El mundo actualmente está luchando contra una pandemia global de SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa COVID-19. A día 10 de mayo de 2020, hay más de 4,000.000 de casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo con 280.000 muertes totales. En este momento, grandes sectores de la población de España y todo el mundo están bajo una cuarentena llamada «distanciamiento social», con la mayoría de los negocios cerrados, excepto los negocios esenciales, como hospitales y consultorios médicos, supermercados, bancos y servicios públicos. Muchas personas trabajan desde casa, si es posible. El objetivo es «aplanar la curva», que se refiere a varios gráficos del brote que muestran una curva muy pronunciada que concentraría el número de casos diagnosticados y tratados en un período de tiempo muy corto, lo que abrumaría a los hospitales. Al aplanar la curva, la propagación del brote se ralentizaría y los casos se extenderían durante un período de tiempo más largo con la esperanza de dar a las instituciones de salud la capacidad de manejar mejor los casos.

Los modelos de computadora proyectan el rango para el COVID-19, como el del Imperial College de Londres predicen alrededor de 2.2 millones de muertes en los EE.UU. Si no se toman medidas para frenar la propagación de la enfermedad. De hecho no se están tomando muy en serio. Un modelo más esperanzador pero aún catastrófico proyecta entre 100.000 y 240.000 muertes, algunas de las cuales provienen de la administración Trump y otras del Instituto de Evaluación y Medición de la Salud de la Universidad de Washington (IHME) amén de otras fuentes.


Homenaje a las víctimas de la Gripe Española en Auckland

En cualquier caso, la situación en EE.UU. es una de las más dramáticas, pues las previsiones son aún peores, según muchas fuentes. Para junio se espera un aumento significativo de los contagios y las muertes por COVID-19.

Gripe Española vs COVID-19

Aunque el mundo ha enfrentado varias pandemias importantes en los últimos 100 años, una de las peores fue la de gripe en 1918, la llamada gripe española. Fue causado por un virus H1N1 que se originó en las aves. Se identificó por primera vez en los EE.UU., en el personal militar en la primavera de 1918. Se denominó gripe española porque se creía que en ese momento se había originado en España. La investigación publicada en 2005 sugiere que en realidad se originó en Nueva York. Se llamó así porque España fue neutral en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), lo que significa que podría informar sobre la gravedad de la pandemia, pero los países que lucharon en la guerra estaban suprimiendo los informes sobre cómo la enfermedad afectaba a sus poblaciones.

En el peor de los casos, la gripe española infectó a 500 millones de personas en todo el mundo, que en ese momento era aproximadamente un tercio de la población de la Tierra. Más de 50 millones de personas murieron a causa de la enfermedad, con 675,000 en los EE.UU., casi 300.000 en España, más de 30,000.000 en China, etcétera. Hay cierto desacuerdo sobre esa cifra, con investigadores recientes que sugieren que hubo alrededor de 17.4 millones de muertes, mientras que otros llegan a los 100 millones. En términos generales, la tasa de mortalidad de la gripe española se calcula en aproximadamente el 2%.

Aunque es un objetivo sin certeza absoluta, a medida que ocurren más muertes y se realizan pruebas de diagnóstico más amplias, encontrando niveles más altos de infección, a veces sin síntomas, la tasa de mortalidad global para COVID-19 a partir del 1 de abril es de aproximadamente 5%, aunque en el EE.UU. Es aproximadamente el 2,16%. Algunos expertos creen que la cifra del 5% es significativamente menor debido a las dudas sobre la precisión de los informes de China sobre los casos, donde se originó COVID-19. Algunos expertos, como Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., que es algo importante para la respuesta de los países al COVID-19, proyectan que la tasa de mortalidad será de alrededor del 1%, que es todavía alrededor de 10 veces la tasa de mortalidad de una gripe estacional típica de 0.1%.


Información y consejos sobre el COVID-19

Hoy por hoy, ningún país tiene esa tasa de mortalidad, siendo esta cifra mucho más elevada. La explicación radica en que no se sabe a ciencia cierta cuántos infectados hay en el mundo. A 10 de mayo, con 4,000.000 de casos positivos mediante test, hay casi 280.000 muertes, lo que supone un 7% de letalidad, muy por encima de lo que se cree.

Otra característica común entre el virus H1N1 de la gripe española y el coronavirus COVID-19 es que ambos se consideran «novedosos», es decir, son tan nuevos que nadie en ninguna de las épocas tenía inmunidad contra ellos. Una diferencia marcada entre los dos es que los grupos más afectados en la pandemia de 1918 fueron adultos sanos entre las edades de 20 a 40 años. La mortalidad también fue mayor en personas menores de cinco años y mayores de 65 años. «La cepa de influenza pandémica de 1918 fue nueva y novedosa para la mayoría de las personas menores de 40 o 50 años, pero ahí es donde la tasa de mortalidad fue realmente alta, eso es diferente a la gripe habitual», Mark Schleiss, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Minnesota declaró a la publicación Healthline.

Demografía del COVID-19

Los grupos más afectados por COVID-19 son adultos mayores de 65 años con afecciones de salud subyacentes. En su mayor parte, los niños parecen tener síntomas mucho más leves. No había vacunas para la gripe española y actualmente no hay vacunas para COVID-19. Una de las razones por las que la gripe española fue tan letal fue que no había antibióticos para tratar las infecciones bacterianas secundarias, por lo que los esfuerzos de control en todo el mundo se limitaron a respuestas no farmacéuticas como aislamiento, cuarentena, desinfectantes y reuniones públicas limitadas, aunque entonces como ahora, eran aplicadas de forma errática. La primera vacuna contra la gripe que se autorizó en los EE.UU. Se produjo en la década de 1940.

La pandemia de 1918 terminó en el verano de 1919, principalmente, según algunas fuentes, debido a muertes y niveles más altos de inmunidad. Christine Kreuder Johnson, de la Universidad de California, profesora de epidemiología y salud del ecosistema de Davis e investigadora del proyecto PREDICT de Amenazas Emergentes de la USAID, dijo que otra cosa a tener en cuenta para la pandemia de 1918 fue que el mundo estaba en medio de una guerra y los soldados estaban propagando el virus a nivel mundial. Las personas también vivían en condiciones de hacinamiento y tenían una higiene extremadamente pobre. Hasta la fecha, se ha confirmado que alrededor de 4 millones de personas tienen COVID-19 en todo el mundo, con más de 280.000 muertos. Por supuesto, la población mundial en 1918 era de unos 1.800 millones. La estimación más alta de 50 millones de muertes sugeriría que la gripe española mató al 2.7% de la población mundial, mientras que la cifra de 17.4 millones sugiere alrededor del 1%.

La población mundial actual es de aproximadamente de 8 mil millones de personas, con tasas de mortalidad significativamente más bajas de COVID-19 en general. Aunque la pandemia está lejos de terminar, la cifra más baja probablemente esté relacionada con una mayor conciencia de cómo funcionan los virus y las pandemias, una mejor atención médica, tanto en términos de acceso a los hospitales, como de antibióticos, medicamentos antivirales y otros enfoques para tratar enfermedades. De hecho, aunque la COVID-19 está saturando las instalaciones de atención médica en muchos países, fue un poco peor en 1918, ya que los hospitales se ocuparon de las bajas y lesiones masivas de la guerra, y muchos médicos se quedaron con las tropas, dejando otros, que eran estudiantes, para cuidar a los pacientes con gripe. Por otro lado, tenemos un mundo mucho más conectado con viajes aéreos y poblaciones más densas, lo que hace que la propagación de COVID-19 sea más fácil y rápida.

Precauciones al comparar ambas pandemias

Con todas las similitudes, debe enfatizarse que existen varias diferencias significativas entre las dos pandemias. En primer lugar, que la COVID-19 no es una gripe, es más como una neumonía aguda crónica. Ambos son causados por virus nuevos, pero diferentes tipos de virus y con diferentes métodos de acción e infecciosidad.

En segundo lugar, y quizás lo más importante, la capacidad de los investigadores para, con la tecnología y la ciencia al unísono, probar rápidamente tratamientos para la enfermedad, nunca ha estado tan al alcance de la mano como ahora. Hay más de 100 ensayos clínicos en curso en todo el mundo de medicamentos experimentales y ya aprobados que podrían reutilizarse para combatir COVID-19, con literalmente docenas de compañías que trabajan en todo el mundo en el desarrollo de vacunas contra el virus SARS-CoV-2 que ya están en ensayos clínicos. La idea es que estén preparadas para combatir una segunda ola de la enfermedad, aunque eso dependerá de cuándo o si hay una segunda ola y cuándo o si se desarrolla una vacuna. Muchos expertos creen que es posible una segunda ola en el otoño de 2020, y las proyecciones más optimistas no albergan que haya una vacuna disponible hasta principios de 2021, aunque eso dependerá en gran medida de los tipos de tecnologías disponibles, los resultados de los ensayos clínicos y el mundo.

De hecho, uno de los principales tratamientos farmacéuticos para la gripe española fue la aspirina, que fue registrada por Bayer en 1899, pero cuya patente expiró en 1917, lo que permitió a las empresas fabricarla durante la pandemia. En ese momento, los profesionales médicos recomendaban hasta 30 gramos de aspirina al día, que ahora sabemos que es tóxico; las dosis superiores a cuatro gramos no son seguras. Los síntomas de intoxicación por aspirina incluyen hiperventilación y edema pulmonar (líquido en los pulmones), por lo que muchos historiadores médicos creen que muchas de las muertes por gripe española fueron causadas o aceleradas por la intoxicación por aspirina. La comunicación global y el intercambio de información también son significativamente mejores que en 1918, que ha visto a los investigadores compartir datos sobre la pandemia, el virus y numerosas drogas, y los gobiernos haciendo lo mismo.

¿Hay lugar para la esperanza?

La epidemia de COVID-19 es sin duda un desafío enorme y único en todo el mundo, y la batalla está lejos de haber terminado. Pero hay indicios de que las políticas gubernamentales en varios países, incluidos Alemania y Corea del Sur, han podido contener el virus, y las noticias sobre varios ensayos de medicamentos antivirales, se esperan en las próximas semanas. La gente espera. Incluso en China, donde la pandemia parece haberse originado, parece que cinco meses después tiene las cosas bajo control.

Por tanto, aunque es arriesgado comparar la COVID-19 y la Gripe Española, sí existen ciertos paralelismos entre los dos virus. Cómo el mundo se ha visto afectado es la más evidente, los cambios en todas las rutinas, el confinamiento, la crisis sanitaria y económica, etcétera. Muchas cosas en común, aunque un siglo de separación, que en términos de tecnología y ciencia es un mundo.

Publicado en Artículos Recientes

Desde la construcción de la Acequia Mayor han pasado ya bastantes siglos y, en ese tiempo, se erigieron una serie de molinos y fábricas que utilizaban la fuerza del agua para mover su maquinaria. Entre ellos destaca el Molí del Real. Además de las dos construcciones, encontramos, a ambos márgenes de la Acequia Mayor, varios ejemplares de Chopo Ilicitano, una especie alóctona originaria del valle del río Éufrates. Su plantación se debió, probablemente, para consolidar el inestable terreno junto a la acequia. Es una muestra más de la variada arquitectura hidráulica ilicitana y otros elementos ligados directamente a esta, como el mencionado Molí del Real.

Molí del Real

Esta construcción data del siglo XVIII, aunque algunas fuentes indican que su origen es de la época islámica.

Un salto de agua en la Acequia Mayor conseguía mover las muelas para triturar el grano, para posteriormente transformarlo en harina. Durante sus últimos años de funcionamiento lo hizo como molino maquinero, es decir, cualquier agricultor podía llevar su grano al molino, molerlo y obtener la preciada harina. El molino se quedaba una parte de esta como cobro por el servicio.

El Molí del Real fue propiedad privada hasta el año 1957, cuando el Ayuntamiento de Elche, cuyo alcalde era José Ferrández Cruz, lo compró, además de la casa agrícola y el huerto adyacente -Hort del Real- a José Coves Amorós, por 25.000 de las antiguas pesetas.

Molí del Real de noche

Se utilizó entonces como tallera para elaborar la famosa palma blanca, hasta el final del siglo XX. Permaneció algunos años cerrado hasta que el Ayuntamiento envió un proyecto al Ministerio de Agricultura, en 2013, para rehabilitar el molino y hacer un museo del agua; no se obtuvieron las subvenciones necesarias y se tuvo que rehabilitar parcialmente, cediéndolo a la Asociación de Bellas Artes de Elche en febrero de 2014. Esta asociación expone algunas de sus obras en la estancia principal y se puede visitar de forma gratuita todos los domingos por la mañana.

Entre los elementos constructivos del Molí del Real destaca su fachada oeste, en la cual se pueden observar unos contrafuertes unidos por doce arcos de medio punto.

Acequia Mayor

Hasta principios del siglo XX eran varios los molinos harineros construidos en el curso de la Acequia Mayor, así como otros para producir aceite o directamente vinculados a la industria de la alpargata. Tras la construcción del Canal de Desviación -enlaza con la Acequia Mayor bajo la presa del Pantano-, se construyó una pequeña central hidroeléctrica que aprovechaba el salto de agua producido por la unión de ambos conductos. En la actualidad, la central se encuentra abandonada y en pésimo estado, aunque existe un proyecto de rehabilitación que aún no se ha llevado a cabo.

Los Molinos de Elche

Hay que remontarse unos mil años atrás, en la época andalusí -Califato Omeya de Córdoba, hacia la segunda mitad del siglo X-, para hacernos una idea de la increíble antigüedad de esta obra. Según Pedro Ibarra, erudito en temas ilicitanos, los romanos ya canalizaron las aguas salobres del río Vinalopó para el regadío, aunque las investigaciones indican que no fue en el lugar actual; fueron los andalusíes los que diseñaron la configuración original de la Acequia Mayor, igual que varios partidores y canales secundarios que riegan los huertos de palmeras y una parte del campo ilicitano. Fue un extraordinario sistema de riego adaptado a unas condiciones de extrema sequía, algo a lo que aún estamos acostumbrados hoy día.

La Acequia Mayor tomaba el agua del azud situada en la Casa de les Taules -hoy no existe-, junto con el también desaparecido Molí dels Magros, aunque cambió su ubicación en distintas épocas por la destrucción de los azudes, debido a riadas de agua. La acequia y los canales han sufrido muchas reformas a lo largo del tiempo, aunque hay algo que ha llegado intacto hasta nuestros días: Los nombres, que heredaron de las alquerías a las que proporcionaban agua, como las alquerías de Albinella, Asnell, Anoy, Alinjasa, Daimés, Matrof, Nafis, Saoní, Sinoga, etcétera.

Después de la conquista cristiana en al siglo XIII, los vencedores se hicieron con el control de la Acequia Mayor y asignaron casi todo su caudal a los huertos situados al este del río, en los huertos cristianos. Al oeste del río, el otro lado, se encontraban las tierras que fueron cedidas a los musulmanes, que recibían agua de la Acequia de Marchena -una derivación de la Acequia Mayor, con un caudal sensiblemente menor. Se establecieron dos comunidades de riego para la administración de ambas acequias, de modo que la Mayor era regentada por el Consell de la Vila dels Cristians y la de Marchena por la Aljama Musulmana del Arrabal de Sant Joan -lo que hoy es el Raval-, hasta que expulsaron a los musulmanes en el año 1609.

A pesar de que existen vestigios de solo once molinos, en un documento redactado por el procurador del Marqués de Elche, en el año 1589, se indica que había trece molinos harineros. El Molí del Real es el único que se conserva, aunque parcialmente, en la actualidad, pero hubo otros como el Molí de Palmereta, cuyo nombre aparece en diferentes actas municipales del siglo XVIII, cuando fue comprado, en el año 1886, por una sociedad de empresarios ilicitanos fabricantes de alpargatas, los cuales iban a utilizarlos para la producción de lona. Más tarde, alrededor de los años 60 del siglo XX, fue una fábrica de cerámica y, en la actualidad, se encuentra el Monasterio de Santa Clara, de uyo interior sobresale una chimena que formaba parte de dicha fábrica de cerámica.

A pocos metros del anterior molino, hacia el norte, se encontraba el Molí de les Dos Moles, donde se estableció una fábrica textil, llamada la Fábrica de Ferrández, junto a la cual se construyeron una casas bajas que servían de vivienda a los trabajadores. Hoy día siguen habitadas.

Al otro lado del Pont del Bimil·lenari imagen de abajo-, al norte, se encuentran los restos del Molí de la Rambla, el cual aprovechaba el salto de agua del partidor de Marchena y cuyo recitnto llegó a ocupar una enorme extensión. Hoy día todavía se pueden apreciar algunos restos.

Pont del Bi-Milenari

 

Junto al anterior y a mayor altitud se encuentra el Molí del Cèntim -O Molí de la Torreta-, que fue comprado a principios del siglo XX para establecer una fábrica de textiles, del cual aún podemos ver una chimenea.

A unos centenares de metros al norte de este último, se encontraba el Molí Nou, que data del siglo XV -1423-, también llamado en la época Molí de la Llacuna, ya que estaba situado junto a una pequeña laguna, que hoy no existe. Se trata del primer molino que fue de propiedad municipal y fue arrendado a particulares harineros hasta el siglo XIX, cuando fue finalmente vendido. Durante el siglo XX se utilizó para producir electricidad, hielo e industria del mármol, pero cerró en la década de los sesenta del pasado siglo. Actualmente se erigen unas edificaciones dedicadas a la industria que un día existió allí.

El agua de la Acequia Mayor se divide en fils d´aigua -hilos de agua- y sus fracciones; cada hilo corresponde a doce horas de agua. Actualmente se sigue repartiendo mediante subasta y se utiliza en su mayor parte para el riego de los huertos de palmeras municipales.

Dónde está el Molí del Real

Publicado en Monumentos

En Alcaraz se firmaron las capitulaciones que llevan el nombre del lugar, entre el príncipe, su padre, Rey de Castilla y Aben Hudiel, rey de Murcia, junto a los alcaides de Orihuela, Alhama, Aledo, Cieza, Alicante, Cartagena, Chinchilla y Ildj -Elche-. En este acuerdo se acata la soberanía del rey cristiano, de tal forma se excluía al Emir de Granada de supeditarlas bajo su mandato. Se entregaron varias plazas importantes y la mitad de las rentas del reino, con la proposición de alinear la política foránea con la de Castilla.

El príncipe Alfonso hizo su entrada en la capital murciana el 01 de mayo de 1243. Los pobladores de las ciudades que se habían separado y algunas otras del reino, entre las que se encontraba Ildj, se alzaron defendiendo lo que interpretaban como su integridad y en contra de ser avasallados.

El sometimiento de los Musulmanes

Los Musulmanes fueron sometidos y eran conscientes de la táctica castellana a partir de entonces. Consistía en crear grandes conejos y poderosos, profistos de un amplio alfoz y numerosos fueros, con el objeto de disponer de fuertes núcleos urbanos en que apoyar el éxito de su política conquistadora -en este caso reconquistadora-. De esta forma actuaron con Alicante, donde asentaron un enorme contingente de pobladores cristianos, la mayor parte soldados armados, caballeros y peones, haciéndoles poseedores de pingües herencias y alguna que otra donación. Por ejemplo, el infante Don Manuel entregó a su hermano un vasto territorio, que abarcaba desde Villena a Santa Pola, creando el Señorío de Elche. Estamos hablando del primer Señor de Elche.

Con esto pretendía convertir al concejo alicantino, aprovechando su excelente posición estratégica, política, militar y comercial en una clara avanzada del Reino de Murcia, frente a la expansión territorial creciente de la Corona de Aragón con dirección al sur, rebasando la antigua demarcación del Pacto de Cazola -1179- Camino del Bajo Segura. De este modo va dejando a sus leales al frente de cada guarnición; en Elche quedó el infante Don Manuel, hermano del príncipe, como adelantado del reino de Murcia, concediéndole en herencia las villas y castillos de Elche, Crevillente, Valle de Elda hasta Villena.

Los castellanos ocupan el sector denominado Arrabal Cristiano, que se llamó Pobla de Sant Jordi, comprendiendo desde esa calle hasta alrededor de la actual Porta Oriola. Ambas comunidades se gobiernan de acuerdo con sus leyes y autoridades, no interfiriendo en sus costumbres y creencias, aunque por parte de los moros existiera un resquemor por el hecho de tener que claudicar.

En lo sucesivo y durante dos siglos aún, solo los árabes del Reino de Granada se zafarán de la dominación política de los cristianos, que desde el Centro y Aragón van reconquistando la Península.

Publicado en Historia

Los Cartagineses. Llegamos a la época de los Barca o Barcino. qioemes voemem a Helikê tras la pérdida de Córcega, Cerdeña y Sicilia a manos de los Romanos, enemigos irreconciliables e implacables, con quienes quedan obligados a pagar unos tributos que no pudieron hacer frente, ni pagar a los mercernarios de los ejércitos cartagineses. Se ven, por tanto, a salir en busca de plata y guerreros íberos que colaboren a solucionar estos problemas.

No fue fácil conseguir un acuerdo, pues de formaron dos bandos que tuvieron duros enfrentamientos. Unos alegaban que al denigrante ultraje de la pérdida de sus islas en la ciudad, la base al menos, en medida de las defensas, se añadía la angustia del futuro. ¿Cómo se recuperaría su economía, aquejada de dos profundas heridas?. Se juntaba el humillante pago por la indemnización de guerra impuesta por la amenaza y, sobre todo, el lento deterioro del comercio exterior, a causa de la pérdida de las islas y del acoso a que Roma le sometió en el Mediterráneo Occidental. Los cartagineses, sin armas, sin dinero y temiendo un posible ataque de Roma en cualquier momento.

Aníbal Barca. Cartagineses
Cartagineses - Aníbal Barca

En el Senado los debates son acalorados, se discute tomar las más enérgicas decisiones para frenar una situación tan precaria. La voz de Hannon, el Grande, que grita aconsejando estrechar los lazos con Roma de forma amistosa es contestada por el abucheo de los senadores. ¿Cómo podrá Carthago, limitando con África, remontar?. En estas condiciones jamás podrá recuperar su supremacía comercial. Es entonces cuando aparece Amilcar, indignado por ver el ultraje que está sufriendo su tierra.

Animado por un afán de revancha imparable, se impone con un proyecto que convence rápidamente, incluso a los más excépticos y permite dibujar un futuro repleto de confianza. Quiere conducir una partida de hombres disponibles a España, tierra que ya conocían, ya que las colonias Fenicias y Púnicas estaban establecidas a lo largo de las costas meridionales, haciendo linde con las ciudades griegas. Sin embargo, el interior del país está sin explorar y la conquista de esas regiones aportaría sustanciosas ventajas a Carthago.

Y no solo de nuevas rutas comerciales se trataba, ya que parecían mejores incluso que Sicilia y Cerdeña, también contaba la seguridad. Los pobladores de aquellas regiones tenían fama de de buenos guerreros y gran coraje y, por tanto, ellos constituirían las tropas elegidas para la defensa del territorio cartaginés. Además de todo esto, si la existencia de minas de plata sin explotar son ciertas, Carthago lo tiene todo a favor. No solo le permitiría saldar su deuda con Roma, también le abriría de para en para las puertas de la venganza.

La propuesta de Amilcar Barca es recibida con entusiasmo y llega el día de la gran partida.

Tras los sacrificios rituales ofrecidos a Baal Shamin, Señor de los Cielos, con la llegada del verano, se pronuncian favorablemente. Amilcar vierte el vino de las libaciones y terminan los ritos Sagrados. A continuación, hace una señal a todos los que le rodean para que se retiren y llama a su hijo Hannibal, de 9 años de edad. Le pregunta si le gustaría acompañarle a España -convencido como estaba de que se trataba de un plácido paseo por el campo-. El niño, emocionado, le suplica a su padre que lo lleve con él. Amilcar le conduce al altar y le hace poner las manos sobre la víctima sacrificada. Pronuncia entonces y hace repetir al pequeño en voz solemne su compromiso o juramento a no reconciliarse jamás con los romanos.

El viaje a España y la conquista

Es el año 237 a.C. y los cartagineses parten hacia España. Llegan sin complicaciones a Gades -Cádiz-, donde son recibidos con los brazos abiertos por los pobladores de esa tierra. Los cartagineses plantan su base principal allí y comienzan a someter a las regiones costeras de España, en dirección norte.

Al mismo tiempo, inician la explotación de las minas de plata de Sierra Morena, donde los esclavos trabajan día y noche. Estas minas resultan ser muy ricas, sobrepasando de largo las previsiones iniciales. Lo mismo ocurre con las minas de Tartessos. En el mismo año de la partida hacia España ya estaban enviando ingentes cantidades de plata a Carthago. Esto lleva a los cartagineses a recuperar el optimismo y ven el futuro mucho más despejado que hace un tiempo.

Llegada a Elche

En su estrategia de conquista se encuentran con tribus civilizadas y sociables de las regiones costeras, por lo que Andalucía al completo es ganada para la causa de Carthago. Es así como llegan, por fin, a la rica región de Helikê, donde deciden establecerse, concretamente en Acraleukê, lugar estratégico desde donde puede hacer incursiones al interior.

La orografía de la zona no es cómoda, más bien ruda y las tribus de la zona nada amistosas con los invasores. La principal ciudad era Helikê, así que decide sitiarla. No se sabe a ciencia cierta si Amilcar Barca y su ejército desembarcaron primero en lo que hoy es Alicante, yendo después a Helikê, donde sitiaron la ciudad, dada la resistencia de los íberos, o bien se adentraron por el Alebus y siguió adelante con parte de sus hombres hasta divistar una fortaleza natural, de donde toma nombre Alicante, la capital, que llamó Akra Leuke -peñasco blanco-, lo que hoy es el Castillo de Santa Bárbara. Sea como fuere, allí plantó el campamento, dejando a varios de sus hombres y regresando a la ciudad sitiada para intentar conquistarla.

Elche sitiada

Después de varias jornadas, el reyezuelo Orisso idea una estrategia para deshacerse del enemigo, por lo que presenta ante el general, siempre en son de paz, un plan para facilitarle la entrada en la ciudad amurallada a cambio de que perdone la vida a todos y él pueda gozar de ciertos privilegios. Hay aceptación por parte de Amilcar Barca y cierran el pacto. El general envía unos hombres al cuartel general a informar de los acontecimientos y se prepara para marchar hacia Helikê y, en el momento preciso, estar allí. La sorpresa fue de las que hacen época al presentarse en las puertaas de la ciudad y, en vez de encontrar una alfombra roja a su paso, vio salir los bueyes en estampida con las astas flameantes y carretas ardiendo por las teas y el betún y la paja habían prendido en ellas los íberos, que además, aprovechando el factor sorpresa, atacaron con lanzas, flechas y piedras que tiraban con sus hondas, arte que dominaban con destreza. La confusión generada en un desastre y Amilcar Barca ordenó partir hacia Akra Leukê, pero no viendo otra salida que la huída, partió hacia otro lado llamando mucho la atención, lo que aprovecharon para perseguirlo, lo cual facilitó que los suyos pudieran huir sin ser intercpetados, entre ellos su hijo, Hannibal. Amilcar acabó muriendo en dicha huída, llevado por la corriente de un gran río -Vinalopó-, pero sus hijos, Hannibal y Asdrúbal llegaron a Akra Leukê.

Algunas leyendas cuentan que los soldados cartagineses buscaron el cuerpo de Amilcar Barca, su general, y tras hallarlo después de mucho tiempo, lo incineraron, siguiendo el rito que marcaban sus creencias. Esto sucedió en el año 229 a.C., ocho años después de salir de Carthago.

Asdrúbal, yerno de Amilcar, es elegido general y sucesor del primero. Carthago, tras deliberación por parte de sus senadores, aprueba tal elección, saliendo derrotado Hannón, que se había presentado por el partido aristocrático para sustituir al general caído y contrarrestar la influencia de los Bárcidas.

Elche tomada y destruida

Al recibir el nombramiento oficial, convoca en Asamblea a los jefes de todas las tribus del país y se hace reconocer como rey de ellos. Elige para instalarse un puerto natural protegido, resguardado entre montañas, fundando una gran villa que fortificó y dotó de un templo dedicado a Melgart, dios de la nueva ciudad. Además de un arsenal, una fábrica de moneda y un lujoso palacio real donde se dio la gran vida de monarca.

Arrasó Helikê y se reafirmó en su papel de soberano español casándose en segundas nupcias con la hija de un rey íbero. A la nueva villa la llamó Qart Hadasht, es decir, Cartago, que los romanos rebautizaron llamándola Carthago Nova, a saber, Cartagena.

Publicado en Historia

El Cid Campeador también estuvo en Elche, en el siglo XI -año 1089-. Cuando García Jiménez se ve asedidado por Yusuf en el castillo de Aledo, envía a pedir socorro al Rey Alfonso VI, quien a su vez avisa a Rodrigo Díaz de Vivar para que aporte su ayuda y experiencia, emplazándole en Villena. El Cid, que estaba en Requena, se puso en camino, con el temor de verse privado del mínimo imprescindible si acampaba en los pelados campos villenenses. De este modo, decidió situarse en el término de Onteniente; envió unos hombres vigías a Chinchilla para que le avisaran conado avistasen al Rey, quien aconsejado por sus nobles y, aparentemente con buena fe, cambian el recorrido para llegar cuanto antes a prestar ayuda, pero en vez de bajar por tierras alicantinas, van directamente por Hellín y Calasparra, hasta Molina de Seguura y de allí a Aledo.

Los muslines de Yusuf, al enerarse de la ayuda de alimentos que recibían los sitiados desde Murcia y, desconfiando de sus aliados -o bien enterados de la llegada del ejércigo castallano-, levantan el campo y desde Almería se embarcan para África por segunda vez.

El Cid llegó a Aledo y el Rey había partido de regreso, por lo que, con gran disgusto, paró en Elche. Allí permitió que volvieran a sus casas varios de los caballeros que le acompañaban. Como sus enemigos no perdían ocasión para desprestigiar al Cid, acusándole del retraso a propósito para que murieran a manos de los moros, el Rey, que poco necesitaba para irritarse y recelar de su vasallo, ordenó que se le privase de sus castillos, villas y honores, en lo que a su patrimonio se refiere, y que encarcelaran a su mujer y tres hijos -dos niñas y un niño-.

El Cid Campeador - Rodrigo Díaz de Vivar

Dada la injusticia cometida, Rodrigo envió un mensaje al Rey a través de uno de sus más leales caballeros. Le rogaba que dejara al acusado excusarse de las imputaciones de sus enemigos por medio de un combate Judicial ante la Corte, lidiando él mismo a un caballero de los suyos. El Cid siguió esperando en Elche, donde pasó la Navida de aquel año, 1089. Al conocer que su proposición no fue bien acogida por el Rey, intentó justificar y jurar su exculpación redactándola por escrito, lo cual hizo de varias formas distintas, ya que se trataba de una persona muy culta y avezada en Derecho. Dado que el Rey se negaba siquiera a contestar, El Cid Campeador volvió a la lucha por su cuenta.

De este modo, partió desde Elche hacia Denia, donde se hallaba su antiguo enemigo Alhayib de Lérida, derotándolo y repartiendo el botín entre sus hombres. Poco después de la Pascua de resurreción, los mensajeros del Emir llegaron para concertar la paz y acabar con tanto sufrimiento. Es entonces cuando regresó a Vlencia, no sin dejar dicho:

No quedó piedra inhiesta, ni señal de pueblo alguno.

Según Ben Alcama

Lo que estaba claro es que en esta zona habitaban en paz las dos comunidades -cristianos y musulmanes-, de lo contrario, El Cid hubiera puesto «orden». Y así fue después de su marcha, cuando tras el Pacto de Alcaraz, son los cristianos los que rigen los destinos, pues siguen viviendo en el mismo sitio respetándose las costumbres y creencias recíprocamente.

Contexto Histórico

Para entender esta parte de la Historia, hemos de situarnos en una fase de constante inestabilidad política, ya que tras 500 años llega a su punto culminante entre los mismos almohades, que con tal de conseguir puestos preminentes, no reparan en llevar a cabo las más viles traiciones, intrigas y muertes para separar al que les molestaba en la ejecución de sus planes. Un ejemplo: El territorio de Tudmir perteneció a Murcia; Abu Baqr ibn Jattab fue proclamado Emir; pasado un año le sustituyó Ibn Hud, que era soldado profesional y, conociendo la situación anárquica en la que se encontraban sumergidas estas tierras después del hundimiento del imperio árabe y la debilidad de los poderes locales, vio la posibilidad de ser líder de un movimiento restaurador de la independencia de Al-Andalus. En julio de 1228 se proclamó Emir de Ricote. En agosto del mismo año, tras vencer a las fuerzas llegadas desde Valencia y Murcia, simuló someterse al Emir de esta capital, aunque una vez dentro de la Ciudad con sus soldados, de acuerdo con el cadí local, lo depuso y mandó a la cárcel. A Ibn Hud lo apuñalaron mientras estaba con su amante, por orden de Al Walí.

De su territorio se apoderaron: Ibn Alhamar al Nasr, la Andalucía penibética; parte de Murcia Zayyan de Valencia. Desde Orihuela hasta Alicante y Villena y parte del Norte lo retuvieron los herederos de Ibn Hud.

Precisamente su hijo Abu Baqr al Watig hereda el trono, quien junto a su tío, intentan salir adelante rigiendo los destinos de Murcia, pero se organiza una insurrección dirigida por el Alfaquí Ibn Jattab, quien depone al joven príncipe e intenta enderezar el malparado reino por la fuerza, entendiendo que un triunfo sobre los cristianos le afirmaría en el poder y recibiría la adhesión de sus súdbitos; pero ocurrió todo lo contrario, ya que vencido en el campo de batalla en abril de 1239, sus propios hombres le asesinaron.

Después de tantos reveses, los murcianos van en busca de un rey que había gobernado en Valencia, Ibn Zayyan Mardanix, sobrino de Ibn Hud, el cual se amparó bajo la soberanía del Emir de Túnez, y a pesar de ganar el E. de Al-Andalus, y desde Lorca y Cartagena hasta Játiva y Alcira, surgen focos de inconformismo: Unos por haber supeditado el territorio a la soberanía tunecina; otros le acusaban de intruso; el alcaide de Lorca, Ibn Aslí se levanta contra él y pronto domina la tercera parte del reino, desde el S. de la capital Mula y Cartagena incluidas. En el Norte, otro sobrino de Ibn Hud y, por tanto, familiar del Emir, se rebela, no acatando sus órdenes y organizando una especie de república en Orihuela.

Ante la situación planteada, el concejo de Murcia decide nombrar Emir a un hermano de Ibn Hud, Muhammad Ibn Hud el Chudamí, conocido por «Aben Hudiel», quien a pesar de su avanzada edad logró someter a Orihuela y recibir acatamiento incluso de los Ildj.

No ocurrió lo mismo con Lorca, Cartagena o Mula. Ante este panorama, con los granadinos y castellanos presionando y los aragoneses avanzando y conquistando el Sur, Mohamed Ben Alhamar, ayudado por Fernando III «El Santo», se proclama Emir de Granada y propone que ambos ejércitos se lancen a destruirles. Antes de estar supeditados a Mohamed el de Arjona, decide pactar con el Rey de Castilla. Desplazó mensajeros a Burgos con poderes para entregar su reino al monarca castellano. Al llegar a Toledo se encuentran con el Príncipe Alfonso, quien más tarde sería conocido como el Rey Sabio, que al frente de sus ejércitos iba a partir hacia el Sur prosiguiendo la reconquista que Castellanos y Aragoneses habían propuesto.

El príncipe, ante la inesperada circunstancia que se había planteado, consulta a su padre alterando la ruta del Sur por la del Sureste.

Publicado en Historia

Las Torres Vigía forman parte de la Historia de Elche, además de engrandecer el paisaje de la ciudad ilicitana. Son un punto de referencia que dan fe de los acontecimientos históricos que ha vivido Elche a lo largo de sus dos milenios de historia. Hoy vamos a conocer, por encima, las Torres de Vigilancia que hay ubicadas a lo largo y ancho del término municipal.


Torre de los Vaíllo
Torre de los Vaíllo

La Torre de los Vaíllo. Su nombre viene dado por el conde Vaíllos de Llanos.

También tenemos la de Resemblanc, que según dice la leyenda el nombre proviene del dueño, que era moro, y su criado blanco, al que le solía decir «rese blanc», es decir, le invitaba a rezar de acuerdo con su religión musulmana y como aquel se negara, lo repetía muchas veces levantando la voz tanto que los vecinos de la huerta de al lado lo escuchaban, por lo que la bautizaron como «La Torre de Reseblanc».

Más abajo hacemos una descripción más amplia de esta famosa torre ilicitana, además de un listado de todas las torres vigía que se hallan en el término municipal de Elche.

Estas Torres estaban situadas en sitios estragéticos a las afueras de la ciudad para poder divisar al enemigo o gentes extrañas y dar aviso de tal llegada. La Torre del Pla o Ventarich, fue derruida sobre 1960 bajo el mandato de Don José Ferrández para edificar viviendas. Su nombre corresponde al dueño árabe Ben Taric, que con motivo de la expulsión de los moros en 1609 tuvo que venderla, pasando a mediados del siglo XVII a la familia Siuri o Sivori, de origen italiano, por lo que tenía adosado el escudo con este apellido.

La situada en el Camino Viejo de Santa Pola, en la partida de Alzabares Alto, la más pequeña de todas, denominada Estaña. En el frontispicio aún se distinguen las armas de los Ortices, a quienes perteneció. Del mismo modo que la Torre de Ressemblanc, es propiedad particular.

En la Partida de Valverde, al pie de las estribaciones de la sierra de Santa Pola existían las Torres de Gaytán, derribadas hace unos años.

Por último, la Torre del Pla, que no estaba en lo que llamamos llano, sino en Torrellano. Fue la le dio nombre a esta partida. Se sabe que perteneció a Don Francisco Ortiz y López, el cual la vendió el 16 de abril de 1624 a Don Juan de Malla. Luego pasó a los Vaíllos de Llanos, quizá por la boda de Ángeles, hija de Don Juan Malla, con Pedro Vaíllo, de cuya familia y torre viene el título de conde de Torrellano, concedido en 1728.

TORRES VIGÍA CON INTERÉS ESTÉTICO

Existen diferentes torres en buen estado de conservación, todas de planta cuadrada, excepto la de les Escaletes, cuya planta es circular. Estas, pese a no ser visitables, se pueden observar desde el exterior.

  • TORRE DE RESSEMBLANC
  • Se encuentra adosada a una antigua casa de campo que estuvo habitada hasta mediados del siglo XX. Posteriormente se rehabilitó y en la actualidad alberga diferentes despachos del Instituto de Educación Secundaria La Torreta.

    Data del siglo XVI, es de estilo gótico y en la fachada podemos ver el escudo nobiliario de la familia Santacilla, antiguos propietarios de la Torre. Se encuentra al sur de la ciudad, junto al Centro Cultural l´Escorxador -antiguo matadero municipal-, en la calle Curtidors, 2.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1975.

  • TORRE DE JUBALCOY
  • También conocida como casa del Rector -casa del cura-, se encuentra a medio camino entre Elche y Torrellano, en la pedanía de Les Salades -Polígono 1, nº 39-.

    Data del siglo XVII y está actualmente adosada a una gran casa señorial, en el interior de una finca privada y cercada.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

  • TORRE DE LA CAÑADA
  • Situada en el interior de una finca agrícola, en la pedanía ilicitana de Torrellano Bajo, data del año 1931 y está adosada a una gran casa señorial del siglo XVIII.

    Torre de la Cañada
    Torre de la Cañada - Créditos de la imagen: ¿...Y por qué no un blog?

    Para llegar a la torre se debe tomar, desde Elche, la carretera de El Altet para seguir, más tarde, por el camino de la Cañada, a la derecha; pronto se verá la torre a la derecha, tras los cipreses que bordean el camino.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

  • TORRE DEL TAMARIT
  • Llamada también torre de les Salines o torre de l´Albufera, se encuentra en el antiguo término municipal de Elche, ya que Santa Pola se segregó de Elche en el año 1835.

    Data del siglo XVI y fue restaurada en el año 2010. Su forma actual es cúbica.

    Se puede ver en el Parc Natural de les Salines de Santa Pola, desde la carretera N-332, dirección a Torrevieja.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1993.

  • TORRE DE LES ESCALETES
  • Aparece anotada en documentación antigua como torre de les Caletes, aunque su nombre también podría proceder de los numerosos escalones que hay que superar para llegar a la torre, desde la parte sudeste. Conocida también como torre de Pep.

    Data del siglo XVI, es la única de planta circular y se encuentra en la sierra del Cabo de Santa Pola.

    Se llega a la torre ascendiendo los escalones anteriormente comentados desde la avenida del Catalanet, en Santa Pola del Este. Se puede realizar una excursión hasta el faro de Santa Pola -6 kilómetros, ida y vuelta- siguiendo el camino de tierra hacia el nornordeste.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

  • TORRE DE LA ATALAYOLA
  • Data del siglo XVI y, a pesar de encontrarse en pie, su estética ha cambiado bastante, ya que el faro de Santa Pola se erigió aprovechando esta torre, en el año 1858.

    Se llega hasta ella tomando el tramo de la carretera N-332 que une Santa Pola con El Altet. Si nos dirigimos hacia este último destino, veremos el estrecho camino del faro a la derecha.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

    TORRES VIGÍA REFORMADAS

    Constituyen un número mucho mayor, aquellas que no han conservado, de forma original, su estética.

  • TORRE DEL PALOMBAR
  • Se mantiene en buen estado estructural, aunque ha sufrido tantas modificaciones que nada se aprecia de su origen defensivo.

    Está ubicada en la pedanía de Asprillas, adosada a una vivienda del siglo XVIII, que también ha sufrido muchas variaciones y una evidente modernización.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

  • TORRE DE ASPRILLAS
  • También denominada Casa Gran d´Asprella, tiene su origen en el siglo XVI y, aunque se encuentra actualmente en perfecto estado estructural, ha sido modificada y modernizada, a pesar de que su estética no se ha visto alterada como la del Palombar.

    Las diferentes familias nobles que habitaron en esta finca -los Rocafull, condes de Albatera; los Fernández de Mesa; los Ortiz o los Santacilia- a lo largo del tiempo disfrutaban de ciertas ventajas con respecto al resto de ilicitanos, ya que tributaban mucho menos en diezmos.

    Su ubicación está en la carretera de la Baya, junto a una casa señorial, también restaurada y modernizada.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

  • TORRE DE CARRÚS
  • Situada al norte de la pedanía de Carrús, fue propiedad del Marqués de Carrús, título que actualmente ostenta un descendiente. Está enlucida con cemento, adosada a una vivienda.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996. En la actualidad poco se aprecia de su estética original, aunque sorprenden las dimensiones del edificio.

  • TORRE DE AZNAR
  • Actualmente está pintada de color rojo y adosada a un club de alterne -de hecho forma parte de este-. Se encuentra en la carretera N-340, a la salida de Elche y hacia Alicante.

  • TORRE DE SANTA BÁRBARA
  • Situada en la pedanía de Les Salades, en el Camí de l´Olmet. Perdió parte de su altura y actualmente tiene una forma cúbica de unos seis metros de lado.

    Es del siglo XVI y se encuentra en el interior de una finca privada.

    Fue declarada BIC -Bien de Interés Cultural- en el año 1996.

    TORRES SEÑORIALES

    De otras torres apenas quedan algunos restos de la base, como la del Carabassí o la del Pinet, situadas en las playas del mismo nombre. La torre de Gaitán, la de Verdi o la de Siuri desparecieron años atrás. Sin embargo, destacan más torres en el campo ilicitano; torres cuyo origen no es el Medievo ni de carácter defensivo, sino señoriales. La mayoría de estas fueron levantadas a finales del siglo XIX, con una vivienda adosada.

  • TORRE DE SAN RAMÓN
  • Situada en la pedanía de Aspirllas y construida por el fundador del segundo banco más antiguo de Elche -Banca Peral, 1870-, Manuel Peral.

  • TORRE DE SAN MATÍAS
  • Erigida igualmente en Asprillas, por un descendiente de Manuel Peral y también llamada la «Hasiendesica» de Peral.

  • CASA DEL PATACÒ
  • Situada en la pedanía de Alzabares y también es conocida como la casita de Chocolate, por el color de sus remates en la fachada.

    Es de estilo modernista y data de finales del siglo XIX. Cuenta con un vértice geodésico en la torre.

  • TORRE DE IBARRA
  • Se encuentra en la pedanía de Les Salades, junto a la ermita del mismo nombre y a un conjunto de edificaciones.

    Su estética recuerda a una torre de origen defensivo, aunque no se ha encontrado documentación que lo acredite, por lo que se cree que es de origen señorial.

  • TORRE DEL GALL
  • Está ubicada en la pedanía de La Hoya. Es de estilo colonial y fue construida a principios del siglo XX por Ramón Campello Martínez, el tío Ramón el Gall, quien colocó una veleta con forma de gallo en la parte superior de la torre. Campello regresó de Cuba -lugar a donde emigró con su hijo- en el año 1919 y, tras levantar la casa y torre del Gall, construyó junto a Diego Pomares -el tío Diego, importante alcalde pedáneo de La Hoya- la primera escuela del campo ilicitano, en una parcela proxima a la torre del Gall.

  • TORRE DE LA VETLLA: LA TORRE OCULTA
  • Situada en la plaza del ayuntamiento ilicitano, la Plaça de Baix. Se encuentra embebida en un edificio modernista, con lo cual es complicado percatarse de su existencia.

    Esta torre formó parte de la muralla y albergó, desde el año 1575, el histórico reloj de Calendura y Calendureta, construido por Alfonso Gaytán. Más tarde, en el año 1759 se instalaron los muñecos, o como se conoce por parte de los ilicitanos, Miquel y Vicentet, quienes tocan las horas y los cuartos golpeando una campana con sendos martillos.

    Publicado en Monumentos

    A la Reina Isabel, por su parte, le escribieron lo siguiente:

    A la muy alta y muy excelente y poderosa señora, la Señora Reina: Vuestra excelsitud y señorío real significan como a vuestra majestad fue hecha donación y asignación en cámara de la Villa de Elche y lugar y castillo de Crevillente por el ilustrísimo Sr. rey Don Juan de inmortal memoria por razón y causa de vuestro matrimonio, cuya donación y asignación en cámara, os fue hecha de poor vida con el vínculo y condición de que al óbito de vuestra Señoría volviese al Rey de Valencia y a su primogénito con las condiciones contenidas en la carta de dicha donación.

    Y así en virtud de dicha carta de asignación y donación en cámara, por parte de vuestra señoría, tomó posesión de las dichas villa y Castillo mosén Juan de Cárdenas como procurador de vuestra Majestad, justa forma de la asignación en cámara, en virtud de la cual dicha donación, y no por otro título, vuestra señoría es señora de las dichas villas y Castillo y así las posee hoy en día, y habiendo sabido que vuestra Majestad había hecho donación, gracia o transmisión de las dichas villas y Castillo al noble D. Gutierre de Cárdenas, natural del realme de Castilla, de lo que estamos con gran congoja, tristeza y dolor por haber hecho dicha transmisión, hablando con toda reverencia a vuestra alteza, no se puede haber en Justicia y por vuestra Majestad debe ser revocada, más que por los fueros y privilegios y títulos reales y disposiciones testamentarias, para que las dichas villas sean incorporadas en el patrimonio y corona real del Rey de Valencia, de cuyo patrimonio y corona real no puedan ser separados, ni nadie pueda ser señor de aquellas sino el Sr. Rey de Valencia, o su primogénito.

    Y jamás se puede decir ni mostrar, desde la creación del mundo hasta ahora que ningún caballero ni otra persona, haya sido señor de las dichas villas sino el Rey de Valencia o su hijo con vínculo de volver al dicho Rey de Valencia o su hijo con vínculo de volver al dicho Rey de Valencia o a su primogénito, por lo que la donación hecha a vos de ls dichas villas con la condición de no poder vender, ni dar, ni en ninguna manera transferir a ninguna persona del mundo, y disponiendo así los privilegios, títulos reales y disposiciones testamentarias vea vuestra Real Majestad con ojos de justicia y de misericordia que la donación hecha al noble D. Cárdenas no ha lugar ni puede ser justicia, por lo que humildemente y por observar los privilegios, títulos reales y disposiciones testamentarias y asignación en cámara con intervención de Juan de Cárdenas, procurador de Vuestra Señoría, ha sido jurados su observancia: Suplicamos a vuestra Real Majestad revoque la dicha donación «Com axí sía ab religio de jurament revocar», y mandar sobreseer dicha transmisión, volviendo a su primitivo estado, mientras que los mensajeros transmitan a las majestades del ilustrísimo Sr. Rey y la vuestra.

    Y recordando a vuestra señoría ilustrísima los señalados servicios que esta villa ha hecho a Vuestra Majestad, deseamos a Vuestra Sacra Majestad que Dios le conceda la gracia y la merced en la custodia de vuestra Alteza y la prosperidad de vuestro real estado, quedando a su santo servicio por muchos años.

    Escrita en la Villa de Elche a 26 del mes de mayo del año 1481. Los Justicia, Jurados y Concejo General de Vuestra Villa de Elig, los cuales no quieren salir de Vuestra Señoría, ni ser de otra persona.

    El 12 de junio escriben a Fabra, que se encontraba en Murcia reclutando gente para la toma de Elche, informando a este de los mensajes enviados a los Reyes Católicos. Debido a que esperaban una pronta contestación le instaban a desistir del ataque. Del mismo modo, le hacían responsable de todo lo que sucediera mientras llegaba dicha misiva de contestación.

    Contestación del Rey Fernando

    El Rey a nuestros amados Justicia y Jurados de la Villa de Elig. Amados nuestros, hemos visto vuestra carta de 26 de mayo y hemos quedado maravillados de que antes de hacer donación de esa villa no halláis hecho ver, silo podiais hacer, lo que decís y hayáis caído en el error de querer premeditadamente y con tal inobediencia, resistir el cumplimiento de nuestros mandatos, lo que de ninguna manera podemos tolerar, por lo que os mandamos que sin dilación, excusa o consulta, dejen de cumplir nuestros privilegios y mandatos, y den la pacífica posesión de esa villa al comendador mayor D. Gutierre de Cárdenas, según por nuestras provisiones hemos mandado, certificándoos que si no lo hacéis, tenemos mandada tal provisión que de ninguna manera podréis resistir aquella y no sin gran daño de vuestras personas y bienes después de que sin excusa sean certificados de esta nuestra inmutable volundad, mandando a nuestro secretario mosén Pedro Capmanys que vaya a esa, lo que hará dentro de dos días y esperamos hayáis dado la debida obediencia al comendador mayor.

    Dada en Zaragoza a 12 días de junio de mil cuatrocientos ochenta y uno. Yo el rey.

    Pero el Concejo no atendió a razones ante tal intransigente postura y reunió a los notables del pueblo, acordando consultar en Valencia con los sabios doctores para que opinaran sobre tan grave problema. Del mismo modo se acrodó que hasta tanto no se recibiera contestación de Valencia, no se permitiría la entrada en la villa del secretario del Rey, mosén Capmany.

    Con el fin de completar su argumentación, el Concejo preparó unos documentos con los sellos correspondientes que demostrarían su veracidad y la legalidad de sus propuestas. En el escrito de los señores que se habían ido a Valencia dan conocimiento de la negativa del rey y la cantidad de soldados apostados en Villena, dispuestos a invadir Elche.

    Mientras, se refuerza el abastecimiento, con la prohibición de sacar trigo y comida, previendo el suministro de carne. Se advierte a los vecinos que habría confiscación de bienes a todos aquellos que permanecieran ausentes más de dos días.

    El conflicto

    Cuando a Elche llegan noticias de que el gobernador Don Pedro Maza se desplazaba para dar posesión a Cárdenas, le envían un escrito instándole a no venir. Igualmente, le piden que hable con el Sr. Rey para que mande sobreseer el caso y que harán resistencia «viva quien viva y muera quien muera, y decimos que los que vendrán no todos volverán a sus casas».

    Cuando el 19 de julio regresan los mensajeros enviados ante el Rey, con la orden bajo el brazo para entregar Elche a Cárdenas, se refuerzan las defensas, colocando vigías en las Torres, se ubican los «atalladors», desde el camino de Monforte hasta los almarjales y colocaron la bada en la Torre de la Calahorra, con el fin de ver las señales de humo en la montalla, realizada por dichos «atalladors». Se trataba de una manera de avisar, para que los que estuvieran en la huerta o fuera de la villa pudieran regresar. Del mismo modo, se cerraron las puertas de nocho y, durante el día, solo estuviera abierta la de La lonja.

    Se ordenó a todos los que tuvieran armas que se las llevaran a pasar revista por los expertos en la materia y las que estuvieran en condiciones, disponerlas para la defensa. Se nombró una comisión de defensa con poderes absolutos para que acudiese allá donde hiciera falta y atendiera las necesidades hasta las últimas consecuencias. Se escribió a Valencia, Játiva, Alcoy, Jijona y Orihuela, para hacerles partícipes de lo que sucedía.

    Para interceder en favor del Rey llegaron unos comisionados, al frente de los cuales estaba el procurador mosén Gaspar de Fabra, que se reunió con los de «Elig» en la torreta de Resemblanch, lo que entonces era alquería de Jaime Navarro. Esto ocurrió porque, al presentarse ante las puertas de la ciudad, estas estaban cerradas y el pueblo levantado en armas. Después de larguísimas discusiones, que duraron varios días, con los nervios a flor de piel, les ofrecieron pagar al Señor Cárdenas las rentas de Elche anualmente, a cambio de su renuncia de separarlos de la corona de Aragón y Valencia.

    La postura de Valencia

    El 22 de agosto de 1481 se recibe la contestación del Consejero del Reino de Valencia, informando de su nula faculta para sobreseer el caso. Dice así:

    ...por lo que tienen que proseguir la guerra continuamente y vuestros bienes son dados todos al comendador mayor y vosotros privados de oficios y jurisdicción y todos vuestros privilegios están revocados y aunque vosotros os tituláis fidelísimos vasallos del Sr. Rey, nosotros no os decimos lo contrario, pero el Sr. Rey os nombra por otro nombre. Y así como decís que estáis con las armas en la mano para defender vuestras libertades y los capitanes de Castilla os hacen la guerra y la harán mayor cuendo entren 150 lanzas dentro del Reino, así como las gentes de otras ciudades adictas al Rey y a la Reina, y os aconsejamos que antes de veros con tantas congojas pongáis en tercería esa villa y así evitar el escándalo de las armas y si así lo hacéis os prometemos sobreseer la guerra hasta que el Rey jure en Valencia, cuyo plazo pdréis suplicar a los Reyes que os atiendan y oigan y que la posesión de Elche se dada a quien diga el Rey.

    Los únicos que respondieron a la llamada de socorro lanzada por los ilicitanos fueron los orcelitanos -Orihuela-, ni siquiera los alicantinos se ofrecieron a intermediar. Los ilicitanos, Santa Pola incluida y los crevillentinos, se defendían valerosamente contra un ejército más numeroso, mejor dotado y mejor preparado.

    El canciller de Castilla, el secretario del Rey y Gozalbo de Baeza, valedor de Gutierre de Cárdenas fueron visitados por los señores de Orihuela para que remitiesen la guerra que se hacía con Elig y se anularan los procesos, persecuciones y ocupaciones hasta que los Reyes vinieran a Valencia y escucharan al Concejo de Elig.

    Estas negativas hicieron mucho daño en la moral de los bravos defensores de la verdad y la Ley. La última mala noticia la trajeron los que visitaron a los monarcas en Barcelona, informando que «no revocarían el mandato».

    El desenlace

    La muerte y desmoralización en aquellas negativas circunstancias hizo que la balanza se inclinara a un lado. El Consejo General celebró una reunión el 8 de noviembre de 1481 y dijeron:

    En vista de los muchos males que afligían a esta población y de que los Reyes, no solo no querían dar oídos a las justas quejas y poderosas razones de la villa por sus mensajeros portadores de sentidísimas cartas y fidedignos documentos, en los que patentizan nuestros sagrados derechos a no ser jamás separados de la Real Corona, sino que por el contrario, se disponían a que la donación hecha fuera llevada adelante hasta poner a Cárdenas en posesión de Elig, Crevillent y sus términos...

    De esta forma, Elche pasó a manos de Gutierre de Cárdenas.

    Publicado en Historia

    Los Reyes Católicos tuvieron una gran influencia en la Historia de Elche, tal y como vamos a ver en estos artículos, sobre todo en el trascendental suceso de la entrega de la ciudad a Gutierre de Cárdenas y la posterior reacción de la población ilicitana.

    Si echamos un vistazo al escudo situado en la Torre de la Calahorra podremos percatarnos que se trata del escudo de los Cárdenas y cuya inscripción dice: "Señor de Elche por la Gracia de la Reina llamada «La Católica», en pago de sus servicios". Por tanto, dejó de pertenecer a Valencia ni al Rey de Aragón cuando pagaron la deuda, en 1460, que liberó a Elche de los catalanes, que anteriormente fueron vendidos en 1391.

    Siendo Rey de la Corona de Valencia-Aragón -donde se ubicaban los catalanes-, don Juan II, por muerte de Alfonso V, escoge a Fernando I, quien a pesar de ser castellano para coronarlo como Rey de Aragón por el «Compromiso de Caspe». Sucede al morir Martín el humano y no dejar descendencia. Es entonces cuando Elche pasa a Doña Juana Enríquez, su mujer, por donación del propio Juan II. Doña Juana Enríquez lo recobró de dinero propio y lo hipotecó al dote de su hermana Doña Aldonza Enríquez y lo dejó en herencia al Señor Don Juan, marido de esta. Tras la muerte de la Reina vuelve a sus manos de nuevo.

    Elche como regalo de bodas

    En 1468 tienen la necesidad de hacer de nuevo frente a unos pagos, en este caso a la Ciudad de Valencia, hipotecan todos los bienes de Elche y Crevillente, por las pensiones de algunos censos cargados a esta Ciudad. Esto data del 26 de agosto de 1468, pero un año despúes, el 02 de julio de 1469, el Rey Don Juan escribe al Consejo de la Villa con motivo de la boda del Príncipe Fernando, su hijo, nombrado hace un tiempo Rey de Sicilia, solicitando 1.000 florines para afrontar la deuda del famoso collar de balajes, que en ese momento estaba empeñado. Este collar, según se decía, había pertenecido al Rey Salomón y era la mayor de las joyas de Aragón, cuyo valor alcanzaba los 40.000 florines, una fortuna para la época.

    Y no solo se atendió esta petición, el Consejo entregó además 3.000 sueldos a Don Fernando como regalo de bodas cuando pasó por Elche, el 09 de agosto de 1469, camino de Orihuela. De esta manera, Elche, junto con Crevillente, pasó a depender de la princesa castellana. El siguiente regalo de boda fue, precisamente, la cesión de las dos ciudades, lo cual significó una enérgica protesta por parte de los ilicitanos, a lo cual respondió el Rey Don Juan, explicando que ello no significaba enajenación alguna, ya que la boda de su hijo con la princesa uniría las dos coronas formando un solo reino. Además, en caso de fallecimiento de Doña Isabel, Elche volvería a formar parte de la Corona de Aragón.

    Sin embargo, estos argumentos solo servían para acallar las voces que pedían justicia, ya que Don Juan no era más que un políticos y, como tal, tenía poca credibilidad.

    La mentira del Rey Don Juan

    Y así quedó demostrado, pues el 24 de agosto de ese mismo año Fernando ratifica la entrega de la ciudad a su esposa, quien a su vez la cede a su Maestresala D. Guierre de Cárdenas, en un documento que, entre otras cosa, dice:
    «Doña Isabel, por la gracia de Dios, Princesa de Asturias, Princesa heredera y sucesora de los Reinos de Castilla y León, Reina de Sicilia, Princesa de Aragón, acatando los muchos, y buenos, y grandes y señalados servicios, que has hecho y harás de aquí en adelante, y los grandes peligros y afrentas en que por mi servicio y por el bien público de estos Reinos de Castilla y León y haber sufrido especialmente en la contratación del matrimonio que por la gracia de Dios es consumado entre yo y el muy ilustre Don Fernando, príncipe de Castilla, os hago merced, gracia y donación, pura, propia, no revocable, que es dicha entre vivos, sin condición alguna, para ti y vuestros herederos y sucesores para siempre jamás, de la Villa de Elig y del lugar de Crebillen, con sus palacios y castillos, y fortalezas y con todos los lugares y con toda su tierra, término y distrito... y con la justicia y jurisdicción Civil y criminal, alta de baja, y mero y mixto imperio de la dicha Villa y lugar con todas sus rentas y derechos...». Firmado por la Princesa y sellado.

    La respuesta de Elche

    Elche, por medio de su Concejo, enviaron una comisión con las personalidades más destacadas para homenajear primero y demandar después sus fueros a Doña Isabel. Querían demostrar que Elche nunca fue, ni quería ser, fuero de nadie, que tenía sus propios fueros, es decir, Valencianos, del Reino de Valencia. Le recordaron a la princesa que en la Guerra de Sicilia, el rey pidió a la ciudad de Barcelona 8.000 florines, que esta no quiso dar sin que Elche saliera del fiador.

    Le recordaron también que cuando los catalanes tenían sitiada a la reina Juana y al príncipe Fernando en Gerona, Elche acudió en su ayuda.

    Que cuando el rey Don Juan y sus tropas llegaron derrotados de la batalla de Olmedo, se les hospedó en Elche, donando además 300 sueldos para el camino. Y no dejaron pasar la oportunidad de recordarle que entregaron 1.000 florines para el desempeño del famoso collar de balajes, además de otros 3.000 sueldos, como se ha mencionado anteriormente.

    Y para acabar, le recordaron que Elche, por sus fueros y privilegios, títulos y leyes reales, amén de su fidelidad, había derramado sangre y vaciado sus arcas para sostener a la monarquía y, sin desear abandonar el Reino de Valencia, recibía aquel inexplicable insulto de los reyes.

    Además, convertían Elche, junto con Crevillente, en feudo de Don Gutierre de Cárdenas, que no era infante, ni hijo ni nieto de rey. No pertenecía a la nobleza, pero eso sí, era castellano. Es decir, un extraño en el Reino de Valencia aquella época.

    Qué hizo Isabel de Castilla

    Calmar a la comisión ilicitana con artes de buena política, ya que Isabel era muy buena en esas lides. Concedió, el 25 de noviembre de 1471, un nuevo privilegio, que consistía en un juramento que aseguraba guardar, respetar y observar fueros y privilegios, lammando a esto de la siguiente forma: «Los amados et fieles nuestros los justicia, jurados el Consejo General de la Nuestra Villa de Elig...»

    Y la promesa duró mientras vivió el rey Don Juan II, pero el 19 de enero de 1479 falleció y se confirmó la donación de Elche y Crevillente a Gutierre de Cárdenas. Se hizo saber a la población ilicitana y la reacción fue furibunda: ¡Había que resistir!. No querían caer en manos de un señor feudal y Elche tomó medidas:

    • Todo el trigo de los cristianos y los moros se depositaría dentro de los muros de la villa, para el abastecimiento de sus habitantes.
    • Se ordena formar cuadrillas para defender a la población, nombrando guardas para las puertas.
    • Se pondrá un vigilante cada día en la Torre del Consell y en la torre del campanario, con el fin de avisar de la llegada de cualquier persona.
    • Se acordó que el Justicia, Jurado y algunos prohombres ilicitanos hablasen con doña Isabel, esposa del magnífica mosén Gaspar de Fabra, procurador de la Villa para tomar posesión en nombre de los Reyes y posterior entrega a Cárdenas, con el fin de trasladarle sus deseos de pertenecer a la corona.

    Misivas a Fernando e Isabel

    El Rey Fernando era muy autoritario, hacía las cosas por sus narices, por la fuerza si era necesario, por lo tanto, se podía permitir ultrajar los sentimientos de un pueblo entero e ir contra la Ley con el fin de satisfacer los deseos de un señor feudal. La misiva a Fernando por parte de Elche fue la siguiente:

    Señor muy justo... que la noticia de que Elche y Crevillente son traspasados y alineados al noble Guiterre de Cárdenas, cuya nueva es tan cruel y de tanta congoja para nosotros, que nos produce tanta tristeza, terror y amargura que se podría decir que es maravilla que nuestros pechos no estallen en sangre al ver que el patrimonio y la corona real sean separados y puestos en poder de un caballero y separados de la corona real a la que siempre perteneció. Vuestros humildes vasallos que humildemente besan vuestros piies y manos, se recomiendan a vuestra gracia y merced y os piden justicia.

    Los Justicias, Jurados y Consejo General de Vustra Villa de Elche.
    Publicado en Historia

    Con motivo de las Fiestas Patronales de Elche y las Fiestas de la Venida de la Virgen, en Navidad, vamos a conocer a la Patrona de la ciudad, la Virgen de la Asunción.

    La Figura

    La figura de la Patrona de Elche, la Virgen de la Asunción, es una talla de tamaño natural que representa a María de pie y con las manos juntas, adoptando una clara postura de oración. Es una imagen de vestir y, por tanto, se halla recubierta con ropajes en forma de túnica y manto, bordados con metales preciosos y que únicamente hacen visible su cabeza, manos y pies. Esta talla posee diferentes mantos en función de cómo ha de ir vestida en las diferentes festividades litúrgicas de la ciudad, que se celebran cada año. Todas se conservan en el museo parroquial. La cabeza de la imagen está cubierta por una toca de tisú de plata que oculta su pelo y por una gran corona imperial, rematada por la figura del Espíritu Santo en forma de paloma que se posa sobre el escudo de la ciudad de Elche. Dicha corona de plata fue sufragada por los ilicitanos y realizada en 1940, a cargo de unos Talleres de orfebrería religiosa sitos en Valencia.

    La Historia

    Según la tradición, la imagen de nuestra Patrona apareció en el interior de un arca de madera flotando en el mar, en la playa del Tamarit, situada en Santa Pola. Corría el año 1370, según algunos autores, o 1265, según otros. El arca fue encontrada por el guardacostas Francesc Cantó quien corrió a comunicar la noticia al Concejo de Elche. Dicho Concejo se desplazó hasta la playa y comprobó el hallazgo de la figura, así como de unos documentos manuscritos que la acompañaban. Estos documentos eran la consueta o libreto de la Festa o Misterio asuncionista y en ellos se explicaba cómo debía celebrarse el festejo de esta imagen.

    No obstante y aunque en la tapa del arca misteriosa aparecía la inscripción Sóc per a Elx -"Soy para Elche"-, lo que indicaba claramente el destino de la imagen de la Virgen, vecinos de Alicante y Orihuela, que también se enteraron de la aparición, quisieron que la figura fuese trasladada a sus respectivas poblaciones. Para decidir la cuestión sin disputas, se colocó el arca sobre una carreta de bueyes con los ojos tapados y se soltaron en una encrucijada de caminos. La carreta de los animales emprendió la marcha hacia Elche sin dudarlo y no se detuvo hasta llegar a la puerta de la ermita de San Sebastián, donde fue depositada la figura mariana. Existe otra tradición que cuenta que, concluida la actual Basílica de Santa María y amparados en el deseo de los ilicitanos por entronizar a su Patrona en el altar mayor, fue llevada a la Basílica varias veces, pero a la mañana siguiente siempre aparecía en su antiguo altar de la pequeña ermita. Finalmente, reunidos los cabildos civil y eclesiástico de la población, realizaron rogativas ante la talla para que permaneciese en la Basílica de Santa María, lo que sucedió posteriormente desde ese instante.

    El incendio de 1936

    La imagen original de la Virgen de Elche desapareció en el incendio de la Basílica de Santa María de 1936. Se efectuó, pues, una nueva talla a imitación de la anterior, realizada por el escultor valenciano José Capuz. El 29 de diciembre de 1940 volvió a representarse el hallazgo del arca con la figura de la Patrona de Elche, nuevamente en la playa del Tamarit con el único fin de volver a traer la figura desde el mar, tal y como sucedió siglos antes.

    En en año 1958 fue proclamada Alcaldesa Honoraria de Elche por el pleno del Ayuntamiento de Elche. Esto conlleva también los atributos que corresponde al cargo, a saber, bastón de mando y la medalla con el Escudo de Elche.

    El 29 de diciembre de 1970, coincidiendo con los festejos por el VI centenario de la Venida de la Virgen a Elche, la imagen fue coronada canónicamente por el obispo de Orihuela, Pablo Barrachina y Estevan. Los padrinos de esta ceremonia fueron el alcalde y su señora esposa.

    Las Procesiones de la Virgen

    La Virgen de la Asunción es sacada en procesión en varios momentos del año. El Domingo de Pascua, la llamada "Procesión de las Aleluyas" y que simboliza el encuentro de la Madre con Jesús resucitado.



    El día 15 de Agosto, inmediatamente después de celebrarse la Nit de la Roà, donde los ilicitanos velan a su Patrona durante toda la madrugada, tiene lugar la procesión que representa el entierro de María, portada por los personajes de la Festa.

    En último lugar, el 29 de diciembre, que obviamente se celebra el descubrimiento y su posterior venida a Elche. Hay que indicar que entre el 16 y 22 de agosto, justo después de las Fiestas Patronales, la imagen de la Virgen de la Asunción es expuesta, en forma yaciente y para su veneración en la Basílica de Santa María, en un lecho instalado para tal efecto.

    Las Camareras de la Virgen

    Las salidas en procesión y la estancia en el camarín de la Basílica hacen indispensable que la imagen de la Virgen de la Asunción sea atendida y ornamentada en consecuencia. De esta tarea se encargan las denominadas "Camareras de la Virgen", institución muy antigua -data del siglo XVIII-, que la componen una serie de señoras ilicitanas. Se trata normalmente de un cargo hereditario y se ocupan de vestir y desvestir la figura de la Virgen, cuidar sus ornamentos o custodiar sus joyas, entre otras tareas.

    Donaciones Históricas

    A lo largo de la historia, la Patrona de Elche recibió donaciones y legados de incalculable valor por parte de sus fieles. Se pueden contemplar algunos de ellos en el Museo de la Virgen de la Asunción. Sin embargo, el más importante es el llamado Vínculo del Dr. Caro o Bienes de la Virgen, formado por un conjunto de huertos de palmeras, entre los que se ecuentran los del Parque Municipal, fincas agrícolas, casas, hilos de agua de la Acequia Mayor, etcétera. Estas posesiones fueron otorgadas por Nicolás Caro, muerto en 1666, que fue ordenado sacerdote tras quedar viudo. En su testamento instituyó un vínculo indivisible con todas sus posesiones y estableció que, en caso de truncarse su propia línea sucesoria, los bienes pasarían a ser propiedad de la imagen de la Virgen de la Asunción, ubicada y venerada en Santa María. Esto data de 1697, cuando falleció su nieta Isabel Caro, ya que la única hija de esta había profesado como monja de clausura. Las rentas anuales que produce este vínculo deben ser destinadas por tercioa a sufragios por el alma del Doctor Caro, a dignificar los cultos dedicados a la Patrona de Elche y a la conservación de sus ornamentos y capilla. En la actualidad, estas rentas suponen una cantidad exigua, debido a la pérdida del valor agrícola de las fincas y son administradas por una junta constituida por el Alcalde de la ciudad, el cura párroco de Santa María y un administrador.

    Publicado en Historia

    El 18 de julio de 1936 dio comienzo la Guerra Civil Española. Más de 80 años después, se sigue recordando esta fecha. Para descubrir al lector qué papel tuvo Elche antes, durante y unos meses después de la contienda, hagamos un breve resumen de la situación de España en el año 1936, meses antes del comienzo.

    Elecciones en 1936

    El 16 de febrero de 1936 se celebraron elecciones generales en España. Por un lado se presentó una gran coalición de izquierdas llamada Frente Popular y por el otro, una de derechas, el Frente Nacional Contrarrevolucionario. Ganó la izquierda por un estrecho margen de votos y porcentaje, aunque debido a la ley electoral, consiguió la mayoría absoluta.

    Como quiera que la inestabilidad social y política del país era común en esos años, el resultado de las elecciones no hizo sino dilatar la brecha entre unos y otros, aumentando significativamente las revueltas, huelgas y reivindicaciones. Incendios, destrucciones y violencia se convirtieron en habituales.

    Existen muchos análisis que explican los motivos de estas revueltas, aunque el más aceptado es la no aceptación por parte del Frente Nacional Contrarrevolucionario de los resultados electorales. Bien es cierto que los grupos paramilitares que surgieron entre febrero y julio de 1936 eran de ambos bandos, es decir, los dos se mostraron plenamente activos en cuanto a violencia se refiere. 189 incidentes y 262 muertos fue el resultado de tan lamentables actos. La mayoría de muertes eran del Frente Popular, afín a la República.

    El alzamiento

    El 16 de abril de 1936 uno de los hombres de José Castillo, instructor de las milicias de la juventud socialista, asesinó a Andrés Sáenz de Heredia, familiar cercano de José Antonio Primo de Rivera, fundador y líder del Partido Falange Española. Como represalia, el 12 de julio fue asesinado el propio José Castillo. Esto provocó la virulenta venganza de la izquierda que acabó en otro asesinato, la del diputado de Renovación Española, José Calvo Sotelo, solo un día después. Según muchos historiadores, este hecho fue el desencadenante definitivo para decantar la balanza en favor de un golpe de estado contra la República, atrayendo a muchos indecisos a este acto, entre los que se encontraba el propio Francisco Franco.

    El resto es conocido, después de la sublevación militar y el posterior intento fallido del gobierno republicano por aplastarlo, derivó en la Guerra Civil Española, que tuvo dos bandos bien diferenciados, por un lado el Republicano y por otro el Bando Nacional.

    Elche en la Guerra Civil

    Elche fue fiel siempre a la República, incluso en la provincia de Alicante se recibió con euforia la victoria del Frente Popular, por tanto, la participación de la ciudad en la Guerra Civil tuvo una importancia capital, no tanto en la acción militar como en la recepción de refugiados.

    La Guerra Civil Española, desde sus inicios, obligó a muchos españoles a abandonar sus lugares de residencia, huyendo del horror del conflicto, de los peligros del frente bélico o de las represalias políticas. En la España Republicana, una de las provincias más alejadas del combate fue Alicante. Esto la convirtió en un destino perfecto para los refugiados. Dentro de ella, Elche era uno de los municipios de mayor peso e importancia económica, de ahí que resultase fundamental su papel en la recepción de esta corriente de evacuados.

    Que Elche fue un municipio receptor de refugiados se puede verificar a través de la misma Alcaldía y su correspondencia y los recortes de prensa de la época. Ya en octubre de 1936, Elche recibió un importante número de evacuados procedentes de las provincias de Badajoz, Cáceres, Toledo, Ávila, Madrid y Córdoba. A partir de entonces, otras provincias añádieron su nombre a esta lista. En febrero de 1937 llegaron desde Málaga, y desde Asturias en noviembre de ese mismo año. En el verano de 1938 se tiene constancia también de la llegada de evacuados desde Granada y Jaen.

    Resulta muy complicado saber el número exacto de refugiados que albergó Elche, pero se calcula que en torno a unos 2.000 al poco de comenzar la contienda. Hay que tener en cuenta la dificultad que existía en la época para realizar cualquier trayecto entre provincias, lo cual denota un esfuerzo relevante por parte de la ciudad de Elche para llevar a cabo esta labor humanitaria. Fue el Ayuntamiento de Elche, con su Comité Local de Refugiados a las órdenes del Comité Provincial el que se encargó de esta tarea. Meses después llegaría la ayuda de la delegación ilicitana del Socorro Rojo Internacional.

    La solidaridad de los ilicitanos

    Es relevante hacer hincapié en este punto. Recibir refugiados, darles manutención y un sitio donde alojarse no resultaba económicamente sencillo. Para ello, las instituciones de las que dependían estos refugiados tuvieron que aprobar una serie de medidas, entre las que destacó la implantación de un impuesto del 1% para todas las ventas al por mayor de la ciudad y que no iban destinadas al esfuerzo de guerra, en este caso, apoyando al bando republicano. Es decir, Elche no solo se esforzó en acoger gente que huía de la guerra, también participó activamente en el apoyo al gobierno democrático que salió de las urnas el 16 de febrero. En cuanto al problema de alojar a los evacuados, el Ayuntamiento puso a disposición de estos inmuebles que tenía bajo su control, pero la mayor parte del esfuerzo lo hicieron los mismos ilicitanos, recibiendo y alojando a estas personas en sus propias viviendas.

    El mayor grueso de esta recepción tuvo lugar en las Partidas Rurales de Elche. Es aquí donde se ubicaron tres colonias infantiles que acogieron a más de 150 niños, huidos de las zonas más virulentas del conflicto, aquellas que sufrían bombardeos.

    A pesar de que, con el transcurso de la guerra y la victoria inminente del Bando Nacional, los recursos y el abastecimiento fueron menguando, los ilicitanos consiguieron mantener estos refugios incluso meses después de acabar la contienda, a la espera de que los familiares de los niños volvieran para reunirse con ellos.

    Al finalizar la guerra, la mayoría de refugiados que vinieron a Elche había abandonado la ciudad. Por lo menos eso se deduce después de comprobar el padrón en 1940. En esta época, Elche se convirtió en receptor de inmigrantes forzosos, aquellos prisioneros de guerra venidos de diversos puntos de la geografía española. Estos presos políticos fueron encarcelados en una antigua fábrica que se habilitó como cárcel y en un destacamento militar encargado de evitar cualquier movimiento subversivo por parte de una población leal a la República hasta su derrota, la ciudad de Elche. Para concluir, muchos de estos presos eran ilicitanos.

    Publicado en Historia
    Página 1 de 2