Es un centro para la interpretación del Palmeral de Elche, ubicado en un huerto singular –el Hort de Sant Plácido- e instalado en una casa típica, construida en el siglo XIX.

Sus salas exponen las peculiaridades del Palmeral -declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000-, su historia y su evolución hasta convertirse en símbolo de la ciudad; contienen audiovisuales, fichas, murales, objetos y pantallas táctiles, cuyos contenidos pretenden configurar una imagen global y precisa de este paisaje cultural único.

El Palmeral no es una agrupación casual de palmeras, ni tampoco un bosque ni un jardín, es un oasis integrado en el entorno, un paisaje creado por el hombre para transformar una tierra árida, escasamente regada por aguas salobres, en un lugar idóneo para el desarrollo de una agricultura de tipo intensivo. La fecundidad del campo ilicitano ha dependido históricamente de un único y escaso recurso: las aguas del Vinalopó. Un complejo sistema hidráulico, permitió el desarrollo de una agricultura de regadío datable en época andalusí. En el centro de la red de acequias, los huertos de palmeras eran un elemento esencial del sistema.

Después de recorrer el Museo, se accede al huerto para contemplar sus especies vegetales, su sistema tradicional de riego y los cultivos típicos asociados.

También acoge el taller Municipal de Palma Blanca. Creado en 1998, su objetivo es ofrecer a todo aquel que lo desee la posibilidad de aprender una profesión tradicionalmente mantenida por unas pocas familias palmereras. Los visitantes del museo pueden acceder al taller para observar cómo se realiza la técnica del trenzado.

Museos de Elche

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.