala de fiestas para la burguesía. El arquitecto ilicitano Pérez y Aracil proyectó un hermoso vergel en el que hoy predominan, junto a las conocidas palmeras, cipreses y aligustres de Japón, árboles del amor, falsos pimenteros, varios tipos de ficus, araucarias, magnolias, jacarandas o azahares de la China en forma de setos.

El Parque Municipal de Elche consta de cinco huertos principales de palmeras, situados en las proximidades de la estación ferroviaria. Los del Colomer, Real, Mare de Déu y Baix fueron cedidos en la mitad del siglo XVII por su entonces propietario, el presbítero Nicolás Caro, a la patrona de la ciudad, la Virgen de la Asunción, a través de testamento. El quinto, el Hort del Xocolater, ubicado dentro del mismo conjunto de jardines y con una estructura formal paralela, es de propiedad privada, aunque el Ayuntamiento corre con su mantenimiento. Precisamente uno de los antiguos huertos del parque llamó la atención de Amadeo de Saboya, Rey de España, durante la visita que realizó a la ciudad el 16 de marzo de 1871.

De obligada visita

Molí Real

El Molí Real es un antiguo molino maquilero del siglo XVIII, que funcionaba con un salto de las aguas de la acequia Mayor y que conserva característicos arcos y contrafuertes en su fachada al río Vinalopó. Dispone de Centro de Visitantes y albergó, en su momento, los Museos de la Palma y Arqueológico.

Rotonda del Parque Municipal

Llamado también Hort de Baix, la Rotonda del Parque Municipal es un bello rincón en pleno entorno verde. Cuenta con un templete instalado en los años 80 del pasado siglo, similar al que hubo en la Glorieta a mediados de los años 60.

Palomar

El Palomar está situado junto a la Rotonda y su nombre viene del huerto que lo albergaba -Colomer-, en valenciano. Allí se puede dar de comer a las palomas, lo que supone una de las actividades más comunes entre los visitantes.

Palomar Parque Municipal
Rotonda y Palomar en el Parque municipal

Horarios y precios

Invierno
De 07:00 a 21:00 horas
Verano
De 07:00 a 24:00 horas
Precios:
Entrada gratuita
Palomar Parque Municipal
Palomar en el Parque Municipal

En la Actualidad

El Parque Municipal es en la actualidad uno de los lugares más visitados, deliciosos y atractivos de Elche. De diseño moderno y original, con cierto sabor árabe, del que es imposible desprenderse, dispone de jardines de flores, parterres, viveros, estanques, fuentes, árboles, bancos y pérgolas para el descanso, atracciones infantiles e, incluso, algunas instalaciones deportivas para la práctica del baloncesto, tenis o ciclismo. Las vistas desde el otro lado del río ofrecen una panorámica de huertos con la cúpula de la Basílica de Santa María sobresaliendo entre las palmeras. Un regalo para los sentidos.

Ubicación

Publicado en Parques y Jardines

La Phoenix Dactylifera es la Palmera más común en Elche. Se trata de una Palmera de tronco único o bien ramificado -como la Palmera Imperial-, de hasta 20 metros de altura y entre 40-50 centímetros de tronco. Presenta hojas Pinnadas, de hasta 6-7 metros de longitud adornadas con otras más pequeñas o folíolos de de unos 45 centímetros de largo.

Se le ha comparado muchas veces con la palmera canaria -Phoenix Cannariensis- pero las diferencias son ostensibles. La Phoenix Dactylifera alcanza mayor altura y su tronco es ostensiblemente más delgado, mientras que sus hojas son de color verde azulado, siendo la canaria verde. Aunque la diferencia principal es que la Palmera que se encuentra en Elche produce dátiles, verdaderos dátiles.


Distribución Natural

La mayor parte de los datos recabados señalan el origen de esta especie en el Suroeste de Asia y Norte de África.


Introducción Mundial

Esta especie se ubica en regiones que se extienden desde Arabia hasta el Golfo Pérsico donde conforma la vegetación de los conocidos oasis. Se cultiva también en el Mediterráneo septentrional -Elche- y en la parte meridional de los Estados Unidos.


Hábitat

Sobre todo terrenos abiertos y de ambiente cálido o muy cálido, con muchas horas de sol. Obviamente, nuestra área es ideal para el cultivo y la propagación de la Phoenix Dactylifera. Es resistente a todo tipo de suelos siempre y cuando sean húmedos o tengan cercanía al mar. Eso sí, para que sus frutos tengan las condiciones ideales necesitan temperaturas por encima de los 40 grados.


Biología

Según algunos datos, la longevidad que pueden alcanzar estas Palmeras oscila entre los 250-300 años. Entre los 8 y 10 años comienza a producir los frutos, haciéndolo de forma abundante hasta los 60-80 años. La reproducción sexual se hace por semillas y tardan aproximadamente 2 meses en germinar. Su producción de dátiles es impresionante, pudiendo ofrecer 100 kilogramos por árbol y año.

Presenta una gran capacidad para desarrollarse en todo tipo de terrenos cercanos al mar y diferentes tipos de clima. No se ven afectados por las brisas salinas ni el agua salobre. Resiste bajas temperaturas, de hasta -10 grados centígrados. Eso sí, con -4 grados las hojas comienzan a quemarse. Resiste bien en suelos encharcados y puede estar así durante más dos meses, siendo también excelente en suelos secos.


El Dátil

Los dátiles tienen una composición de taninos que le otorga propiedades medicinales frente a desarreglos intestinales. Como una infusión, decocción, jarabe, o pasta, los dátiles pueden administrarse para ardor de garganta, resfriados o procesos bronquiales.

Publicado en Parques y Jardines

El Parque Natural de El Hondo se ubica entre los términos municipales de Elche y Crevillente. Forma parte de la antigua Albufera de Elche y es donde desemboca el Río Vinalopó. Fue desecada en la Edad Media con el fin de convertirlo en terreno cultivable. Las aguas de los embalses de El Hondo tienen su procedencia de la desembocadura del Río Segura y son elevadas desde el Molino de San Antonio para abastecer a los regantes de la Comunidad de Riegos de Levante, que es la propietaria. Cuenta con 2.495 hectáreas y fue declarado Parque Natural por la Generalitat Valenciana en el año 1988.

El Parque Natural de El Hondo forma parte del Convenio Internacional RAMSAR cuya finalidad es la protección de zonas húmedas, además de la Directiva Europea ZEPA, para zonas especiales de protección de aves.

Un poco de Historia

El embalse o también llamado laguna de El Hondo, supone el resto de una amplia zona de marismas que ocupaba la mayor parte de la depresión Río Vinalopó-Río Segura, modificado a lo largo del tiempo por los aportes fluviales y los cambios derivados del impacto agrícola. Hoy día, este espacio ecológico y protegido consta de dos embalses reguladores de riegos, charcas naturales, carrizales, juncales, huertos y extensiones de saladares. Recibe escorrentías corriente de agua que se vierte al rebasar su depósito o cauce naturales o artificiales. de la Sierra de Crevillente y por sobrantes del Río Segura.

Pasarela Parque Natural El Hondo

Lo que conocemos actualmente como Humedal de El Hondo tiene su origen en 1923, cuando se excavó el embalse de Levante, de 409 hectáreas. Entre 1940 y 1942 se construye el embalse de poniente -658 hectáreas y 11 hectómetros cúbicos- y con el agua de estos embalses, que procedía del Río Segura, se consigue regar 40.000 hectáreas en la zona comprendida entre San Juan y Orihuela. Además de los embalses antes mencionados, El Hondo dispone de distintas charcas estacionales, varias de ellas constituidas para estudios cinegéticos, amén de saladares y tierras donde aún se mantienen cultivos.

Los cultivos agrícolas que rodean al Parque Natural de El Hondo y las poblaciones cercanas de San Felipe de Neri, Dolores, Catral y San Isidro, se asientan sobre lo que antiguamente fue la extensa albufera de Elche, que se mantuvo hasta el siglo XVIII. El origen del Parque Natural de El Hondo es antropológico, pero no hay que olvidar que su historia como semilla de este paisaje se remonta a la dominación árabe y conlleva unos factores ambientales, sociales e hídricos concretos que dieron lugar a este Parque Natural.

Clima, Flora y Fauna

El Hondo presenta un clima mediterráneo, semiárido y muy típico del sureste de la Península Ibérica. En cuanto a la flora, es posible diferenciar dos tipos, dependiendo de la profundidad y salinidad de sus aguas. En los embalses apenas hay vegetación en la profundidad, debido a que dispone de una gua relativamente dulce, aunque destacan el carrizo y el junco. Por el contrario, en las charcas que se encuentra más en la periferia sí podemos encontrar diversas especies que abundan en los saladares, debido precisamente a que se trata de aguas con más cantidad de sal, amén de una mayor calidad.

En cuanto a la fauna, podemos destacar la anguila y el mújol, pero por encima de todos los acuáticos está el fartet, pez muy abundante en la región mediterránea de España. Por lo que respecta a la fauna relativa a las aves, sí que encontramos abundancia, como por ejemplo la cerceta pardilla y la malvasía cabeciblanca, siendo estas dos de las principales poblaciones mundiales. También destacan la garza imperial, el martinete y la garcilla cangrejera. En menor medida podemos encontrar la avoceta, la cigüeñela, la canastera, la gaceta cornuda, el pájaro moscón y el carricerín real. Para terminar, se encuentran en El Hondo aves rapaces, como el águila pescadora, el aguilucho lagunero o el águila moteada.

Cómo Llegar

Para llegar al Parque Natural El Hondo desde Elche, debemos tomar la CV-875 (carretera de Matola). En el kilómetro 8 veremos, a la izquierda, un desvío a San Felipe Neri, por el que seguiremos. Cuando termina el anterior camino, giramos a la derecha y, tras cuatro minutos, cruzamos un azarbe; el camino de tierra que queda a la izquierda nos conducirá al centro de información del Parque Natural El Hondo.

El recinto de este Parque Natural está abierto normalmente los domingos y se puede realizar una ruta de observación de aves -itinerario ornitológico- muy fácil y amena. Además, este Parque Natural cuenta con un centro de información que detallamos a continuación.

Información y visitas

Centro de Interpretación del Parque Natural de El Hondo
Finca El Rincón, Azarbe de Afuera s/n
03158 San Felipe de Neri (Crevillent)
T: 966 67 85 15
T: 679 195 852
E-mail
[email protected]
Web
parquesnaturales.gva.es/
Publicado en Parques y Jardines