Conservar el vino es esencial para todos aquellos profesionales y aficionados que disponen de una bodega privada y que suelen acudir a ella para contemplar y escoger alguna de las joyas que allí guardan. Para nuestros lectores de Elche Se Mueve, ponemos a vuestra disposición unos consejos para la conservación de nuestros vinos en lo que a temperatura se refiere, en concreto Pedro de Benito nos cuenta cómo conservar el vino en este interesante artículo. Y os recomendamos para ello un sistema de revestimiento para mantener, enfriar o disminuir la temperatura de nuestra bodega.

Después de adquirir nuestro vino y dirigirnos a casa para guardarlo, hemos de tener en cuenta una serie de factores imprescindibles, entre ellos la temperatura. Es por esto que tenemos que buscar siempre la ubicación natural más fresca y que posea una humedad razonable. Nos centramos en la temperatura.

Temperatura

Esta debe ser lo más estable posible. Entre 10º y 14ºC sería lo ideal, sin superar nunca los 18ºC. Cuanto más baja mantengamos la temperatura de la bodega, más lenta será la evolución del vino en la botella y estos durarán más. Las temperaturas variables hacen que los vinos se dilaten y contraigan, provocando mucha presión en el corcho y haciendo que rezumen los tapones -transpirar un líquido por los poros de un recipiente-, lo que provoca evoluciones prematuras que estropean el caldo.

También se debe tener en cuenta la temperatura que hay en la sala, restaurante, etcétera, donde vayamos a tomar el vino. Si este está muy frío puedes aumentar su temperatura rápidamente con el calor del ambiente. En cambio, servido a temperatura demasiado alta perderá parte de su atractivo, ya que cuanto más caliente está el vino, más se potencia el alcohol y el azúcar y perdemos rápidamente los aromas. Al contrario, si el vino está demasiado frío, se produce una mayor sensación de astringencia y aspereza en el paladar y el paso por la boca anestesia las papilas de la lengua, lo que impide percibir los sabores del vino.

Revestimiento Cool-R

Para conseguir mantener la temperatura o incluso rebajarla, disponemos del revestimiento Cool-R, una membrana impermeabilizante altamente reflectante que protege las cubiertas del calor y el agua. Puede aplicarse sobre cubiertas nuevas y en rehabilitación, ya sean planas o inclinadas. Aporta los siguientes beneficios:

  • Enfriamiento
  • Impermeabilización
  • Alta duración
  • Reflectancia
  • Disminución de la temperatura de la cubierta

Este tipo de solución resulta altamente recomendable para almacenes específicos, como pueda ser una bodega para nuestros vinos. Además, disminuye ostensiblemente la factura de energía y los costes de refrigeración. Protege nuestra bodega de temperaturas extremas y es resistente al viento y al polvo.

Publicado en Artículos Recientes

La receta está sacada del libro “¿Hacemos pan?” de Ibán Yarza y Alma Obregón. Soy fan total de cualquier libro en el que intervenga Alma, ya sea de repostería, de panadería, de deporte, de animales o de pepinillos en vinagre… De lo que sea, fan total y absoluta de su trabajo.

Imaginaos la masa creciendo en el horno, tostándose, rellena de Nutella derritiéndose con el calor, crujiente por fuera y tierna por dentro… Bueno ya paro, que parece que estoy relatando la escena de una película X.

Sea lo que sea, en la receta os voy a enseñar cómo elaborar una masa casera para nuestra trenza y que, lejos de mitos e historias, es bien fácil y agradable de realizar.

Ingredientes para la masa:

  • 430g de harina (normal, de la que usamos siempre para los bizcochos y demás)
  • 7g de levadura de panadería seca (no es ni la normal de Royal que es un polvito blanco ni esa que viene en bloques, es una que viene en sobres y que son como semillitas, es granulada y de color marroncito claro, suele venir en sobres de 7g, yo la compro en el Lidl).
  • 20 gramos de azúcar blanco
  • 25 gramos de mantequilla
  • Media cucharadita de sal
  • 1 huevo
  • 180 gramos de leche entera

En un cazo ponemos la leche, la mantequilla cortada a cubitos, el azúcar y la sal y removemos a fuego medio-bajo hasta que la mantequilla se derrita por completo. No debe hervir ni estar muy caliente, ya que el paso posterior es echar el huevo y no queremos que se nos cuaje por el calor. Por ello, si cuando se ha derretido ya la mantequilla está todavía muy caliente como para echar el huevo pues removemos un poquito fuera del fuego hasta que se temple la mezcla.

Ahora sí, añadimos el huevo y con unas varillas mezclamos hasta que se integre todo bien. En un bol grande ponemos la harina y la levadura, mezclamos bien, y añadiremos la mezcla de leche, todavía un poco templada (necesitemos que no esté fría del todo porque esta levadura se activa con el efecto del calor).

Si lo vas a hacer a mano, primero mezcla bien con una cuchara y después, con las manos bien limpias, amasa en la encimera sobre un poquito de harina hasta obtener una bola homogénea, elástica y suave. Si estás haciéndolo con el robot amasador, simplemente ponle el gancho amasador y amasa durante 5 minutos.

Una vez esté la masa lista, la dejamos reposar en un bol engrasado con un poquito de aceite (para que no se pegue a las paredes) y tapado con papel film durante al menos una hora.

Se tiene que dejar reposar en un lugar más bien cálido (no de que haga calor, sino que no haga frío) y alejado de corrientes. Yo dejo reposar las masas dentro del horno, apagado por supuesto.

Transcurrido ese tiempo veremos cómo la masa ocupa prácticamente el doble. Precalienta el horno a 180º y pon en una bandeja de horno una hoja de papel de hornear (papel vegetal).

Ahora, echamos un poco de harina sobre la encimera y ponemos ahí la masa para estirarla. La estiramos con un rodillo hasta formar un rectángulo de unos 45x30 centímetros aproximadamente. Es importante que la masa quede finita, ya que vamos a dejar que repose un rato más por lo tanto crecerá más y se hará más gruesa, y no es lo que queremos.

Ahora es el turno de la Nutella. Ponemos por encima de la masa un buen pegote y extendemos, tratando de no llegar a los bordes porque si no luego, a la hora de enrollar la masa, se nos saldría y sería un poco desastre.

Trenza de Nutella, crujiente y tierna al mismo tiempo

Una vez extendida la capa de Nutella, por el lado largo del rectángulo empezamos a enrollar con cuidado, intentando hacer un rollo lo más apretadito posible.

Cuando tengamos el rollo hecho, cortamos con un cuchillo el rollo por la mitad, longitudinalmente ¿eh? Es decir, haciendo un corte a lo largo, pero dejando un extremo del rollo sin cortar, es decir dejando sin cortar unos 2 o 3 centímetros, que será desde donde empiece nuestra trenza.

Ahora coge las dos mitades del rollo y ve trenzándolos con cuidado. El lado derecho sobre el izquierdo y así sucesivamente. Cuando llegues al final, pega bien los extremos de la trenza que se han quedado sueltos con un poco de leche o huevo batido, para que no se despegue en el horneado.

Cuando ya tengamos lista nuestra trenza, dejaremos reposar sobre la bandeja de horno que habíamos preparado antes, unos 30 minutos, tapada con papel film. Esta vez no la puedes dejar reposando dentro del horno, ¡que ya está precalentado!

Por último, pincela la trenza por encima con leche y mete al horno durante 20 minutos. Cuando esté doradita y, al pinchar con un palillo, éste salga limpio y no se pegue, ya podrás sacar la trenza del horno.

Déjala entibiar y sírvela aún calentita acompañada de una bola de vuestro helado favorito, si es de vainilla mucho mejor. ¿Os apetece el plan?

¡¡Espero que os haya gustado esta receta tanto como a mí y que probéis a hacerla!!

¡Hasta la próxima!

Enlace al Artículo original: Trenza de Nutella: Crujiente y Tierna al mismo tiempo

Publicado en Artículos Recientes

Hoy tenía la tarde libre y, cómo no, me he puesto a hornear, ya que lo echaba muchísimo de menos y ya tocaba. Eso sí, no me he complicado la vida y me he decantado por un bizcocho clásico de leche evaporada que sabía que iba a gustar a todos y cada uno de los miembros de mi casa, ya sabéis que a mí lo que más me gusta es la repostería tradicional y hacer bizcochos que además queden así de jugosos, esponjosos, blanditos… Es mi debilidad.

¡Casi ni me acordaba de cómo se entraba aquí! Menos mal que hoy me he animado a subir una receta que si no se me olvida del todo!! Estoy desaparecida en combate pero es por una buena causa, sin embargo dentro de alrededor un mes tengo planeado ponerme en marcha otra vez con muchas recetas ricas ricas para poder compartirlas con vosotros…

Necesitamos ingredientes súper básicos y que podemos encontrar muy fácilmente y el resultado quedará muy muy bien, ya veréis. La receta la he sacado del blog de Su de Webos Fritos, que el otro día ojeándolo la vi y dije “no se me puede escapar”!!

Ingredientes (para un molde de unos 25cm de diámetro aprox.):

  • 250g de azúcar blanco
  • 70g de aceite de oliva suave
  • 4 huevos (claras y yemas aparte)
  • 200g de leche evaporada (podéis encontrarla en cualquier supermercado, es de la marca “La Lechera”)
  • 250g de harina
  • 12g de levadura tipo Royal
  • La ralladura de un limón (preferiblemente grande)
  • Unos chips de chocolate para poner por encima (opcional)

Cuando preparemos todos los ingredientes, separaremos las yemas de las claras. Ponemos la leche evaporada y el azúcar en un bol y empezamos a batir con las varillas eléctricas a velocidad alta unos 5 minutos hasta que se quede una cremita espesa (y deliciosa) y se aclare.

A continuación incorporamos las yemas, la ralladura de limón y el aceite y seguimos batiendo otros 5 minutos hasta que se vuelva a aclarar la mezcla. Echamos ahora la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos solamente hasta que se integre, no más. No hace falta sobrebatir, sólo así (entre otras cosas) conseguiremos la esponjosidad que queremos.

Montamos ahora las claras. Les ponemos una pizca de sal antes de montarlas y batimos con las varillas hasta que estén firmes.

Ahora vamos echando poco a poco las claras sobre la masa que ya teníamos y vamos integrando con movimientos envolventes, añadiendo de poquito en poquito las claras montadas.

Una vez tengamos una masa homogénea y esponjosa, sin grumos de las claras, vamos a dejar reposar 5 minutitos en el bol, mientras nuestro horno se calienta. Para ello pondremos el horno a una temperatura de 170 grados.

Cuando el horno ya haya llegado a la temperatura, vertemos la masa en el molde elegido previamente engrasado (engrasadlo como queráis, yo en mi caso uso spray desmoldante). Echamos los chips de chocolate por encima a lo loco, cuantos más mejor. Metemos en el horno entre 35 y 45 minutos, esto dependerá de la potencia de cada horno.

Al llegar a los 35 minutos veremos que se ha dorado la superficie, pinchad con un palillo para comprobar si está hecho o no. Si no está hecho ponéis 5 o 10 minutitos más y volvéis a comprobar. Así hasta que el palillo salga limpio.

Espero que os haya gustado esta receta, que la hagáis y que la disfrutéis tanto como yo!!

Hasta la próxima!!

Enlace al Artículo Original: Bizcocho de Leche Evaporada - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes

Hoy os traigo una receta de las de toda la vida, un bizcocho de yogur pero a mi manera. Está buenísimo, bueno, decir que está buenísimo es quedarse corto, tiene un sabor tan especial que no podía desperdiciar la oportunidad de compartir esta receta con vosotros!

Tenía un yogur griego de fresa ahí solito en la nevera y digo… ¿qué hago contigo, a ver? Me dijo que hiciese con él un bizcocho así que le hice caso e hice un bizcocho de yogur con un yogur griego de fresa. Además es el yogur perfecto para hacer este bizcocho porque es súper cremoso, lo que le va a dar esa textura tan perfecta a nuestro bizcocho.

Saqué la receta base de “Las recetas de MJ” y luego ya le fui añadiendo yo más ingredientes como la miel, la canela o los chips de chocolate, además de ponerle por encima la capa de chocolate, claro. En serio, estoy escribiendo acerca del bizcocho y se me hace la boca agua…

Qué más os puedo decir… Pues veamos, el molde que vayáis a usar puede ser el que sea, del diámetro que tengáis, siempre y cuando no sea muuuy pequeño tipo 20 o 18 centímetros porque si no se os desborda, pero a partir de 22 centímetros podéis usar el que queráis, la diferencia está en que os quedará más alto o más bajito el bizcocho. Para que os sirva de referencia, yo usé un molde de 26 centímetros.

Además, en este bizcocho no se miden los ingredientes por gramos sino por medidas del yogur, es decir nosotros pondremos el yogur en un bol y el vasito de yogur lo utilizaremos como medida para los demás ingredientes. Si pongo “2 medidas de yogur” son dos vasitos del ingrediente que ponga.

Sin más dilación, voy a compartir con vosotros esta receta tan fácil pero con un resultado espectacular. Vamos a ver qué necesitamos.


Ingredientes

  • 3 huevos
  • 1 yogur griego de fresa (125g)
  • 1 medida de aceite de oliva suave
  • 2 medidas de azúcar moreno
  • 3 medidas de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo (16g)
  • 1 cucharada sopera de miel (bien colmada)
  • 1 cucharadita (5g) de canela en polvo
  • 120 gramos de chips de chocolate, previamente enharinados para intentar que no se nos queden en el fondo del bizcocho

Para la Cobertura

  • Chocolate negro (no sé qué medida puse yo, simplemente había una tableta empezada y la usé, pero poned la cantidad que más os apetezca, cuanto más chocolate más cobertura)
  • Un chorrito de nata para montar

Vamos a empezar poniendo los huevos en un bol y los batiremos a máxima velocidad hasta que doblen su volumen y se hayan aclarado bastante. Echamos el yogur, el aceite y la miel. Volvemos a batir con las varillas para que se incorporen bien todos los ingredientes.

Después echamos las 3 medidas de harina junto con la levadura y la canela, todo tamizado (pasado por un colador). Echamos también las 2 medidas de azúcar moreno y volvemos a batir con las varillas lo justo como para que todo esté integrado ya que no queremos sobrebatir la masa.

Ahora, vamos a terminar de mezclar y remover con una espátula o lengua de gato para asegurarnos de que no queda nada en el fondo del bol y está todo bien integrado. Precalentamos el horno a 180 grados.

Vamos a dejar la masa reposando unos 15 minutos o media hora, en el mismo bol.

Una vez ha pasado ese tiempo ponemos nuestra masa en el molde que vayamos a usar previamente engrasado y metemos al horno unos 30 minutos. Este tiempo es orientativo, dependerá de cada horno. Por eso, a los 30 minutos metemos un palillo en el centro del bizcocho y si sale limpio lo sacamos del horno pero si sale húmedo programaremos 10 minutos más. Pasados esos 10 minutos, haremos lo mismo con el palillo y si sale húmedo lo programaremos 10 minutos más. Así hasta que salga limpio.

Al sacarlo del horno, lo dejamos reposar 5 minutos en el molde y después desmoldamos y dejamos enfriar del todo el bizcocho sobre una rejilla.

Mientras se enfría preparamos la cobertura, que simplemente es poner el chocolate a fundir en un cazo y añadir nata hasta que veamos que coge la consistencia que nos gusta para la cobertura. Añadimos nata para que cuando el chocolate se enfríe no se quede duro como una piedra sino que sea una cobertura untuosa y no dura. Una vez la tengamos ya hecha se la ponemos por encima al bizcocho y decoramos con unas nueces o lo que tengáis por ahí, cualquier otro fruto seco, sprinkles de colores, lacasitos… ¡Lo que más os guste!

¿Bueno qué me decís, verdad que es súper fácil? Y la pinta que tiene… ¡Podéis juzgar vosotros mismos por las fotos! Pero en serio, probad a hacerlo porque no supone nada de dificultad y merece muchísimo la pena, es un bizcocho tan esponjoso y blandito, y con el toque de la cobertura de chocolate… ¡No os digo más!

¡¡Espero que os haya gustado y hasta la próxima!!

Enlace al Artículo Original: Bizcocho de Yogur con Chocolate - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes

Mirad qué cosa más rica, más bonita, más festiva, más apetecible por favor!! Estas rocas de chocolate os robarán el corazón!! Son súper fáciles de hacer, sólo hacen falta dos ingredientes, dos!!! Chocolate y frutos secos. Nada más.

Vamos a usar el tipo de chocolate que queramos y los frutos secos que nos apetezca. Nueces, cacahuetes, almendras, pistachos, un surtido de frutos secos… Podéis usar incluso cereales de estos de arroz inflado, o corn flakes, copos de azúcar. También podéis poner galletas troceadas. Vamos que es un no parar de opciones, pero para que queden hechas unas “rocas” de verdad lo mejor es usar frutos secos.

Yo usé tres combinaciones distintas. La primera fue chocolate blanco y pistachos, una combinación espectacular porque se junta el dulce del chocolate blanco con el toque saladito de los pistachos. Riquísimo. La otra fue chocolate con leche y cacahuetes, muy rica también. Además a ésta yo le añadí un poco de galleta y cacahuetes con miel triturados, es decir, hecho polvito. Se lo añadí tanto al chocolate derretido y además se lo puse por encima una vez hechas las rocas. Por último, hice la combinación más clásica pero, para mí, la más rica también, chocolate negro y almendras tostadas.

Vamos a ver qué necesitamos.

Ingredientes para unas 20 rocas de cada tipo de chocolate (dependiendo del tamaño que las hagamos):

  • 200g de chocolate blanco
  • 200g de chocolate con leche
  • 200g de chocolate negro
  • 200g de pistachos
  • 200g de cacahuetes sin piel
  • 200g de almendras tostadas sin sal

Rocas de Chocolate con Frutos Secos

Es decir, utilizaremos la misma cantidad de chocolate que de frutos secos, así que si queréis hacer menos cantidad pues poned 100g de chocolate y 100g de frutos secos.

El proceso es simple. Derretimos el chocolate a fuego lento en un cazo, con el chocolate blanco hay que llevar mucho cuidado ya que se quema con facilidad, así que tengo que incidir en que con el chocolate blanco no dejéis de remover hasta que se derrita, a fuego bajo, no tardaréis más de 5 minutos pero hay que llevar cuidado.

Una vez derretido el chocolate añadimos los frutos secos, que si queréis podéis trocearlos un poquito antes. Mezclamos bien y nos aseguramos de que todos los frutos secos se queden impregnados de chocolate.

Ahora, sobre una bandeja con papel de horno, ponemos montoncitos hechos con una cuchara y metemos al frigorífico durante unos 30 o 45 minutos.

Una vez estén frías ya podemos comerlas!! Veis qué fácil y rápido? Además, con lo bonitas que quedan son ideales para meter en una cajita, decorarla un poco con algún lazo o lo que sea y regalarlas!!

Espero que las disfrutéis, os las recomiendo 100%!!

Nos vemos a la próxima!!

Enlace al Artículo Original: Rocas de Chocolate con Frutos Secos - Caprichos Al Horno



Publicado en Artículos Recientes

Me encanta la satisfacción que da cuando haces algo con masa levada y te sale bien, básicamente porque soy una negada con las masas hojaldradas y levadas y es precioso ver el proceso de las mismas cuando sale bien la cosa.

La receta que os traigo hoy es facilísima, no temáis, que si a mí me ha salido bien a vosotros os va a salir genial. Como podéis ver, son los clásicos bollitos con pepitas de chocolate que son absolutamente ideales para desayunar ogghhh me llegué a comer como tres seguidos, me encantan, y recién hechos son… LA BOMBA.

La receta la saqué del canal de youtube llamado “Las recetas de MJ” y el vídeo me resultó muy útil y muy apañado, así que os dejaré el link para que lo veáis y tengáis más claro el proceso que ahora os voy a explicar.

Ingredientes para 15 bollitos:

  • 500g de harina de fuerza
  • 220ml de leche
  • 80g de azúcar
  • 25g de levadura fresca (yo la compro en Mercadona, en la zona donde están las mantequillas y margarinas y demás)
  • 60ml de aceite de oliva
  • 2 yemas de huevo
  • 150g de chips de chocolate negro
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Una pizca de sal

Primero vamos a mezclar la leche con la levadura. Para eso la leche tiene que estar tibia y vamos a echar en ella la levadura desmenuzada y a mover hasta que se disuelva. Vamos a echar la leche en un bol de nuestra batidora o robot de cocina y a añadir el azúcar, el aceite y mezclamos un poco hasta que se integre bien. Ahora echamos las yemas, la sal, la esencia de vainilla y mezclamos otra vez y, sin dejar de batir, echamos la harina poco a poco hasta que se mezclen todos los ingredientes.

Una vez todos más o menos integrados, vamos a usar el accesorio amasador de nuestro robot o batidora o, si no tenemos, a amasar con las manos. Vamos a amasar a velocidad media durante unos 5 minutos y cuando ya esté, vamos a hacer con la masa una bola y a ponerla en un molde engrasado (con aceite mismamente) y a esperar a que doble su volumen, como 1 hora y media, preferiblemente en un lugar cálido (ahora que hace calorcito es fácil).

Cuando ya haya doblado su volumen, vamos a cortar trozos de 60g de peso, pero sin estirar la masa, sólo vamos a usar un cuchillo para obtener estos trozos. Ahora, cada una de las porciones de masa vamos a estirarlas un poquito y a hacerles forma redonda aplanada y encima de cada una echaremos 10g de chips de chocolate. Haremos una bolita integrando bien todos los chips de chocolate en nuestra porción de masa y pondremos estas bolitas de masa en nuestra bandeja de horno con papel vegetal.

Ahora dejaremos reposar otra hora y media hasta que los bollitos doblen su volumen y, antes de meterlos al horno, los pintaremos con un poco de leche.

Meteremos al horno, precalentado a 180º con calor arriba y abajo durante unos 13-17 minutos, cada horno es un mundo así que cuando veamos que están doraditos los sacamos. Dejamos enfriar encima de una rejilla y listos!!!

Ya os digo, recién hechos son una pasada… Como mejor están!!!

Espero que os gusten y si queréis ver el vídeo aquí os dejo el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=qUnAjE4i8Uo

Hasta la próxima!!

Enlace al Artículo original con imágenes: Bollitos con Chips de Chocolate - Caprichos Al Horno



Publicado en Artículos Recientes

En primer lugar, quiero plantearos una reflexión, y es… ¿A caso las nueces, la canela y el chocolate no pegan en todas (o al menos casi todas) las recetas de bizcochos del mundo entero? Bien, no hace falta que reflexionéis más porque ya sé cuál es la respuesta: SÍ.

Bueno venga va, no quiero incitaros a ninguna opinión en concreto, pero lo que sí que os digo es que esta receta es genial para aquellos a los que les guste esta combinación de sabores y que además les guste la fruta, en concreto la naranja y la manzana, porque este bizcocho lleva de todo ello.

Hacía unas semanas que unas manzanas reineta me miraban con ojillos desde el frutero y justo cuando las he visto al lado de las naranjas es cuando me he puesto a darles uso. No sabía qué iba a resultar de esa mezcla pero por probar que no quede.

Bueno, pues el resultado ha sido impresionante. Ha quedado un bizcocho jugoso, riquísimo y con un sabor un tanto diferente y muy especial.

Así que, visto lo visto, no me queda otra cosa que hacer que animaros a que probéis a hacerlo, es facilísimo y muy rápido de hacer.

Ingredientes (receta de Ángela Gómez):

  • 1 naranja de zumo de piel fina
  • 2 manzanas reineta
  • 250 g de azúcar blanco
  • 70 ml de aceite de oliva suave
  • 170 g de harina
  • 1 sobre de levadura tipo Royal (16g)
  • 3 huevos
  • 80 ml de leche evaporada Ideal
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 35 g de nueces peladas y troceadas (más algunas pocas para decorar)
  • 45 g de chips de chocolate (más algunos pocos para decorar)
  1. En primer lugar precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a usar, en mi caso usé un molde rectangular de 25cm de largo x 22cm de ancho.
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura y la canela y reservamos.
  3. Una vez hayamos lavado muy bien la naranja, la partimos en unos cuantos trozos y la ponemos en un bol, con la piel y todo. Ponemos también el azúcar, los huevos y el aceite y trituramos con una batidora de mano. Cuando tengamos una mezcla líquida y homogénea dejamos reposar y pasamos a pelar y trocear las manzanas en cubitos pequeños. Reservamos los trozos de manzana para luego.
  4. Ahora echamos a la mezcla anterior la harina tamizada en dos veces, intercalándolo con la leche evaporada, es decir, echamos harina-leche-harina.
  5. Por último ya sólo nos queda añadir la manzana troceada, las nueces y los chips de chocolate.
  6. Vertemos la mezcla en el molde y decoramos por encima con algunas nueces más y algunos chips de chocolate.
  7. Metemos al horno unos 35 o 40 min o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.
  8. Dejamos templar en el molde y después lo pasamos a una rejilla hasta que termine de enfriarse, esto le dará mejor textura, pero si lo preferís podéis dejarlo en el molde.

Y eso es todo… Ya veréis qué bizcocho tan rico, tan sabroso, esponjoso, diferente, apetecible… ¡Todo lo que os podáis imaginar!

Y ahora a disfrutar y A COMER!!!

¡Hasta la próxima!


Enlace al Artículo original con imágenes: Bizcocho Afrutado - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes

El verano pasado tuve la suerte de poder asistir a uno de los cursos que imparte Alma Obregón, una de las mayores culpables de que me iniciase en este mundo y de que siga en él a día de hoy. Es inspiración pura.

Fue una de las cosas que más me gustó aprender a hacer en el curso, nada más probarla me encantó, ese sabor refrescante a lima y la ligereza del merengue… Mmm. Además, una de las cosas que más me gustan en este mundo es la base de galleta, ya sabéis, galleta triturada y mantequilla. Nada más. Pero es tal maravilla…

Ir a un curso de Alma significa aprender y pasárselo bien. Aunque puedas buscar las recetas en internet y puedas hacerlas en casa, experimentar el estar allí, en su taller, donde graba sus programas, donde todo son utensilios, ingredientes, moldes, buen rollo… Y que ella misma te explique cómo lo hace, explicarte sus truquitos…. no tiene precio la verdad.

Pues el otro día fui al supermercado y vi limas y entonces, irremediablemente, pensé en esta receta.

Además, es una de las cosas más fáciles del mundo mundial para hacer, de verdad, no miento. Ya lo vais a ver.

Para la base

  • Un paquete de galletas María
  • 95 gr de mantequilla

Para el relleno

  • 4 yemas
  • 390 gr de leche condensada
  • El zumo de 3 limas (120 ml)
  • 2 cucharaditas de ralladura de lima (o la ralladura de una lima y media)

Para la decoración

  • 3 claras
  • 150 gr de azúcar (o al gusto)

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos el molde que vayamos a usar.
  2. Para preparar la base, trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla fundida. Ponemos la mezcla en el molde y aplanamos, subiendo un poquito por los bordes. Metemos al horno unos 10 min hasta que se dore. Sacamos y dejamos enfriar.

  3. Mientras, preparamos el relleno. Para ello, en la batidora o el mezclador con las varillas, ponemos las yemas y las montamos, hasta que se aclaren bastante y queden esponjosas. Sin dejar de batir, añadimos la leche condensada, hasta que la mezcla se haga sedosa y, de nuevo, esponjosa. Finalmente añadimos el zumo de lima y la ralladura y mezclamos bien.
  4. Ponemos la mezcla obtenida en el molde con la base de galleta y metemos al horno unos 15 min o hasta que veamos que sólo el centro se mueve un poquito y lo demás está asentado.
  5. Cuando sacamos la tartaleta, dejamos enfriar un rato a temperatura ambiente hasta que se temple, y luego la metemos al frigo.
  6. Mientras, hacemos el merengue suizo. Al BAÑO MARÍA (esto es importante) ponemos las claras con el azúcar y esperamos a que el azúcar se disuelva, podéis ir tocando de vez en cuando, y cuando ya no se note el azúcar al tacto, es que ya está listo. (Menciono la importancia del baño maría porque si no, haréis tortilla, os lo digo por experiencia…).
  7. Ahora, esa mezcla la ponemos en el batidor con las varillas y montamos hasta que nos salgan picos, el merengue esté muy sólido y blanco y se haya templado.
  8. Sacamos la tartaleta del frigorífico y, con una manga pastelera, decoramos como queramos con el merengue. Si tenemos un soplete podemos tostar el merengue y si no, da igual, ¡¡¡va a estar igual de rico!!!
  9. Dejamos reposar unas horas en el frigo o hasta el día siguiente y… ¡A COMER! Y a disfrutar, por supuesto. Aunque cómo no vamos a disfrutar con una receta como ésta…

Enlace al Artículo original con imágenes: Key Lime Pie: "Tartaleta de Lima" - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes

Antes de nada, quiero agradecer a Josefa, mi querida Josefa, esta receta. Ella fue la que me la dio y es por eso que hoy la tenéis aquí! Te mando un beso muy grande.

Este bizcocho es todo un placer para el paladar y para los sentidos. Tiene un sabor tan tradicional, tan casero, tan de siempre, que no existe ninguna excusa para decirle que no. Esto es repostería tradicional pura y dura y dudo que haya alguien a quien no le guste.

Esta coca es muy típica de la Comunidad Valenciana. Normalmente yo la llamo coca boba pero también se le suele llamar coca de llanda debido al molde donde se hace, en uno de estos moldes grandes rectangulares de aluminio, pues eso aquí es una “llanda”, podéis verlo en las fotos.

Contiene ingredientes muy sencillos y fáciles de encontrar, así que como os he dicho, ¡no podéis poner ninguna excusa!

Éste es otro de los bizcochos que puedes tomar para el desayuno, para el almuerzo, el postre, la merienda… Así que apuntad:

Ingredientes para un molde de llanda de aluminio:

*MEDIDAS: cuando pongo “medidas” me refiero a medidas del envase de yogur, si pongo “3 medidas de harina” son tres veces el envase de yogur.

  • 2 yogures naturales sin azúcar
  • 5 huevos
  • 2 cucharadas soperas de cabello de ángel
  • 165 gr de almendra molida
  • Ralladura de un limón (o al gusto, yo le pongo la de un limón y medio)
  • 1 sobre de levadura Royal (16 gr)
  • 3 medidas de harina
  • 2 medidas de azúcar
  • 1 medida de aceite de oliva suave

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Separamos las claras de las yemas. Mezclamos el yogur con las yemas y el azúcar hasta que se integren bien.
  3. Ahora añadimos a esa mezcla el cabello de ángel, la almendra molida, la ralladura de limón, el aceite y la harina y la levadura tamizadas y removemos bien, lo justo para que la mezcla sea homogénea.
  4. Batimos las claras a punto de nieve y, cuando ya están listas, integramos la mezcla de los demás ingredientes a base de movimientos envolventes con una espátula.
  5. Cuando se haya mezclado todo bien, ponemos la masa en el molde de aluminio y, antes de meter al horno, espolvoreamos generosamente con azúcar y canela (pero generosamente eh?)
  6. Metemos al horno durante 45-50 min o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.

Cuando acabemos de hornear no hace falta que desmoldemos, puede permanecer en ese molde hasta que acabemos de devorar la coca… ¡¡¡¡A COMER!!!!


Enlace al Artículo original con imágenes: Coca Boba o Coca Llanda - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes

Efectivamente, éstas son cookies veganas, es decir, hechas sin usar productos de origen animal. Pero ¿qué pasa? Pues pasa que si te comes una jamás pensarías que son veganas, están tan buenas y con un sabor tan “original” que de verdad, jamás de los jamases lo pensaríais.

En la receta donde miré cómo hacer estas galletas ponía que estaban buenísimas y que nadie creería al comerlas que son veganas y yo pensaba…

“Bah, tampoco será para tanto, si son veganas pues en algo se tendrá que notar, no sabrán igual”…

…pero claro, yo quería desde hace tiempo hacer alguna receta vegana y como ésta era muy fácil me lancé a ello, independientemente de cómo supieran después las galletas.

Las hice, la masa salió un poco diferente a la de las cookies normales y las galletas me quedaron muy crujientes porque las dejé hornear unos minutitos más hasta que se doraran bien los bordes, bueno, crujientes de eso que te la metes a la boca y hace CRRRAASHHHHHH (sí, así hace) y haces mucho ruido al masticar, vamos, a mí al menos es como me gustan las cookies, pero si os gustan blanditas por dentro como le gustan a mucha gente pues sacadlas antes del horno y ya está.

La cuestión, que aquí os dejo los ingredientes porque estas galletas son merecedoras de que las hagáis, no tendréis remordimiento alguno al comerlas y están muy buenas, de verdad. Hacedme caso.

Ingredientes para unas 12-18 galletas (yo se ve que hice las galletas tamaño XXXXL y me salieron 12 súper grandotas) (Receta de Alma Obregón)

  • 160 ml de aceite de oliva suave
  • 60g de azúcar blanco
  • 75g de azúcar moreno
  • 250g de harina
  • 1 cucharada de maicena
  • 1 cdita de levadura en polvo
  • 60 ml de leche de soja
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 80g de chips de chocolate
  • 80 g de chocolate negro troceado

Preparación

  1. Primero precalentamos el horno a 180º.
  2. En un bol batimos el aceite con los azúcares hasta que se integre bien.
  3. Ahora añadimos la leche hasta que la mezcla sea homogénea.
  4. Incorporamos el extracto de vainilla y mezclamos.
  5. Vamos añadiendo la harina (con la levadura y la maicena), todo previamente tamizado, poco a poco, en dos o tres veces hasta que sea todo una masa homogénea y sin grumitos de harina.
  6. Ahora echamos el chocolate.
  7. Hacemos bolitas de masa y las ponemos en una bandeja de horno, espaciadas entre sí, y las aplastamos bastante con la mano porque estas galletas no crecen mucho en el horno, entonces haced el tamaño que vosotros queráis que tenga la galleta y así se quedará.
  8. Horneamos 10-15 minutos o hasta que los bordes estén doraditos, si queréis que las galletas estén blanditas por dentro sacadlas un pelín antes.
  9. Una vez las saquemos del horno, las dejamos templar 5 minutos en la bandeja y después las pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar allí.
  10. Y bueno, ya están hechas nuestras cookies veganas! Habéis visto lo fáciles que son de hacer y, además, la masa resultante es muy fácil de trabajar. A ver si las hacéis y me corroboráis que, efectivamente, saben igualitas que las cookies normales!

Ahora, a comérselas todas sin compasión y a disfrutar!!!

Hasta la próxima!


Enlace al Artículo original con imágenes: Cookies Veganas que no parecen Veganas - Caprichos Al Horno

Publicado en Artículos Recientes
Página 1 de 2